Los contagios siguen al alza con más de 1.000 casos en julio, aunque solo el 2,4% requiere ingreso

Se registran 44 nuevos positivos y dos brotes, que suman ya 38 el sistema sanitario “está preparado para lo que pueda venir”

29.07.2020 | 01:21
Marian Nuin, directora del ISPLN, y Santos Induráin, consejera de Salud, a su llegada ayer al Parlamento.

Pamplona – La evolución de contagios, tras una semana con más de 600 casos y con otros 44 nuevos positivos detectados el lunes, se mantiene al alza en Navarra, que se ha convertido en la segunda comunidad con más contagios acumulados en los últimos 14 días. Así lo detalló ayer la consejera de Salud, Santos Induráin, que compareció en el Parlamento foral para dar cuenta de la situación de la pandemia en Navarra, donde en lo que llevamos de julio se han registrado un total de 1.069 casos de covid-19. No obstante, la gran mayoría de estos contagios son de carácter leve, con un alto porcentaje de asintomáticos (59%), y tan solo el 2,4% de los casos requiere ingreso hospitalario.

"Hay una tendencia global al alza en el total de positivos y de incidencia acumulada", constató Induráin, que matizó que este repunte no es comparable a los de abril o mayo porque la realización de PCR permite detectar más casos y estos son más leves. De hecho, en julio, 26 personas han sido ingresadas –2,4% respecto al total de contagiados– y en la actualidad son 32 los pacientes que continúan hospitalizados, uno de ellos en la UCI. La prevalencia de casos leves o asintomáticos tiene una de sus explicaciones en que en esta segunda venida del virus los jóvenes han sido los más afectados, una población de menor vulnerabilidad que los mayores.


 

Así, todavía se está lejos de las cifras que se reportaron, por ejemplo, en el mes de abril, con 3.643 positivos y 930 ingresados –un 25,5%–, pero la consejera advirtió de que, a pesar de no haber vuelto a situaciones previas, "tampoco hay que olvidarlas y por eso tenemos un sólido plan de contingencia". Al respecto, detalló que se trabaja buscando el equilibrio entre la actividad económica y la salud, para lo que hace falta la implicación de la sociedad para evitar cadenas de contagios. Además, conforme avanzan las semanas, la edad de los afectados va subiendo y ya solo el 40% son jóvenes. "Esto parece que va a ser la tónica del verano", comentó Induráin, que añadió que en la mayoría de los casos se conoce el origen epidemiológico y eso facilita el control. En la actualidad son más de 3.000 los contactos y positivos en aislamiento y, del 11 de mayo al 25 de julio, han estado en esta situación 8.376 personas.

Sistema "preparado" Entre las medidas que está tomando Salud para tratar de controlar al virus, destaca el dispositivo "muy potente" de rastreo, "con 38 profesionales y 110 preparados a fin de mantener el objetivo de detectar cada contacto estrecho de un positivo en 24 horas y hacer la PCR al día siguiente", apuntó la consejera.

Además, defendió que el sistema sanitario "está preparado para lo que pueda venir", gracias a la alta capacidad de hacer PCR –se han realizado 99.718 hasta la actualidad– y de procesarlas, así como las reservas de materiales tecnológicos y de protección para 90 días y los 1.500 profesionales con contratos de refuerzo para el verano. "El sistema no está tensionado, podemos estar razonablemente tranquilos, Navarra cuenta con un sistema sanitario solvente", sostuvo.

44 casos y dos brotes nuevos En lo relativo a los brotes, son ya 38 los focos notificados entre junio y julio con 504 personas afectadas y el 59% de ellas, asintomáticas. De los 44 nuevos casos detectados el lunes, uno corresponde al brote de Mendillorri, que suma así 178 positivos en total. El foco de la boda de Tudela aumenta también otro caso más, acumulando 52. Otros tres brotes notificados anteriormente se reparten un total de cuatro contagios más. Además, se detectaron dos nuevos brotes mediante la asignación de casos de días previos.

Del total de brotes, 26 tienen menos de 10 casos y el 29% se han dado en el ámbito social, aunque el 46% acaban siendo focos mixtos. "No podemos bajar la guardia porque surgirán otros brotes", apuntó la consejera, tanto en el ámbito social como en el familiar, "sin descartar que se pueda llegar al laboral", y aseguró que la repercusión en el ámbito sanitario y socio sanitario es "muy escasa" a día de hoy.

Reacciones de los grupos En el turno de los grupos, Cristina Ibarrola (Navarra Suma) consideró que la pandemia está "descontrolada" en la Comunidad Foral y defendió que Navarra "necesita un liderazgo sólido y solvente para la gestión de esta crisis". "Los ciudadanos merecen mayor responsabilidad de sus representantes, el Gobierno ha ido siempre a rebufo de los acontecimientos", valoró.

Por contra, la parlamentaria del PSN Patricia Fanlo sostuvo que el Ejecutivo foral "ya está tomando las medidas necesarias conforme se van sucediendo los acontecimientos y van surgiendo los rebrotes" y consideró que el caso de Mendillorri ha sido "un ejemplo de gestión eficaz".

Por Geroa Bai, Ana Ansa expresó su "preocupación" por las cifras de los rebrotes, unos datos que "no son buenos" y que ponen de manifiesto que "no se puede bajar la guardia". Consideró que la detección precoz se está haciendo "en tiempo y forma", si bien "siempre nos quedaremos cortos".

Bakartxo Ruiz (EH Bildu) valoró que si bien se están adoptando medidas por parte del Gobierno, "son medidas tibias que no se corresponden con el tinte de gravedad que tenemos que imprimir a este momento en el que el incremento de contagios está siendo cada vez más preocupante".

Por su parte, Mikel Buil, de Podemos, afirmó que da "muchísimo más que un aprobado" a Salud, ya que "ha dado muestras de un crecimiento exponencial a la hora de trabajar con estos datos tan preocupantes".

Finalmente, Marisa de Simón, de I-E, se mostró preocupada por "la situación que tenemos por delante", y consideró que el trabajo de rastreo está dando "muy buenos resultados" y apeló a la "responsabilidad individual".

noticias de noticiasdenavarra