alerta sanitaria

Salud no renovará a 17 de los 102 rastreadores y debe decidir en abril sobre 1.200 profesionales

Osasunbidea afirma que reducirá el rastreo pero no contratará a otras personas

06.04.2021 | 00:32
Concentración de las personas del equipo de rastreo, ayer en Forem.

pamplona – El director gerente del Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea (SNS-O), Gregorio Achutegui, señaló ayer que el equipo de rastreadores de la Comunidad Foral continuará a partir del 1 de mayo, si bien se reducirá en una quincena de personas, de manera que pasará de las 102 que hay actualmente a unas 85, que serán "los mismos profesionales que vienen trabajando hasta ahora". Achutegui ofreció estas matizaciones después de que el equipo de rastreadores criticara ayer que iban a ser sustituidos, a partir de mayo, por un equipo más reducido y sin experiencia.

30 de abril: expiran 1.200 contratos El director gerente del SNS explicó que el 30 de abril finaliza un proceso que abarca a unas 1.200 contrataciones que forman parte del contingente Covid en el Servicio Navarro de Salud. Según Anchutegi, el equipo de rastreadores, debido a la cualificación que han adquirido y a que necesitan una formación más específica, serán renovados (seguirán las mismas personas aunque un número inferior en las contrataciones), porque éstos pertenecen a listas cortas (menos de 6 meses) y la contratación es "más sencilla". El proceso de renovación de contrataciones generales (enfermería, administrativos, personal de citaciones, técnicos de emergencia...) también se había completado con listas cortas (de hecho se iban renovando mes a mes) pero, desde Salud entienden que se les podría plantear algún problema legal por no acudir para su cobertura a las listas de larga duración. "Todos esos contratos (de rastreadores y de otras funciones) no se van a renovar, aunque sí la mayoría, pero se tendrá que echar mano de las listas largas de contratación para funciones que van a prolongarse más en el tiempo. Las personas que forman parte de esas listas largas podrían reclamar un derecho prioritario para acceder a esas plazas", defendió ayer Achutegi, que afirmó que "hay que ajustar el contingente de contrataciones al presupuesto disponible".

reforzar vacunas, reducir hospitales En este procedimiento, el SNS tiene previsto reforzar algunas áreas, por ejemplo la de vacunación y el área de Atención Primaria, y reducir otras, fundamentalmente la de atención hospitalaria y, en menor medida, el de los equipos de rastreo, donde como queda dicho se mantendrán las contrataciones de los mismos profesionales, pero "con una pequeña reducción". Esta disminución, señaló Achutegui, se debe a que "hay que recomponer las necesidades para los próximos meses y no podemos contratar todo al máximo", sino que "se hace una estimación razonable para cubrir las necesidades". Explicó que la epidemiología "va por ondas", que "cada vez son menores, se plantea una necesidad y nos quedamos con esa cifra" establecida por ahora. "Si vemos que por una evolución imprevista hay que contratar más gente lo haríamos, y lo haremos con gente de experiencia".

salud atenúa las críticas Las declaraciones del gerente de Osasunbidea trataron de reconducir un problema que los representantes de los rastreadores detallaron en una rueda de prensa que ofrecieron en Forem por la mañana. Seguramente, Salud recondujo con ellos sus intenciones iniciales y ha renovado a más personal del que pensaba de inicio. Los rastreadores denunciaron que debido a "presiones externas" al Gobierno el 90% de sus puestos podría desaparecer en mayor para "que sean ocupados por contratos de larga duración y por lo tanto por personal que tiene prioridad en las listas correspondientes", expuso Alicia Percaz, portavoz del equipo.

Según continuó, "en cualquier otro contexto esto sería justo y necesario, pero dada la peculiaridad de este puesto, consideramos que las consecuencias que este cambio pueda tener son trágicas". Explicó Percaz que ahora están viendo cómo más del 90% de los nuevos positivos en la Comunidad Foral son de la variante británica del virus, "mucho más contagiosa y difícil de controlar". "Y en este momento, prescindir del 90% de la plantilla de rastreo puede ser la puntilla que hunda en la cuarta ola", opinó. La portavoz señaló que "formar un nuevo equipo requiere tiempo y supone asumir un retraso en el rastreo de los casos, posibles fallos y pérdida de contactos". "No nos consideramos esenciales, pero sí somos conscientes de nuestra fortaleza y de cómo hemos crecido profesionalmente durante estos meses", añadió.