Maltrata a su mujer e hijos de manera habitual y elude la cárcel tras un acuerdo con la Fiscalía

Un vecino de la localidad pontevedresa de Redondela, acusado de maltratar de forma habitual a su mujer y a sus seis hijos, ha eludido la cárcel después de llegar a un acuerdo con la Fiscalía, que pedía cuatro años de prisión

02.02.2022 | 12:25
Edificio de los juzgados de Vigo

Un vecino de la localidad pontevedresa de Redondela, acusado de maltratar de forma habitual a su mujer y a sus seis hijos, ha eludido la cárcel después de llegar a un acuerdo con Fiscalía, que pedía hasta cuatro años de prisión para él.

La vista de conformidad, llevada a cabo este miércoles en el Juzgado de lo Penal número 3 de Vigo, terminó con la condena del acusado por un delito de maltrato de obra, en el ámbito de la violencia de género, y un delito de maltrato físico y psíquico habitual.

Así, tal como informó la abogada del acusado a Europa Press, se le impuso una pena de cárcel de 21 meses, que queda suspendida en caso de realizar el curso correspondiente. Además, dictó para él una orden de alejamiento de su mujer y de sus hijos de tres años, así como 80 días de trabajos para la comunidad.

Agresiones contínuas a su mujer e hijos 

Los hechos se remontan al menos hasta 2013, cuando, según recoge el escrito de acusación, el hombre y su mujer vivían junto con sus seis hijos, todos ellos menores de edad. El ahora condenado agredía de forma habitual a su esposa, a la que propinaba empujones, bofetadas, puñetazos y todo tipo de agresiones, al tiempo que la insultaba y amenazada de forma grave, incluso estando embarazada.

Del mismo modo, amenazaba y golpeaba a sus hijos "sin motivo alguno" y obligaba a todos a salir de la casa para que él pudiera comer solo o dormir la siesta. Así, la mujer y los niños tenían que estar fuera del domicilio, y no les dejaba entrar aunque lloviera o hiciera frío. En otras ocasiones, encerraba a su mujer en la casa, impidiéndole salir.

Clima de terror 

Tal era el clima de terror en esa vivienda, que la madre no llevaba a sus hijos al médico cuando eran agredidos por su padre, por miedo a revelar lo que ocurría. Los niños, sin embargo, sí que contaban lo que su padre hacía, tanto a los vecinos como a los educadores.

noticias de noticiasdenavarra