alerta sanitaria

El próximo curso será presencial y solo de mañanas, con mascarilla obligatoria a partir de 5º de primaria

El servicio de comedor funcionará todos los días de la semana y las extraescolares quedarán suspendidas

21.08.2020 | 23:57
Pie de foto. Foto: Firma

Los centros escolares de Navarra comenzará el curso de formal presencial en todos los niveles educativos el próximo 4 de septiembre y desde octubre el horario lectivo adoptará la jornada continua –todas las clases se concentrarán por la mañana–, para hacer frente a la pandemia del covid-19. Asimismo, entre las medidas previas por Educación, destacan el refuerzo del personal, el establecimiento de la mascarilla obligatoria para todo el alumnado a partir de quinto de Primaria y la suspensión de las actividades extraescolares, aunque sí se mantendrá el servicio de comedor todos los días de la semana, incluidos los miércoles.

Así lo anunció ayer el consejero de Educación, Carlos Gimeno, en una rueda de prensa conjunta con la consejera de Salud, Santos Induráin, y director general de Educación, Gil Sevillano, para dar a conocer en qué términos se dará el inicio del curso escolar 2020-21 y las medidas previstas en el Protocolo de Prevención y Organización de la Actividad Educativa diseñado por el Gobierno de Navarra.

Para encarar un inicio de curso cuanto menos atípico, el Departamento de Educación cuenta con una disponibilidad financiera de 47 millones de euros por encima de lo previsto para costear las actuaciones derivadas del covid-19 para el nuevo curso, entre las que se incluye la contratación de 666 docentes, 183 cuidadores de comedor, la adquisición de 9.000 ordenadores, 1.000 cámaras y 500 tablets, además del refuerzo de limpieza y equipamiento preventivo.

Todas las medidas de prevención se conjugarán con las marcadas por el Departamento de Salud a la hora de detectar positivos en covid-19 y posibles contagios en los centros. En este sentido, si existiera un positivo dentro de un aula desde Infantil a 4º de Primaria, al no llevar mascarilla los escolares, se considerarán contactos estrechos y se les hará el mismo seguimiento que se hace en la actualidad a cualquier positivo. Así, todos los alumnos y alumnas de la clase deberán pasar diez días de cuarentena y serán sometidos a pruebas PCR.

El protocolo para la vuelta a las aulas se ha diseñado tomando como base el plan de contingencia desarrollado por el Ejecutivo foral el pasado mes de junio, que contempla cuatro escenarios en función de la situación epidemiológica y la posible aparición de positivos en el centro –que va desde la situación de normalidad hasta el cierre–, y contando también con las aportaciones de "toda la comunidad educativa" a través de las reuniones mantenidas esta semana por Educación con las asociaciones de padres y madres, asociaciones de directores y directoras, el Consejo Escolar de Navarra, la patronal de la enseñanza concertada y los sindicatos.

Durante la rueda de prensa el consejero recalcó que la educación presencial "ha sido siempre el horizonte" del departamento. En esta línea, atendiendo a la situación actual de la pandemia, Educación ha optado por adoptar el escenario 2 de los cuatro previstos inicialmente en el mes de junio. Se trata, tal y como lo definió Gimeno, de una "situación 2 actualizada, mestiza", que recoge aspectos de distintas fases, "con el objetivo fundamental de garantizar la seguridad y la salud del personal docente y no docente, y del alumnado, pero también de garantizar las condiciones pedagógicas y educativas del alumnado, que es nuestro interés superior y donde pivota el interés general".

Preguntado por la opción de otras comunidades de conjugar desde el inicio la modalidad educativa presencial y no presencial, el consejero incidió, como ha venido haciendo a lo largo de esta semana, que para Navarra es "irrenunciable" la asistencia a las aulas si las circunstancias lo permiten, como entiende que ocurre en este momento, ya que esta modalidad "garantiza que la educación compense lo que socialmente no se puede garantizar" en un escenario como el de la pandemia actual.

Por su parte, la consejera de Salud reconoció que el regreso a las aulas se va a producir en una situación "compleja y delicada", pero puso su confianza en que el reto se va a superar "razonablemente bien, al igual que ocurrió con la vuelta al trabajo tras el confinamiento".

En este sentido, quiso trasladar un mensaje de tranquilidad a las familias y al personal de los centros, resaltando que tanto el sistema sanitario como el educativo "están en condiciones de responder" a todos los niveles: preventivos y asistenciales. Recordó, además, que la población infantil es uno de los grupos que presenta menos contagios, que los síntomas en este grupo de edad son en su mayoría leves, y que los países que reabrieron sus aulas a finales de la primavera no experimentaron incrementos importantes de casos positivos.

la mascarilla

No la llevará el alumnado de Infantil

Obligatoria a partir de 5º de Primaria

La consejera de Salud explicó el protocolo sanitario, diseñado de forma conjunta con Educación, con las medidas preventivas específicas en el ámbito escolar, así como para la gestión de casos de covid-19 entre el alumnado. En este sentido, respecto al uso de la mascarilla, detalló que no será obligatoria en el aula para el alumnado de Educación Infantil –donde se establecerán grupos estables de convivencia–, y de 1º a 4º curso de Educación Primaria, ambos inclusive, por "razones pedagógicas y pediátricas", según explicó Induráin. No obstante, los escolares sí deberán llevarla en la entrada y salida del centro, espacios comunes y transporte escolar. A partir de 5º curso de Educación Primaria el uso de la mascarilla sí será obligatoria para el alumnado, tanto en el aula como en la entrada y salida del centro, espacios comunes y transporte escolar. Por su parte, el profesorado y el personal de los centros deberá portar la mascarilla en todo momento.

No obstante, según apuntaron desde el Gobierno de Navarra, estas indicaciones se concretarán y actualizarán en la correspondiente orden foral que se publicará la próxima semana, tras concluir el proceso de debate técnico que se está llevando a cabo entre comunidades.

Induráin explicó que con estas medidas se trata de "combinar la protección máxima para evitar contagios con una minimización del número de alumnos y profesores que puedan ser considerados contactos estrechos". El objetivo es buscar "un equilibrio entre la prioridad de la seguridad y la salud con el derecho a la educación en las mejores condiciones del alumnado", indicó.

mayor horquilla horaria

Entradas y salidas escalonadas

Evitar aglomeraciones

El nuevo protocolo de prevención prevé ampliar las horquillas horarias a los centros para que puedan establecer de una manera más satisfactoria la organización de la enseñanza. En este sentido, en los ciclos de educación Infantil y Primaria las clases deberán organizarse entre las 9 y las 14.30 horas, a lo que se añadirá también el servicio de comedor. En el ciclo de Educación Secundaria los centros determinarán los horarios entre las 8 y las 15 horas.

No obstante, desde Educación, y siguiendo las indicaciones de Salud, Gimeno adelantó que propondrán a los centros escalonar las entradas y salidas y hacer uso de los distintos accesos para evitar aglomeraciones, dado que son un foco de contagio.

bajada de ratios

Sin cambios en ciclos superiores

20 alumnos por aula en Infantil

Entre las medidas propuestas por el Gobierno de Navarra se incluye también la reducción de las ratio en Educación Infantil, limitándola a 20 estudiantes por aula, mientras los ciclos superiores mantendrán las ratios establecidas –30 en Secundaria, 35 en Bachillerato y 20 en ciclos formativos de Formación Profesional, como máximo–.

Asimismo, sobre la modalidad de jornada continua a la que estarán obligados todos los centros desde octubre –ya que en septiembre la mayoría de los centros habitualmente solo trabajan de mañana y los que no tendrán que adaptarse a estas restricciones–, Gimeno señaló que su razón es la "seguridad" porque, de esta manera, se reduce una entrada y una salida de los alumnos, con las consiguientes posibles aglomeraciones. En esta línea, el pasado curso escolar en Navarra 94 centros públicos y cinco concertados trabajaron únicamente con clases por la mañana –solo 10 colegios de Pamplona ofrecían este horario–. Siendo así, en el curso 2019-20 el 56% de las escuelas públicas incluían ya la jornada continua.

limitar las interacciones

Se suspenden las extraescolares

Posibilidad de organizar servicio de madrugadores

Se suspenden además las actividades extraescolares organizadas por el centro educativo, si bien aquellas como el servicio de madrugadores –atención antes del inicio de la jornada lectiva–, que organizan las apymas y empresas particulares podrán valorarse, siempre que se ajusten a los protocolos sanitarios marcados por el Instituto de Salud Pública de Navarra. En el caso de las actividades complementarias, estas podrán realizarse si la situación sanitaria lo permite. No obstante, en el caso de los centros de Educación Infantil y Primaria se priorizarán aquellas que no supongan interacciones entre alumnado de diferentes grupos estables.

"La educación presencial siempre ha sido el horizonte que ha seguido el departamento"

carlos gimeno

Consejero de Educación

"El sistema sanitario y el educativo están en condiciones de responder a todos los niveles"

santos induráin

Consejera de Salud


noticias de noticiasdenavarra