Claves para la prevención del cáncer de mama

El consumo de alcohol y bebidas azucaradas y la obesidad son factores de riesgo, mientras que el café y ciertas frutas y verduras pueden tener un efecto protector

06.02.2021 | 12:25
El consumo de alcohol está asociado con un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama.

La alimentación y el estilo de vida "son factores fundamentales en la prevención del cáncer de mama". El alcohol, las bebidas azucaradas y la obesidad a partir de cierta edad "se han relacionado con un mayor riesgo de cáncer de mama". Sin embargo, el consumo de café, de polifenoles (presentes en frutas y verduras) y determinados carbohidratos "puede tener un efecto protector contra esta enfermedad". Así lo ha recordado la Dra. Estefanía Toledo, del departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Navarra.



Con motivo del Día Mundial Contra el Cáncer, celebrado el pasado 4 de febrero, la investigadora ha puesto de relieve recomendaciones para la prevención de este tipo de cáncer -el segundo tumor diagnosticado con mayor frecuencia en todo el mundo y el principal entre las mujeres europeas-. Todas ellas obtenidas gracias a estudios realizados en el marco del proyecto SUN (Seguimiento Universidad de Navarra).

"El elemento de la dieta que más consistentemente se ha asociado al riesgo de cáncer de mama es el alcohol", afirma Toledo. "En nuestro estudio vimos más concretamente que un patrón de consumo caracterizado por el 'binge drinking' (consumo intensivo) se asoció con un mayor riesgo", añade.

Por otro lado, para las mujeres postmenopáusicas se observó una asociación protectora en la ingesta total de polifenoles, entre los que destacan los ácidos fenólicos. "Están ampliamente presentes en determinadas frutas (como uvas, fresas, frambuesas, granada y arándanos), y verduras y hortalizas (como remolacha, berenjena, cebolla y brócoli)", señala Toledo, también investigadora del CIBEROBN del Instituto de Salud Carlos III. Asimismo, se encuentran en el café. "Los investigadores evidenciaron que tomar más de una taza al día se asociaba con un menor riesgo de desarrollar cáncer de mama, también en mujeres postmenopáusicas", apunta.

BEBIDAS AZUCARADAS, CARBOHIDRATOS Y OBESIDAD

Sobre las bebidas azucaradas, las investigaciones en el marco del proyecto SUN señalaron que su consumo frecuente se asociaba con una mayor incidencia de cáncer de mama en mujeres postmenopáusicas, "en comparación con las que no lo hacen o las que las consumen con una frecuencia inferior a una vez al mes".

Por otra parte, "una mayor calidad de los carbohidratos también se asoció a un menor riesgo global de padecer cáncer de mama", explica Toledo. "Los mejores son aquellos que contienen más fibra dietética (pan, pasta y arroz integrales) y menor índice glucémico (lo contrario a aquellos productos, como bollería industrial, chocolatinas y ultraprocesados del estilo, que hacen que suba muy rápido el azúcar en la sangre). También son de mayor calidad los carbohidratos sólidos, frente a los líquidos, y aquellos de grano entero o integral (como arroz y trigo integral)", concluye.

Finamente, sobre los estudios del proyecto SUN sobre la relación entre obesidad y cáncer de mama, la Dra. Toledo explica que "es oportuno adoptar una perspectiva que tenga en cuenta la trayectoria vital del índice de masa corporal". Los principales resultados que observamos son "la asociación de un marcado incremento en la figura corporal entre los 5 y los 40 años con un mayor riesgo de cáncer de mama".