CORONAVIRUS
Navarra administró ayer más de 6.000 vacunas, cifra récord en la Comunidad

¿Qué pasa con el radar de la N-121-A? Sólo 75 multas en 2019 y ninguna en 2020

El aparato entre los túneles de Belate y Almandoz ha estado inactivo por averías o razones técnicas

27.03.2021 | 23:18
Imagen del radar

El radar fijo instalado en la carretera N-121-A (Pamplona-Behobia), ubicado entre los túneles de Belate y Almandoz en sentido norte, ha permanecido inactivo los dos últimos años por razones técnicas o averías. Por este motivo, la Dirección General de Tráfico (DGT) solo ha contabilizado 75 denuncias en 2019 y ninguna en todo 2020.
 

LEA TAMBIÉN Los radares del Estado en Navarra recaudan 12,72 millones y denuncian a 208.000 conductores en cinco años
 

Este cinemómetro fijo fue el segundo que más denuncias cursó en las carreteras de Navarra durante los años 2016 y 2017 –por detrás del ubicado en la Autovía de Leitzaran (A-15)–, al registrar 17.317 y 13.431 infracciones, respectivamente. En el año 2018, como consecuencia del desvío del tráfico por la carretera NA-1210 (puerto de Belate) durante un periodo de cinco meses, debido a las obras de acondicionamiento de los túneles de Belate y Almandoz, el volumen de las denuncias se redujo a 6.728, la mitad de las que se habían registrado en el ejercicio precedente.

Tras cotejar los datos con el centro responsable del mantenimiento de los radares, situado en Zaragoza, se ha comprobado que el situado en el punto kilométrico 32,56 de la N-121-A ha estado inactivo durante los años 2019 y 2020 en prolongados periodos por averías, por fallos en las comunicaciones o por las revisiones obligatorias del Centro Español de Metrología.

Como consecuencia de todo ello, durante el ejercicio completo de 2019, el radar solo cursó 75 denuncias, por un importe de 7.900 euros, de los cuales fueron abonados 3.250. Y en 2020, la nada absoluta: ninguna multa en todo el ejercicio, según los datos facilitados por la propia DGT.

MANTENIMIENTO OBLIGATORIO Los cinemómetros, explican fuentes de Tráfico, exigen un mantenimiento y una verificación periódica y, evidentemente, en los casos en que su funcionamiento no es absolutamente correcto, "no se admite la captación de infracciones que generen expedientes sancionadores".

La carretera N-121-A, en la que se acaban de instalar dos nuevos radares en Ventas de Arraitz y Bera, es una de las que presenta una mayor siniestralidad en toda la Comunidad Foral, ya que es el escenario de unos 125 accidentes de tráfico anuales, con una media de 3-4 personas fallecidas.