Licitan por 14 millones las obras entre Olave y Lantz de la N-121-A

Mejorarán los accesos a Lantz y Etulain y se complementarán con las variantes de Olave y Burutain

03.12.2020 | 01:50
Camiones circulan a la altura de Lantz por la N-121-A (Pamplona-Behobia). Foto: Patxi Cascante

pamplona – El Gobierno de Navarra autorizó ayer la licitación del contrato de las obras de construcción del segundo tramo de la N-121-A (Pamplona-Behobia), que discurrirán a lo largo de 12 kilómetros desde la travesía de Olave hasta la intersección de Lantz con un presupuesto de 14,2 millones de euros. Remírez también anunció que las obras del primer tramo, desde los túneles de Ezkaba a Olave. Como novedades del segundo tramo que se va a licita destacan la renovación de los accesos a Etulain y Lantz mediante la ampliación y modificación de las actuales intersecciones, que contarán con carriles independientes de entrada y salida señalizados en rojo, glorietas desplazadas de la carretera y sistemas de iluminación. Además, se ampliará la rotonda de la salida sur de Endériz y se reorganizarán los tramos de adelantamiento, siempre sin invasión de sentido contrario y con barrera metálica de separación, para reducir las colas de vehículos y aumentar la seguridad vial.

Estas obras se enmarcan en la conversión del conjunto de la N-121-A en una vía 2+1, una solución, dice el Ejecutivo foral, extendida internacionalmente desde hace años que ha demostrado su eficacia en cuanto a seguridad vial y funcionalidad. Como principales ventajas cita que suprime el 100% de los adelantamientos con circulación en sentido contrario, lo que reduce significativamente el riesgo de colisión frontolateral, la causa más lesiva de la accidentalidad de la N-121-A, y además, permite disipar las colas con mayor facilidad, ya que se optimizan las zonas de adelantamiento.

El tronco principal de la N-121-A en la variante de Endériz - Ostiz mantendrá una tipología de dos carriles en sentido Irun y uno en dirección Pamplona, pero añadiendo una mediana de 2 metros y barrera vertical infranqueable. En el trazado en dirección norte se incorporará una vía de servicio para eliminar los puntos de conflicto que se originan por los accesos y salidas a varias fincas sitas junto a la carretera y enlace sur de Endériz.

Desde la salida de Burutain hasta Etulain, la carretera contará con dos carriles en sentido Pamplona, uno en sentido Irun y una mediana de 2 metros con barrera metálica. Se construirá un muro de 225 metros en la derecha para contener la ampliación de la plataforma y evitar la afección ambiental de los nuevos terraplenes.

En este segundo tramo de la N-121-A está prevista la construcción de dos nuevas variantes en las localidades de Olave y Burutain que se realizarán y ejecutarán de forma independiente al proyecto de conversión en una vía 2+1 con un diseño compatible. Ambos proyectos se encuentran en estudio de alternativas. La variante de Olave discurrirá al oeste de la localidad, dada la topografía de la zona y la disposición del núcleo urbano y de la actual vía. Se desarrollará entre Olaiz y Olave y contará con dos carriles por cada sentido con mediana de 2 metros y una barrera vertical.

"Las obras del primer tramo, de Ezkaba a Olave, empezarán el próximo mes de enero"

javier remírez

Vicepresidente del Gobierno foral