El reloj de la vieja estación de autobuses de Pamplona, el escondite que salvó la vida a un republicano que huyó del franquismo

El pamplonés Enrique Cayuela usó el asombroso refugio durante seis meses antes de escapar a Chile

11.08.2021 | 20:38
Tamara Dupre, bisnieta de Enrique Cayuela, dentro del habitáculo del reloj

Era uno de los secretos mejor guardados sobre la huida a Chile del pamplonés Enrique Cayuela Medina para escapar del franquismo. ¿Cuál fue el escondite que empleó durante aproximadamente medio año tras el estallido de la Guerra Civil? La respuesta, revelada este miércoles por su propia familia, resulta asombrosa: el interior del reloj de la vieja estación de autobuses de Pamplona, situada en la avenida Conde Oliveto, un pequeño habitáculo de apenas un metro cuadrado y un metro de altura, al que se podía acceder desde el tabique de una vivienda particular anexa.

El descubrimiento, que será detallado en el inminente libro que va a editar Txalaparta sobre la historia de Enrique Cayuela y su hermano Natalio, quien fuera presidente del Club Atlético Osasuna en los años 20 y 30, fue celebrado ayer por los descendientes del pamplonés que emigró a Sudamérica. Sus nietos Luis y Marissa Weinstein Cayuela, y sus bisnietos Esteban y Tamara Dupre Weinstein, que se han desplazado esta semana a la capital navarra en busca de los orígenes familiares, tuvieron este miércoles la oportunidad de visitar el escondite en el antiguo reloj que seguramente le salvó la vida a su antepasado, hasta que pudo cruzar la frontera y huir a Francia y, con posterioridad a Chile.

REFUGIO DOCUMENTADO

El sorprendente espacio que Cayuela empleó para mantenerse con vida tras el estallido del golpe franquista fue recogido por familiares del propio protagonista en varias biografías. Según estos documentos, recuperados por Eduardo Martínez Lacabe, en colaboración con el resto de los autores del libro Y el tiempo se detuvo. Natalio Cayuela, Osasuna y Justicia, que se prevé poner a la venta a lo largo del mes de septiembre, Enrique Cayuela le contó a su esposa y a la madre de esta que durante los primeros seis meses de la dictadura franquista tuvo que esconderse en el reloj de la estación de autobuses de Pamplona, que se encontraba conectado a un domicilio particular situado en el mismo edificio de la antigua terminal de transporte.


Exterior del viejo reloj, en el edificio de la avenida Conde Oliveto.

Los autores que han colaborado para confeccionar el libro en tiempo récord llegaron a revisar el padrón municipal para obtener información sobre las personas que habían residido en el inmueble, descubriendo que muchos de ellos no eran precisamente republicanos. Además de poder determinar que Enrique Cayuela se sirvió de este espacio para esconderse del bando nacional, hubo algún otro compañero que se ocultó en él y que igualmente se detallará en la publicación que espera ver la luz durante el mes de septiembre.

Si bien los autores de la obra colectiva que se lanzará en las próximas semanas pretendían mantener en secreto el escondite hasta la publicación del libro, este miércoles fue uno de los nietos de Enrique Cayuela, José Weinstein, de 62 años, y exministro de Cultura chileno, quien divulgó la visita que realizaron sus parientes al emblemático reloj en Pamplona. "Mi abuelo Enrique Cayuela, republicano, debió esconderse 6 meses durante la Guerra Civil española en un reloj de Pamplona. Hoy mis hermanos han podido conocer el mítico reloj del que se hablaba en nuestra infancia. Gracias CA Osasuna por recuperar la memoria de los represaliados", difundió a través de la red social Twitter. Como reza el título del libro, que promete innumerables revelaciones sobre la vida de la familia Cayuela, el tiempo se detuvo en 1936, pero se ha reactivado 85 años después con todo su vigor.

noticias de noticiasdenavarra