Javier Zulueta Francés | Director del Servicio de Neumología de la Clínica Universidad de Navarra

"Pacientes que ingresan por neumonía por covid y que fuman tienen peor pronóstico"

31.05.2020 | 00:38
El doctor Zulueta, director del servicio de Neumología de la CUN, señala que "el tabaco es la causa más frecuente de muerte en el mundo".

El neumólogo Javier Zulueta, con motivo del Día Mundial sin Tabaco, sostiene que "una de las medidas preventivas más importantes que puede tomar un fumador es dejarlo"

pamplona – El doctor Javier Zulueta explica que "las tres causas más frecuentes de muerte en los próximos años en nuestro medio –la enfermedad coronaria, el cáncer de pulmón y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica– están causadas por el tabaco. Por lo tanto, se podría decir que el tabaco es la causa más frecuente de muerte en el mundo". Además, este experto destaca la importancia de la detección precoz del cáncer de pulmón –causado en ocho de cada diez casos por el tabaco– porque "cuando se puede curar es en estadio 1, el más temprano, y desgraciadamente en ese estadio no se producen síntomas, porque no produce dolor. Ahí es cuando hay que detectarlo y es cuando se cura en más de un 80% de los casos. Por tanto, hay que buscarlo activamente mediante programas de detección precoz" con un TAC anual.

El porcentaje de personas fumadoras en Navarra descendió 12 puntos en las dos últimas décadas hasta situarse en un 19,5% en 2017. ¿Qué medidas se deberían implementar para seguir bajando esta cifra?

–Hay que continuar con medidas que limiten la posibilidad de fumar, que claramente han funcionado. Hay que hacer que fumar sea complicado. La ley que prohibió fumar en lugares públicos, que se aprobó en España hace años, ha sido muy positiva y ha conseguido que además a todos nos parezca una aberración ver a alguien fumar en un restaurante, en un cine o en un sitio público. Sería lo ideal que pudiésemos hacer lo mismo de una forma un poco más estricta en terrazas o en zonas al aire libre donde hay otra gente que puede no fumar. Cuanto más difícil hagamos el hábito del tabaco, mejor. Luego hay otras medidas que se han estudiado y que son efectivas, como subir los impuestos al tabaco, dificultar la adquisición, dificultar fumar en ciertos sitios; todo ayuda a que se fume menos.

La campaña de la OMS para este año se centra en los más jóvenes, en proporcionarles los conocimientos necesarios para que detecten fácilmente la manipulación de la industria, rechacen sus tácticas y se conviertan en una generación libre de tabaco. ¿Qué les diría a los jóvenes para que no se inicien en el hábito?

–Es muy difícil convencer a jóvenes; todos los que hemos sido padres lo sabemos, sobre todo si han sido educados en un ambiente de fumadores. Aún así toda la educación al respecto es poca y, como he dicho antes, hay que poner todas las trabas posibles al tabaquismo. Una de las cosas que hay que limitar es el marketing del tabaco o de los productos del tabaco electrónicos, por ejemplo. Es claro que la industria del tabaco ha tenido a la juventud como objetivo de sus campañas y últimamente hay un repunte de prevalencia en el tabaquismo de jóvenes y probablemente gran parte debido al cigarrillo electrónico. Parece que hay un porcentaje de jóvenes que entran en el hábito del tabaco a través del cigarrillo electrónico. Cuanto más se limite todo eso, mejor.

¿Sería conveniente la prohibición del cigarrillo electrónico?

–Creo que es muy importante regularlo; sabemos que prohibir muchas veces no tiene efectos o puede tener efectos incluso contraproducentes, pero lo que está claro es que hay que considerar el cigarrillo electrónico como un producto peligroso, un producto tan peligroso como el tabaco. Aunque la industria del cigarrillo electrónico lo vende como un producto más sano o menos perjudicial que el tabaco no sabemos lo que va a producir dentro de 20, 30 años. Estamos al final metiendo sustancias químicas calentadas a nuestros pulmones y no tenemos ni idea de a largo plazo qué es lo que va a producir. Muy probablemente producirá daño, diferente al del cigarro quizás, pero producirá daño y creo que debemos regularlo.

Según concluye la OMS, atendiendo a los datos disponibles hasta la fecha, los fumadores tienen un mayor riesgo de desarrollar síntomas graves y de fallecer a causa del covid-19. Por su experiencia en la pandemia, ¿cómo les está afectando a los fumadores el coronavirus?

–Hay información un poco controvertida sobre el tema y conflictiva. He leído alguna noticia que decía que el tabaco podía proteger contra el covid. Eso son estudios muy complejos y que probablemente no tienen una base muy potente. Lo que sí que hay estudios claros es que en pacientes que ingresan por neumonía por covid que fuman tienen peor pronóstico, van peor, las neumonías son peores. Por tanto, el tabaco es un factor de riesgo de peor pronóstico de la infección una vez que ocurre; esto sabemos que es cierto para la gripe y otras infecciones. El tabaco deja un sistema respiratorio debilitado para combatir las infecciones.

En cuanto a la pandemia de coronavirus, ¿qué hace que una persona empeore y desarrolle una neumonía? ¿Estos casos se puede prevenir?

–Todo esto lo estamos aprendiendo sobre la marcha. Es una enfermedad muy nueva para nosotros, en tres meses hemos aprendido muchísimo y lo que hemos visto es que primero la gran mayoría de las personas que se infectan con el virus tienen una evolución muy buena, muchos de ellos con síntomas muy leves o incluso sin síntomas; un porcentaje más pequeño tiene una afectación respiratoria; y un porcentaje más pequeño aún tiene neumonía. Parece ser que estas afecciones más graves ocurren en personas de más edad, contra más edad tiene una persona más riesgo tiene de tener una infección más grave, en personas con otras enfermedades, como enfermedades cardiovasculares, enfermedades respiratorias, parece que también tienen un riesgo más alto de tener neumonías, pero quitando eso no sabemos predecir quién va a ir mal y quién va a ir bien y, de hecho, hemos visto una evolución en pacientes que estaban ingresados muy curiosa. Gente que iba muy bien durante cinco, seis, siete días, con neumonía ya pero una evolución muy buena y con pocos requerimientos de oxígeno, y de pronto el día 6 o el 7 un empeoramiento casi súbito. Ocurre en pocas personas pero ocurre, y desgraciadamente esas son las personas que al final han tenido altas probabilidades de fallecer por la enfermedad.

Qué mensaje le gustaría trasladar con motivo de este Día Mundial sin Tabaco en plena pandemia.

–Espero que la pandemia haya servido para, entre otras cosas, darnos cuenta de la importancia que tiene la prevención de la salud y una de las medidas preventivas más importantes que puede tomar cualquiera que fume es dejar de fumar. Dejar de fumar añade años a la vida de uno y hace además que los años que uno vive sean, aparte de sanos, más disfrutables, haciendo ejercicio, no teniendo enfermedades, ni síntomas... Esperemos que una gran mayoría de la gente que fuma considere que es un buen día para dejarlo.

"Hay que considerar el cigarrillo electrónico un producto tan peligroso como el tabaco"

noticias de noticiasdenavarra