Bibliotecas: aforos reducidos y reserva de plaza

24.01.2021 | 01:02
Los estudiantes de la UPNA deben limpiar su puesto de estudio individual.

Con su espacio limitado al 50%, las bibliotecas se reinventan para poder ofrecer un mejor servicio. La UPNA y la UN han implantado, con éxito, un sistema de reserva de plaza, algo que no ven necesario ni en la UNED ni en la Biblioteca de Navarra.

Con aforos reducidos actualmente a la mitad, pero que llegaron a estar al 30%, las bibliotecas de las universidades sitas en Navarra se han reinventado para poder atender las demandas del alumnado. La Universidad Pública de Navarra puso en marcha el pasado mes de noviembre una aplicación de reserva de puestos de estudio, un sistema similar al que ofrece la Universidad de Navarra desde el comienzo de curso. Ambos centros académicos han concluido ya los exámenes del primer cuatrimestre, un periodo en el que la afluencia a las bibliotecas se incrementa notablemente y, en términos generales, este modelo de reserva de plaza ha resultado todo un éxito. En la UNED, donde mañana comienzan los exámenes, en su caso, en la modalidad online, no han visto necesario implantar ningún sistema similar ya que la afluencia de alumnado ha disminuido con respecto a otros años y no hay problema de espacio.

UPNA

La reserva, entre 30 minutos y 3 horas

Después de meses cerrada a cal y canto, la Biblioteca de la UPNA abrió sus puertas a mediados de agosto. Primero recuperó el servicio de préstamo y devolución de libros y unos días después habilitó la parte de abajo como lugar de estudio. "Cuando comenzó el curso académico la abrimos al completo. Adecuamos los puestos al distanciamiento de 1,5 metros y marcamos los puestos que se podían utilizar. Para poder ganar espacios para el estudio hicimos expurgo de colecciones y quitamos estanterías, lo que nos permitió habilitar más puestos de estudio individual", explica la responsable de la Biblioteca de Arrosadia, Carmen Echeverría, que añade que "tenemos varios dispensadores de geles hidroalcohólicos y, aparte de la limpieza general, cada estudiante debe limpiar su puesto".

A mediados de septiembre, el Gobierno foral redujo el aforo al 50%, algo que no afectó a esta biblioteca ya que "para cumplir con las distancias de seguridad ya teníamos el aforo más o menos a la mitad". Después del puente de El Pilar, se aprobaron nuevas restricciones que obligaron a limitar el aforo al 30%, "apenas teníamos 300 puestos en Arrosadia, 40 en Ciencias de la Salud y 32 en Tudela".

Esta limitación de aforos y la cercanía de los exámenes obligó a la UPNA ha idear un sistema de reserva de puestos de estudios para evitar colas y aglomeraciones. "Vimos que esto iba a ser la guerra por lo que diseñamos la aplicación, que se puso en marcha en noviembre. Está disponible sólo para el alumnado de la UPNA, que tiene que introducir el usuario y contraseña para hacer la reserva del puesto en una aplicación web, desde el móvil", remarca Echeverría.

La reserva de la plaza se puede realizar de forma anticipada (48 horas antes) o insitu, y el tiempo oscila entre un máximo de 3 horas y un mínimo de 30 minutos (límite diario es de 8 horas). "Al llegar a su puesto, el estudiante debe escanear el código QR, indentificarse y hacer el checkin para no perder su reserva. Si no lo hace a los 15 minutos pierde su puesto. Cuando se va debe escanear de nuevo el QR y clicar el checkout para liberar el sitio", explica la responsable de esta biblioteca, que reconoce que antes de la puesta en marcha de la aplicación "estaban todos como locos buscando sitio, pero desde que se implantó está funcionando muy bien y se va a quedar mientras haya limitación de aforo". Los estudiantes, relata Echeverría, se autogestionan "y si llegan al puesto que han reservado y hay alguien, le dicen que lo tiene reservado y ya está. No estamos teniendo problemas".

En diciembre el aforo se amplió de nuevo al 50%, y así sigue en la actualidad, lo que significa que en Arrosadia hay unos 500 puestos, 70 en Ciencias Sociales y 50, en Tudela. "Estoy sorprendida por la cantidad de estudiantes que vienen a la biblioteca. Pensaba que con la pandemia se iba a notar bajón, pero como la UPNA ha mantenido la presencialidad de las clases y de los exámenes, los estudiantes vienen y aprovechan ratos entre clase y clase, y después para estudiar", asegura Echeverría, que añade que "muchos prefieren estudiar aquí que en su casa porque las condiciones son mejores, tienen wifi..."

En cuanto a otros espacios, la UPNA ha liberado salas de trabajo interno "para que puedan estar cuatro estudiantes, ya que necesitan espacios para trabajos en grupo" y ha reducido el aforo de las salas de trabajo a dos personas, antes estaban 4-6, "para cumplir las distancias".

Universidad de Navarra

Habilita 1.350 puestos de trabajo en los pasillos

En la Universidad de Navarra el sistema de reserva de puestos de estudio se implantó a comienzos de curso e incluye un calendario con franjas horarias y un mapa con los lugares de estudio on line. Los estudiantes pueden consultar la disponibilidad de la biblioteca con antelación y además, hay personal de seguridad y de la biblioteca vigilando que se respeten los aforos.

En la actualidad, el aforo permitido en las bibliotecas es del 50% y el horario de apertura es hasta las 21 horas. "Para paliar la reducción de plazas, la Universidad instaló mesas de estudio en los pasillos de los edificios del campus. En total se añadieron 1.350 puestos de trabajo en abierto en el campus de Pamplona y 216 en el de San Sebastián Además, se han instalado mil enchufes en los edificios y se han electrificado las mesas de la Biblioteca de Ciencias y en la de Eclesiásticas", explican.

Por otra parte, para el periodo de exámenes se habilitaron salas de estudio adicionales.

UNED Pamplona

Menos afluencia en la biblioteca

La biblioteca de UNED Pamplona, que ha reducido su aforo al 30% y ofrece tan sólo 39 puestos, no han implantado ningún sistema de reserva de puestos de estudio. "Este curso, entendemos que debido a la pandemia, hemos notado un bajón en la afluencia a la biblioteca", explican fuentes de esta universidad, que advierten de que tanto la biblioteca como las aulas de estudio están dirigidas exclusivamente a estudiantes matriculados este curso 2020-21 en UNED Pamplona.

Con motivo de los próximos exámenes, que se celebran entre el 25 y el 29 de enero, y del 8 al 12 de febrero, los horarios de la biblioteca y las aulas de estudio son de lunes a viernes, de 9 a 14 horas y de 16 a 21 horas (salvo el viernes que cierra a las 20.30 h). Además las aulas de estudio abrirán los sábados 30 de enero y 6 de febrero, de 9.30 a 13.30 y de 16.30 a 19.30 horas.

Biblioteca de Navarra

Sin necesidad de sistema de reserva

En la Biblioteca de Navarra-Nafarroako Liburutegia tampoco han visto necesario poner en marcha ninguna aplicación de reserva de puestos. "La mayor necesidad es a primera hora del día pero luego va bajando y, aunque la biblioteca está bastante a tope, siempre hay algún sitio libre", asegura la directora Anabel Olaso.

El modusoperandi es un clásico: el que llega primero, tiene sitio. "Lo que sí estamos controlando es que nadie reserve plaza dejando un abrigo o unos libros. Hemos puesto carteles avisando de que si una persona llega a la biblioteca y no tiene sitio pero ve un puesto con cosas pero sin gente nos tiene que avisar. Si en 20 minutos no aparece nadie quitamos las cosas para que se siente. Aunque, en general, no suele pasar", afirma Olaso.

Con la reducción del aforo, la Biblioteca de Navarra ofrece 127 puestos de estudio. "Como los metros cúbicos de la biblioteca lo permiten, hemos sacado las mesas de unas salas de estudio que teníamos cerradas para seis personas y ganamos dos puestos en cada una de ellas", apunta la directora. En lo que respecta a la afluencia, Olaso asegura que "depende de días", pero "los sábados, como ya ocurría antes de la pandemia, es el día con más gente. Somos la única biblioteca pública de Pamplona que abre por los sábados por la mañana".

Esta biblioteca, que abre de 8.30 a 20.30 horas y los sábados de 8.30 a 13.30, realiza en la entrada un control de trazabilidad para tener información en caso contagios. "Los socios entran con su tarjeta y a los que no son se les pide el teléfono para poder localizarles en caso de que haya algún caso positivo. Hasta ahora no hemos tenido ningún problema. Es un espacio grande, con renovación de aire y hacemos una limpieza fuerte a mediodía, cuando hay menos gente".

"La aplicación de reserva de plazas funciona muy bien y seguirá mientras haya limitación de aforo"

carmen echeverría

Responsable Bibloiteca UPNA

"Para paliar la reducción de aforo hemos instalado mesas de estudio en los pasillos de los edificios"

Universidad de Navarra

"La entrada a la biblioteca se dirige en exclusiva al alumnado matriculado este curso"

UNED Pamplona

noticias de noticiasdenavarra