Anasaps recibe 250 llamadas al día y expertos en salud mental alertan de un posible aumento de trastornos

La mayoría de consultas precisan acompañamiento y apoyo, sobre todo, a personas que viven solas. Será necesaria una "reevaluación" tras las situaciones de estrés que está generando el confinamiento

04.05.2020 | 01:41
Pabellón de Psiquiatría del Complejo Hospitalario de Navarra (CHN).

Pamplona – El confinamiento en el que está sumido más de medio mundo es, sin duda, una de las mejores herramientas que tienen las sociedades para frenar el avance del coronavirus. Sin embargo, los casi dos meses que, como mínimo, va a estar la ciudadanía recluida en sus casas –una situación sin precedentes en la historia– van a acarrear una serie de daños colaterales en las personas y expertos en salud mental alertan que el confinamiento traerá consigo un probable aumento de trastornos tanto en usuarios de salud mental como en la población en general. Asimismo, la cuarentena ya empieza a pesar en personas con estos trastornos y Anasaps (Asociación Navarra para la Salud Mental) está recibiendo una media de 250 llamadas al día, la mayoría en busca de apoyo y acompañamiento.

Juan Carlos Oria, psicólogo y presidente del Foro de Salud Mental de Navarra, sospecha que como consecuencia del confinamiento probablemente aumentarán las personas que padecen trastornos mentales: "Es algo que habrá que estudiar y que todavía no sabemos cómo se va a dar pero sospechamos que surgirán problemas de este tipo". Por ello, Oria subraya que la red de Salud Mental va a estar "especialmente atenta" a la evolución de estas personas "y de la población general".

En la misma línea, Aitziber Yárnoz, coordinadora de Anasaps, incide en que una vez que todo esto termine "habrá que volver a evaluar las necesidades y la situación de las personas con problemas de salud mental", y así ver cómo les ha podido repercutir las semanas de confinamiento. Esta situación, prosigue, puede perjudicar en la recuperación de algunas personas, por lo que cuando esto acabe "será prioritario que todas estas personas tengan una cita presencial cuanto antes", para detectar nuevas necesidades que hayan podido surgir. Yárnoz apunta que, aunque se sigue atendiendo a los usuarios de salud mental, la asistencia es en su mayoría telefónica. "Lo más importante es que se retome la atención, que es el método que tiene más garantías", sostiene.

Pero la situación del estado de alarma y de la crisis de coronavirus es algo que ha afectado al conjunto de la ciudadanía, generando situaciones de mucho estrés en determinados colectivos como el de los profesionales sanitarios. Por eso, Oria va más allá y apunta a que habrá que prestar atención al conjunto de la población. "Es posible que las situaciones de estrés generen trastornos de sueño, mayor irritabilidad o agotamiento. Un estrés mantenido en el tiempo nunca es sano y puede desembocar en procesos depresivos, pero no tiene porqué. También esperamos que la resiliencia de la gente ayude a retomar los impulsos de las emociones", explica, y recuerda que "una de las características del ser humano es la capacidad de adaptación".

Acompañamiento En cuanto a la atención a personas con problemas de salud mental, Oria señala que la red está funcionando y que se está atendiendo por vía telefónica a los pacientes. "La mayoría de actividades y de atenciones se han suspendido por lo que el contacto telefónico es fundamental, hay situaciones complicadas y hay que seguir acompañando a las personas", destaca. El no seguir con el tratamiento es uno de los mayores problemas, por ejemplo, en personas con problemas de adicción ya que al estar en casa "no tienen un seguimiento ni unas actividades concretas por lo que el confinamiento dificulta su recuperación".

Yárnoz también matiza que hay personas que su problema de salud mental, precisamente, está ligado al no querer salir de casa. "En estos casos su conducta se está viendo reforzada y luego habrá que trabajar para reconducir esta situación", relata.

En el caso de Anasaps – que cuenta con 1.200 socios– el contacto telefónico también está resultando fundamental. Atienden una media de 250 llamadas diarias para diferentes requerimientos, pero están detectando, sobre todo, necesidad de acompañamiento. "Hay personas que están solas en su casa y al final todos necesitamos encontrar un contacto social más amplio, más extenso, que ahora no se da", explica Yárnoz. El acompañamiento consiste básicamente en brindar acompañamiento y escuchar al usuario para que no se sienta solo y apoyarlo en situaciones difíciles, una tarea que aumenta los fines de semana. "Nosotros mismos hemos mantenido nuestros apoyos durante el fin de semana y durante la Semana Santa, porque veíamos que era importante estar ahí para las personas", comenta la coordinadora de Anasaps, que añade que conforme avanzan las semanas están recibiendo cada vez más llamadas.

En la asociación, se han suspendido temporalmente la mayoría de actividades pero siguen atendiendo a los usuarios por vía telefónica y también de manera presencial en aquellos casos que es imprescindible. "También hemos apoyado a las personas con algún otro servicio como hacer la compra o a ayudarles a preparar la comida", expone Yárnoz.

"Habrá que estar atentos a la evolución de personas con trastornos y a la de la población general"

juan carlos oria

Presidente del Foro de Salud Mental

"Hay personas que están en su casa y llaman a la asociación porque necesitan apoyo y contacto social"

Aitziber Yárnoz

Coordinadora de Anasaps