En torno a 180 familias con dificultades de acceso a la vivienda son atendidas cada año dentro de programas de integración social

Estas actuaciones incluyen acompañamiento social y acciones para mejorar la convivencia vecinal

08.04.2021 | 12:36
El plazo de presentación de solicitudes a la convocatoria ya publicada en el BON finaliza el 22 de abril.

El Departamento de Derechos Sociales del Gobierno de Navarra va a destinar en 2021 nuevamente 300.000 euros a subvenciones para las entidades sin ánimo de lucro que desarrollen programas de viviendas de integración social o acciones de mejora de la convivencia vecinal en entornos vulnerables. El plazo de presentación de solicitudes a la convocatoria ya publicada en el BON finaliza el 22 de abril.

El año pasado un total de 178 unidades familiares se beneficiaron del acompañamiento social de las entidades sociales, la mayor parte de las mismas con continuidad en los programas en los 4 años anteriores. También se llevó a cabo un diagnóstico socio-residencial en Carcastillo, como paso previo para posteriores planes de intervención en esta localidad.

Las medidas de confinamiento durante la pandemia, en 2020, supusieron un obstáculo añadido para el acceso a la vivienda de las familias que ya se encontraban en una situación de vulnerabilidad. Con la progresiva vuelta a la normalidad, según indica el Servicio de Vivienda, se estima que en 2021 unas 20 unidades familiares pueden incorporarse a otras tantas viviendas, según indica el Servicio de Vivienda.

Apoyo para el acceso a la vivienda y mejora de la convivencia

La convocatoria publicada ahora reserva un total de 210.000 euros para proyectos encaminados a apoyar a familias con dificultades en el acceso a una vivienda al programa de alquiler Vivienda de Integración Social de la Sociedad Pública NASUVINSA y de otras promotoras particulares. Las actuaciones contemplan el acompañamiento social.

Por otra parte, se destinarán 90.000 euros a actuaciones que realicen las entidades encaminadas a detener o paliar los procesos de segregación y exclusión residencial. Los programas se aplicarán en zonas o áreas vulnerables donde se concentren personas con mayores dificultades de inclusión social. Con tal fin, esta modalidad contempla dos líneas de acción: la detección y análisis de problemas de convivencia, con una dotación máxima de 15.000 euros; y una segunda línea para intervenciones sociales en zonas con un diagnóstico socio residencial previo, para la que se considera una asignación presupuestaria de 75.000 euros.

Se consideran gastos subvencionables en el programa de Vivienda de Integración Social los gastos de personal de las y los profesionales que colaboren en el acompañamiento y búsqueda de vivienda, gastos de desplazamiento, materiales y suministros y otros gastos indirectos.

En el caso de acciones encaminadas a paliar la exclusión residencial se atenderán gastos de alquileres de inmuebles y sus gastos corrientes, materiales y suministros, gastos de personal, viajes, servicios técnicos profesionales, gastos financieros y otros indirectos.