La prematrícula en Infantil y Primaria será a mediados de abril, tras Semana Santa

Todos los centros deberán reservar parte de sus plazas para alumnado desfavorecido

24.01.2021 | 01:03
Escolares de un colegio público pamplonés atienden a su maestra en septiembre.

El departamento de Educación está ultimando el calendario del proceso de prematrícula en Infantil y Primaria para el curso 2021-2022, que, según afirmó el consejero de Educación, Carlos Gimeno, "es muy probable" que se celebre después de Semana Santa. La inesperada aprobación, a finales de diciembre, de la enésima ley educativa (Lomloe), que se preveía para febrero o marzo, trastocó los planes del departamento, que ha decidido retrasar la preinscripción de febrero a mediados de abril para poder adecuar el nuevo decreto foral por el que se regula la admisión del alumnado en los centros educativos a la denominada ley Celaá.

Este decreto, en fase de borrador, obligará a todos los centros escolares de Navarra a reservar, hasta el final del proceso de preinscripción y matrícula, una parte de las plazas para la escolarización del alumnado con necesidad específica de apoyo educativo. Asimismo recupera la posibilidad de que los centros incrementen un 10% sus plazas siempre y cuando se destinen a atender a escolares de incorporación tardía y abre la posibilidad a aplicar una reducción de ratios en aquellos centros que presenten un elevado índice de escolarización de alumnado desfavorecido.

adecuar a la lomloe Con el objetivo de promover una distribución más equitativa del alumnado con necesidad específica de apoyo educativo, el departamento inició el pasado curso la elaboración de un nuevo decreto de admisión en sustitución del vigente, que data de 2007. "Hubo un proceso de debate y gestión participada con todos los agentes educativos de Navarra y a partir de ahí se gestó un decreto foral, que tuvo el recorrido normativo habitual y se aprobó en el Consejo Escolar de Navarra", explica Gimeno, que reconoce que "trabajábamos con la idea de que la nueva ley educativa se aprobara en febrero o marzo. Al hacerlo en diciembre quisimos acompasar este nuevo decreto a la Lomloe y lo hemos modificado para incorporar algunas cuestiones relativas a criterios prioritarios de admisión que establece dicha ley".

Ante esta nueva situación, Educación inició el 4 de enero el recorrido normativo que ya había transcurrido con el primer decreto: se publicó en el portal de transparencia y deberá ser aprobado de nuevo en el Consejo Escolar. Tras remarcar que todos los agentes educativos han sido informados y están de acuerdo con esta decisión, el consejero confía en poder concretar el calendario y algunas cuestiones que aún están por dilucidar, como por ejemplo que porcentaje de plazas deberán reservar los centros, en la comparecencia parlamentaria prevista para el 9 de febrero.

cambios en el baremo Aparte de introducir medidas para promover un reparto más equilibrado del alumnado desfavorecido, el nuevo decreto plantea cambios en el baremo de admisión que se aplica en aquellos centros en los que la demanda supera a la oferta.

Educación mantiene los mismos criterios prioritarios para resolver la admisión del alumnado, pero al albur de la Lomloe incorpora otros criterios como la situación de acogimiento familiar, la condición de víctima de violencia de género o de terrorismo o la condición de familia monoparental. También realiza cambios en la baremación de algunos criterios. Por ejemplo, la existencia de hermanos/as en el centro baja de 4 a 3 puntos, y la de progenitores trabajando, de 4 a 0,8. Eso sí, antes ambas cuestiones se recogían en un mismo criterio y había que elegir entre tener hermanos o padres trabajando, mientras que en la nueva normativa se aplican por separado. La condición de familia numerosa baja ligeramente de 1 punto a 0,8.

En lo que respecta al criterio de proximidad del domicilio también se introducen algunos cambios , y se prima, con 4 puntos, al alumnado cuyo domicilio esté en los ámbitos definidos en el decreto foral de 2019, una norma que solo influye a los de la red pública. Así las cosas, en los centros concertados se mantienen las tres casuísticas previstas en el decreto anterior: domicilios en el área de influencia, domicilios limítrofes al área de influencia, y de otras zonas, pero se puntúan distinto: el primero baja de 4 a 3, el segundo de 2 a 1 , y el tercero se mantiene en 0 puntos

En lo que respecta al criterio complementario, la norma dice que se aplicará en caso de persistir el empate una vez aplicados los prioritarios, pero no lo concreta. Sin embargo, el consejero confirmó que se aplicará el actual, por el que se concede 0,5 punto al solicitante cuyo domicilio o lugar de trabajo esté a una distancia igual o inferior a 1.500 metro del centro.

noticias de noticiasdenavarra