Detenidas en Tudela y Barañáin ocho personas por distintos delitos de lesiones, la mayoría por peleas

10.01.2020 | 14:13
Agentes de Policía Foral de servicio.

PAMPLONA. Agentes de la Policía Foral, adscritos a las brigadas de Prevención y Atención Ciudadana de las comisarías de Tudela y Pamplona, han detenido recientemente a ocho hombres como presuntos responsables de distintos delitos de lesiones, la mayoría relacionados con peleas.

En el primer caso, se trata de un vecino de Tudela de 36 años. Una patrulla de la Policía Foral fue movilizada por su Centro de Mando y Coordinación al Hospital Reina Sofía, donde un varón manifestaba haber sufrido una agresión.

Una vez recabada la declaración de la víctima, los investigadores pudieron identificar al presunto autor, que fue detenido en su domicilio, ha informado la Policía Foral en un comunicado.

También en Tudela se ha detenido a tres personas, dos vecinos de la localidad, una mujer de 22 años y un hombre de 18, y un vecino de Cascante de 23.

Los hechos ocurrieron en un establecimiento comercial de la capital ribera. El vigilante de seguridad observó cómo un hombre, acompañado por una mujer, intentaban abandonar el local llevando una prenda sin pasar por caja y que todavía tenía la alarma puesta.

Al llamarle la atención el joven se enfrentó a él e intentó meterse en un coche en el que esperaba una tercera persona, a la vez que forcejeaba con él. El vigilante intentó coger las llaves del coche para evitar la huida, siendo agarrado por los presuntos autores, sufriendo heridas de distinta consideración. Las diligencias de ambos casos fueron realizadas por el Grupo de Policía Judicial de la comisaría de Tudela.

Por otra parte, en Barañáin se han detenido a cuatro varones, tres vecinos de Pamplona de 38, 54 y 56 años y uno de la localidad de 55. Según varios testigos, los hechos ocurrieron en un local donde se inició una discusión entre dos hombres.

Una vez en la calle empezaron a empujarse y tres amigos del presunto agresor salieron del interior del bar y entre los cuatro golpearon a la víctima. También causaron contusiones y erosiones a un hombre que intentó mediar en la pelea.

Un subinspector de la División de Intervención de la Policía Foral, que se encontraba fuera de servicio, se identificó como policía, consiguiendo parar la reyerta.

La Brigada Judicial Norte de la Policía Foral se encargó de realizar las correspondientes diligencias, que fueron remitidas a distintos juzgados de Pamplona.