Iruña suena a jazz

Ha nacido en Pamplona una nueva asociación cultural, Pamplona Jazz-Iruña Jazz, que a su vez cobija a tres formaciones musicales: la Pamplona Jazz Orquesta (profesional), la Pamplona Jazz Big Band (amateur) y la Pamplona Jazz Brass Band.

07.02.2020 | 09:31
Concierto de despedida de la Big Band del Conservatorio Pablo Sarasate, ahora reconvertida en Iruña Jazz Big Band, con el Iñaki Rodríguez, principal impulsor del proyecto, de pie, aferrado a uno de sus saxos.

Nace una nueva asociación cultural, Pamplona Jazz-Iruña Jazz, que a su vez cobija a tres formaciones musicales: la Pamplona Jazz Orquesta (profesional), la Pamplona Jazz Big Band (amateur) y la Pamplona Jazz Brass Band.

De unos pocos años a esta parte, Pamplona se ha visto envuelta en una efervescencia musical sin parangón. Los conciertos se han multiplicado, también los escenarios y, por supuesto, los artistas. Pero no solo hablamos de cantidad sino de calidad, y buena muestra de ello es el última aventura que han nacido entre las raíces de la capital foral, la Asociación Pamplona Jazz-Iruña Jazz. Un proyecto que va mucho más allá de una mera propuesta de actividades en torno a este género musical, puesto que da sus primeros pasos con tres formaciones musicales que ya ha empezado a ensayar y que en breve, a finales de noviembre, se presentarán en directo, y de forma oficial, ante la sociedad navarra.

Iñaki Rodríguez, saxofonista navarro bregado en mil batallas y profesor del Conservatorio Pablo Sarasate, es el impulsor, alma y máximo artífice de esta aventura que no hace sino constatar que Navarra cuenta con una gran cantera de músicos de jazz a la par de un plantel de músicos profesionales de primer nivel.

Como vicepresidente y director artístico de Iruña Jazz, Iñaki explica que "esta asociación nace con la esperanza de impulsar el jazz en Pamplona, y sobre todo ayudar tanto a jóvenes jazzistas como a profesionales que eligen nuestra ciudad como lugar de residencia para desarrollar sus carreras musicales".

Pero esto no solo es una esperanza sino un firme realidad, ya que, detalla Rodríguez, "para darle forma a ese impulso hemos desarrollado tres formaciones: una Big Band Profesional, la Pamplona Jazz Orquesta/Iruña Jazz Orkestra; una Big Band de jóvenes, la Pamplona Jazz Big Band/Iruña Jazz Big Band, integrada en su mayoría por antiguos componentes de la Big Band del Conservatorio Profesional de Música Pablo Sarasate que de esta forma renace con nuevo nombre y fuera del centro; y una brass band, la Pamplona Jazz Brass Band/Iruña Jazz Brass Band, formación ligada a la música de New Orleans".

Estas formaciones tiene su sede en el Civivox Juslarocha, que les ha cedido su espacio de forma gratuita, para que puedan ensayar y preparar sus programas, los viernes por la tarde y los sábados por la mañana. Y es que, aunque resulte inimaginable o imposible a primera vista, esta asociación, y sus tres formaciones musicales, que engloban cerca de 60 personas, nacen con cero euros de presupuesto, a los que se suman otros cero euros de ayudas públicas. "Lo único que tenemos hoy es nuestro trabajo y la ilusión por sacar adelante este proyecto", apunta Iñaki Rodríguez, vicepresidente de una asociación que preside una de las referencias ineludibles del jazz, en Navarra y en el Estado: Pachi Tapiz. Como secretario figura Carlos Medrano. "La asociación, oficialmente, se creó hace solo dos semanas, aunque llevamos trabajando en este proyecto desde el mes de agosto", explica Iñaki.

Trabajo colaborativo "En Pamplona Jazz/Iruña Jazz tratamos de que los jóvenes aprendan desde la práctica instrumental y conociendo muy de cerca los valores que esta música aporta en las personas. Esta manera de trabajar les hace respetarse y apoyarse. Para ello contamos con el apoyo y asesoramiento de grandes profesionales del jazz que integran la parte profesional del proyecto que es la Pamplona Jazz Orquesta/Iruña Jazz Orkestra. Ver las caras de satisfacción tras los conciertos y el compañerismo en estos últimos años (en referencia al trabajo realizado con la big band del Pablo Sarasate) es realmente motivador y es lo que nos ha llevado hasta aquí. Por otra parte, el hecho de que coexistan en la asociación dos formaciones, una profesional y otra amateur, hace que se establezca un vínculo muy estrecho entre ambas, lo cual supone una increíble motivación para los jóvenes intérpretes. Es decir, los jóvenes saben que, si se esfuerzan y lo hacen bien, en cuanto haya hueco podrán saltar a la formación profesional, y eso para ellos es muy importante", explica el director artístico de la asociación.

Apuesta en femenino Otra de las grandes apuestas de Pamplona Jazz son las músicas que integran su formación. "Tenemos la suerte de contar con casi todas las mujeres que se dedican al jazz profesional en nuestra tierra, las cuales apoyan activamente este proyecto. La realidad nos dice que el número de mujeres en el jazz es muy inferior al de los hombres, pero estamos tratando de trabajar para que esto pueda cambiar. Así, en nuestra big band de jóvenes y en la brass band contamos con una buena representación femenina", relata el saxofonista navarro.

formación continua Además de impulsar la idea de que es fundamental tocar para saber, dominar y disfrutar de un género como el jazz, la asociación aboga por una formación continua bajo esta premisa. "La idea de este proyecto es conseguir tener un seminario de jazz permanente, trayendo a artistas de gran renombre nacional e internacional, que a su vez permita desarrollar un ciclo de jazz permanente en la ciudad. De esta forma, tanto los artistas que hemos decidido vivir en esta tierra y desarrollar nuestras carreras desde aquí, como los jóvenes que con tantas ganas vienen empujando para abrirse un camino en el jazz, podremos seguir formándonos y compartiendo experiencias increíbles juntos", resalta Iñaki.

objetivos Con los primeros conciertos a la vuelta de la esquina, la asociación también pone en negro sobre blanco los objetivos que se marca, ahora y en el futuro, con todas aquellas actividades que proponga y realice. Objetivos que son los siguientes y que Rodríguez detalla como un mantra: "Acercar el jazz a la ciudadanía de Pamplona y a personas de comunidades limítrofes ofreciéndoles herramientas para entender y disfrutar esta música; apoyar la programación y realización de actividades culturales y artísticas en Pamplona que complementen o suplan actividades culturales organizadas por los organismos y entidades municipales en la ciudad; apoyar el desarrollo en el ámbito del jazz para los jóvenes así como el perfeccionamiento para los profesionales que desarrollan sus carreras en nuestra ciudad; apoyar a los músicos de Pamplona que desarrollan sus carreras en nuestra tierra; contar con músicos de jazz pamploneses y personas de la cultura vinculadas a este arte para realizar conciertos y actividades formativas; organizar actividades de carácter cultural y artístico, de carácter abierto y desarrolladas en el término municipal de Pamplona; contribuir al fomento de la cultura Navarra, así como de los creadores que estén ligados directamente a Pamplona; y promover el respeto y la igualdad de género en las agrupaciones que se forman, haciendo especial hincapié en los jóvenes".

conciertos participativos Iñaki, como responsable del proyecto, tiene muy claro que el futuro, lógicamente, está en los más jóvenes: "Vamos a tratar de llegar a todos los públicos a través de encuentros y de conciertos didáctico-participativos destinados a niños desde 0 a 3 años, adolescentes y la tercera edad". Asimismo, también buscarán la connivencia "de los diferentes escenarios y festivales de la ciudad, para los que poder contar con una big band profesional, por ejemplo, puede resultar muy atractivo", explica Iñaki Rodríguez a la par que apunta que "los conciertos y colaboraciones que vayan surgiendo entre las formaciones servirán para realizar un archivo de audio y vídeo". Un idea esta última que lleva aparejada la creación de un nuevo sello discográfico: Pamplona Jazz Iruña Récords.

Los músicos

Iruña Jazz Big Band. Amaya Arboniés y Estela Pellejero (voces), Pilar Sotés, Jesús María Mendia, Rodrigo Auroba, Pablo Garijo e Iñaki Rodríguez (saxos), Diego Salsamendi, Aitor Urrestarazu, Félix Etxeberria y Beñat Rodrigo (trompetas), Garazi Petrirena, Sergio Vicente, Amets Aznárez y Alberto Poggialini (trombones), Borja Etxeberria, Efrén Otazu, Pablo Ruz (piano), Dani Artetxe y Nicolás Úriz (guitarra), Xabier Esparza (bajo eléctrico), Enrique Guzmán (contrabajo), Asier Garatea y Eneko Arbea (batería).

Pamplona Jazz Orquesta.

Iñaki Rodríguez, Darío Arciniega, Jon Zufiaurre, Óscar Lacunza y Julen Izarra (saxos), Alberto Sanzol, Asier Ardaiz, Iñigo Cuenca y

Mario Díaz de Rada (trompetas),

Adrián Martínez, Álvaro Jarauta,

Enmanuel Carrasco y Gaizka Otsoa (trombones), Luisa Brito (contrabajo), Hilario Rodeiro y

Rakel Arbeloa (batería), Ramón García Lara y Diego Belzunegui (piano), Luis Giménez y Ulrich Calvo (guitarra), y Terela Gradín (voz).

Iruña Jazz Brass Band.

Enrique Vélez (Sousaphone), Iranzu Elizondo (bombo), Hilario Rodeiro y Eneko Arbea (caja), Iñaki Rodríguez y Darío Arciniega (saxo), Gaizka Otsoa, Álvaro Jarauta y Amets Aznárez (trombones), Asier Ardaiz y Diego Salsamendi (trompetas).