La iglesia en Navarra prevé una caída del 30% en las colectas este 2020

La diócesis de Pamplona y Tudela celebra este 8 de noviembre el Día de la Iglesia bajo el lema 'Somos lo que tú nos ayudas a ser'

05.11.2020 | 12:41
De izquierda a derecha: Carlos Esteban Ayerra, vicario episcopal para asuntos económicos; Francisco Pérez, arzobispo de Pamplona; y Ángel María Gastón, jefe de Administración

La Diócesis de Pamplona y Tudela prevé un descenso del 30% en las aportaciones que los fieles hacen en los servicios religiosos durante este 2020 debido al cierre de varios templos durante la pandemia, algunos de los cuales siguen cerrados.

Así se ha explicado este jueves en una rueda de prensa en la que se ha presentado el Día de la Iglesia Diocesana, que tendrá lugar este domingo, 8 de noviembre, con el lema 'Somos lo que tú nos ayudas a ser. Somos una gran familia contigo'. Una comparecencia en la que han participado el arzobispo de Pamplona y Tudela, Francisco Pérez; el vicario episcopal para asuntos económicos, Carlos Esteban Ayerra; y el jefe de Administración, Angel María Gastón.

Francisco Pérez ha remarcado que la diócesis de Pamplona y Tudela "debe verse y sentirse como una gran familia en la que nadie sobra y todos somos necesarios", lo que significa "favorecer la participación de todos". En este sentido, ha resaltado la importancia de las parroquias "que están dando todo lo mejor para que muchas familias no se encuentren solas" y la ayuda de entidades como Cáritas, "en estos tiempos de modo muy especial".

Pérez ha resaltado que "colaboramos para hacer la diócesis una iglesia que transmita la fe, con abundantes vocaciones al sacerdocio, acogedora a los inmigrantes, cercana a los pobres y marginados". Para ello, ha subrayado, la iglesia "necesita tus dones y capacidades, tu oración y tu colaboración económica" ya que "hay muchas necesidades". En este sentido, ha agradecido la "generosidad de tanta gente que colabora para el bien y los bienes que la iglesia debe administrar" sin la cual la diócesis "no podría llevar a cabo gran parte de la labor que ofrecen a todos".

Francisco Pérez ha llamado la atención en especial al "desafío de la soledad" y ha resaltado que, según datos del INE, "casi cinco millones de hogares son unipersonales, dos millones de personas mayores de 65 años viven solas y más de 850.000 mayores de 80 años viven solos". A lo que ha sumado "otras formas de soledad: la de quienes están ingresados en los hospitales o las familias con miembros que padecen una enfermedad mental grave".

Por su parte, Carlos Esteban Ayerra ha invitado a la participación "en la realidad de la iglesia y aquello que tenemos más cerca" como las comunidades parroquiales, en todos sus ámbitos, "poniendo a la persona en el centro de todo". Ha llamado a la "colaboración con nuestro tiempo, nuestras cualidades, con oraciones y con un apoyo económico", ya que "necesidades hay muchas, más en este tiempo en el que nos encontramos" para sacar adelante una serie de proyectos "no sólo el mantenimiento ordinario".

En este aspecto económico, Angel María Gastón ha reconocido que este 2020 los ingresos bajarán por la situación actual de la pandemia, sobre todo debido al cierre de algunos templos, algunos de los cuales siguen cerrados, lo que hace que la asistencia sea menor. En este sentido, la diócesis calcula que este año se va a producir un descenso del 30% en las aportaciones de los fieles en los servicios religiosos.

Frente a ello, ha explicado que se está intentando potenciar la vía telemática a través de la web www.donoamiiglesia.com o con plataformas como Bizum.

A pesar de la situación de la pandemia, Gastón ha resaltado el "sobre esfuerzo" de la diócesis que "ha apostado por el mantenimiento del personal" y no ha realizado ERTE, al margen del personal de los colegios. Asimismo, ha puesto en valor la oferta realizada por la diócesis al Gobierno de Navarra para que cuente con parte de sus instalaciones "de cara a cualquier necesidad", como el edificio del seminario que "ha atendido en algún momento a personas vulnerables".

A ellos se une la petición del arzobispo a los sacerdotes para que renunciaran a parte de sus nóminas, lo que ha permitido a la diócesis contar con 130.000 euros.

Otra cuestión que se ha abordado en la rueda de prensa ha sido la reducción en el número de sacerdotes debido a la falta de relevo. En estos momentos la diócesis cuenta con 446 sacerdotes con una edad media de 73 años. A este respecto, el arzobispo de Pamplona ha opinado que "vamos hacia una iglesia fermento" que "dentro de una pluralidad de la sociedad, la iglesia no será masiva". No obstante, ha destacado que la iglesia en Navarra cuenta con 806 misioneros.

La falta de sacerdotes y la reducción de población en algunos pueblos está llevando a una labor de "reorganización" ya que "no podemos atender todo como antes de tener un cura en cada pueblo". Lo que ha llevado a la realización de rotaciones de los servicios religiosos en diferentes localidades a los que acuden los habitantes de las poblaciones cercanas.

CUENTA DE RESULTADOS DE 2019

En la rueda de prensa también se ha dado a conocer la cuenta de resultados correspondiente a 2019. Un ejercicio en el que la diócesis de Pamplona y Tudela tuvo unos ingresos de 23'7 millones y unos gastos de 23'6 millones.

Más de la mitad de los ingresos provienen de las aportaciones de los fieles, 12,09 millones (50,85%), seguido por la asignación tributaria de los ciudadanos que marcan la casilla de la iglesia en la declaración de la renta, con 5,4 millones (22,99%). Según ha explicado Gastón, el año pasado un 32,5% de las declaraciones en Navarra marcaron la casilla de la Iglesia, una cifra que se mantiene año tras año, ha asegurado.

El resto de ingresos se distribuye entre subvenciones y pensiones (2,4 millones), ingresos de patrimonio (2,4 millones), ingresos por servicios (1,03 millones) e ingresos excepcionales (287.000 euros).

Por su parte, la mayoría de los gastos van destinados a la remuneración del personal, con 7,8 millones, seguido de los acciones exteriores, con 6,5 millones, la comunicación de bienes, con 5,5 millones, y los gastos financieros, con 1,8 millones, entre otros.