El personal de las UCI recupera los turnos de trabajo habituales

Joaquín Lobo, médico de la UCI del CHN, subraya que los profesionales "se han dejado la piel"

31.05.2020 | 00:38
Profesionales sanitarios trasladan a un paciente en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del CHN.

Pamplona – Los profesionales que han trabajado durante los peores momentos de la pandemia del covid-19 en las UCI de Navarra, agotados física y mentalmente, han podido regresar esta semana a sus turnos de trabajo habituales y podrán disfrutar ya de sus fines de semana de descanso. Las UCI temporales habilitadas con motivo de la pandemia se cerraron hace días y en las del Complejo Hospitalario de Navarra (CHN) quedan en este momento 9 pacientes que llevan ingresados entre 40 y 70 días.

Al llevar tanto tiempo ingresados, comentó a Efe Joaquín Lobo, médico de la UCI del CHN, son pacientes que están muy débiles y que han perdido mucha masa muscular. La mayoría todavía necesitan ventilación mecánica y traqueostomía. "Lo que prevemos actualmente es que todavía precisen días, alguno incluso semanas, en UCI", señaló. Lobo explicó que el SARS-CoV-2 ha afectado sobre todo a pacientes obesos, con patología cardiovascular previa, como hipertensión o diabetes, y mayores de edad. En esta pandemia, dijo, "prácticamente no hemos tenido ingresados en UCI pacientes jóvenes previamente sanos".

El servicio de Unidades de Cuidados Intensivos del CHN tiene dos ubicaciones físicas distintas: hay una en el edifico A (antiguo Hospital de Navarra) y otra en el edificio B (antiguo Hospital Virgen del Camino). Inicialmente eran todo zonas covid, pero, conforme ha ido descendiendo el número de pacientes, se ha podido dejar la UCI del A como zona no covid y la del B sigue siendo covid. A los pacientes que quedan en ellas, indicó Lobo, todavía les quedan días de ingreso, con lo que habrá que mantener esta situación. "Nos iremos adaptando según el número de pacientes covid", afirmó.

Un vez cerradas las UCI temporales, el médico quiso destacar el papel que han desempeñado las jefas de unidad de Enfermería de este servicio: "Se han dejado la piel para poder habilitar estas UCI. Y lo consiguieron en tiempo récord. Han podido ir abriendo nuevos sitios antes de necesitarlos. Siempre hemos tenido camas donde poder ingresar a los pacientes". "No ha habido ninguna guardia en la que no estuviera previsto dónde ingresar a los siguientes pacientes que pudieran llegar. Ya hemos aprendido cómo hacerlo, con lo que repetirlo siempre es más fácil", subrayó.

Lobo aseguró que esta crisis sanitaria "ha sido un reto impresionante para todos. En nuestro servicio estamos acostumbrados al trabajo, y al trabajo intenso, pero esta situación ha superado a todo lo que yo he conocido". "Hemos vivido momentos muy duros. En las UCI del CHN hemos estado ingresando de 4 a 5 pacientes todos los días, un día detrás de otro, sin saber cuándo podía parar esta situación. Era una tensión continua, por lo que estabas viviendo y por lo que estaba por llegar. Además, tenemos que sumar la dificultad de contactar con los pacientes, siempre separados por mascarillas, gafas, batas, etc", resaltó.

Trabajar al 200% El médico declaró que, para poder afrontar esta situación, han tenido que trabajar "al 200%, aumentar turnos, apenas tener días de descanso. No desconectabas prácticamente en ningún momento. Si no estabas trabajando, estabas intentando leer artículos, conectar con compañeros para ver cómo tratar a estos pacientes que presentaban una enfermedad nueva, distinta, que se comportaba diferente de lo que ya conocíamos". "Indudablemente", señaló, "estamos cansados física y mentalmente, saturados. Justo esta semana hemos vuelto a nuestro turno de trabajo normal, hemos vuelto a recuperar nuestros fines de semana".

El médico de la UCI del CHN agradeció los aplausos que cada tarde han dedicado los ciudadanos a los sanitarios: "¡Era emocionante! Y no sólo los aplausos. Yo me he encontrado carteles de apoyo en los vestuarios, en el relax. Un día, la hija de una vecina apareció en mi casa y me entregó dibujos agradeciéndome el esfuerzo. ¡Recordándolo se me pone la piel de gallina! Indudablemente todos esos detalles te impulsaban a seguir".

Respecto a la posibilidad de un rebrote de la pandemia, Lobo afirmó que espera que no ocurra y subrayó: "Tenemos que hacer todo lo que esté en nuestra mano para evitarlo, cada uno en su entorno. Viendo el comportamiento tan irresponsable de algunas personas, creo que no han sido conscientes de lo mal que lo hemos pasado". No obstante, aseveró que de todo lo que ha pasado en estos últimos meses han aprendido mucho de cara a un posible nuevo brote de covid: "Sabemos más de la enfermedad, sabemos mejor cómo afrontarla, tenemos más capacidad para realizar PCR, para hacer serologías, más tratamientos disponibles, más EPI. Sí que creo que estamos preparados".

noticias de noticiasdenavarra