El activista Mikel Mancisidor, premio Eusko Ikaskuntza-Laboral Kutxa

Los organizadores le definen como “una figura de referencia para el progreso de los derechos humanos”

05.11.2020 | 01:06
Los premiados Mikel Mancisidor, Alexander Gurrutxaga y Joana Otxoa de Alaiza posan con sus galardones.

pamplona – El doctor en Relaciones Internacionales y activo promotor de los Derechos Humanos Mikel Mancisidor de la Fuente (Bilbao, 1970) recibió ayer el Premio Eusko Ikaszkuntza-Laboral Kutxa 2020 al mejor currículo en Humanidades, Cultura, Artes y Ciencias Sociales . En la modalidad dirigida a jóvenes, el galardón GazteSaria reconoce el proyecto Aberriaren poeta kantaria. Xabier Leteren obraren berrirakurketa bat, de los guipuzcoanos Alexander Gurrutxaga y Joana Otxoa de Alaiza.

Durante el acto, la presidenta de Eusko Ikaskuntza Ana Urkiza recordó que este año se conmemora el 75 aniversario de la creación de la Organización de las Naciones Unidas, efeméride que otorga a esta concesión "un significativo e interesante trasfondo" así como "un sentido aún más pleno". Tras definir a Mikel Mancisidor como "figura de referencia para el progreso de los Derechos Humanos a escala global", Urkiza puso en valor su faceta como activista fuera de los ámbitos institucionales y académicos, en el entorno de la sociedad civil de la que también es expresión la propia Sociedad de Estudios Vascos.

Por su parte, Txomin García, presidente de Laboral Kutxa, incidió en la trascendencia de la trayectoria de Mancisidor en aras "a lograr el verdadero progreso humano a través de la defensa de sus derechos". Y manifestó su admiración hacia quien ha sido considerado como "el vasco de más relevante influencia en el desarrollo del derecho internacional de los derechos humanos después de René Cassin".

También participó en el acto el lehendakari Iñigo Urkullu, que puso en valora aportación de Mikel Mancisidor al mundo académico, a la iniciativa social y al ámbito político-institucional internacional; y su respectiva derivada práctica en la defensa y protección de los derechos humanos.

trayectoria brillante Además de despuntar como una figura de referencia para el progreso de los Derechos Humanos a escala global, Mancisidor ha compatibilizando todo ello con la enseñanza en universidades americanas, europeas y vascas, y en tareas de socialización y divulgación, así como en la cooperación, ayuda humanitaria y defensa de los derechos humanos por todo el mundo.

Entre sus aportaciones resaltan, por una parte, su contribución a que la Asamblea General de las Naciones Unidas reconociera en 2010 el Derecho del Agua como un Derecho Humano indispensable para el disfrute de la vida; y, por otro lado, como miembro del Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la ONU desde 2012, su actuación como relator del Comentario General sobre Ciencia y Derechos Humanos aprobado el pasado mes de marzo, después de cinco años de trabajo. Así, el Derecho a la Ciencia es hoy reconocido por Organizaciones Internacionales como la UNESCO, y por un grupo importante de países.

En lo que respecta al Gazte Saria, que cumple su segunda edición, se premió el trabajo realizado por los jóvenes guipuzcoanos Alexander Gurrutxaga y Joana Otxoa de Alaiza, de 31 años. Su proyecto aspira a difundir la obra del poeta y cantante Xabier Lete, así como ponerla al alcance de los nuevos públicos. Gurrutxaga es doctor en literatura vasca y, precisamente, su tesis doctoral se centró en la poética de Xabier Lete. Otxoa de Alaiza está licenciada en Piano y en los últimos años ha trabajado "a fondo" el mundo de la música.

Tanto, el presidente de Laboral Kutxa como su homóloga de Eusko Ikaskuntza juzgaron positivamente el proyecto porque, resumió Ana Urkiza, "acierta a plantear unos nuevos modos de difundir el patrimonio musical y poético vasco entre las nuevas generaciones a través de la utilización de formatos actuales".