La metamorfosis de Lita Cabellut se hace visible en la Opera Gallery de Londres

La artista muestra la transformación que vive actualmente su creación artística

09.02.2020 | 00:41
Lita Cabellut, junto a la obra ‘Metamorfosis’.

londres - El único autorretrato de gran formato de la española Lita Cabellut da la bienvenida al público en su nueva muestra, Transformación, en la Opera Gallery de Londres, como muestra de la transición que vive actualmente en su creación artística. "Aunque la transformación que estoy experimentando todavía no tiene forma, a raíz de iniciar esta etapa de construcción y destrucción de mis obras, ha sido cuando realmente he empezado a sentirme libre y a entender el arte como algo que no se puede controlar", cuenta Cabellut, cuyo autorretrato ha titulado precisamente Metamorfosis.

Una trayectoria que comenzó casi cuando era una niña. Porque el Museo del Prado "cambió" su vida cuando tenía trece años y descubrió al artista del barroco Pieter Paul Rubens y su cuadro Las tres gracias, una obra que le transmitió "libertad, armonía, confianza y una belleza intensa y fascinante", recuerda. En esa visita, Cabellut (Sariñena, 1961) comprendió las infinitas posibilidades que ofrecía la pintura para crear nuevos mundos, expresiones y formas de cambiar la realidad. "La pintura me brindó una nueva perspectiva de vida, de futuro y hasta de mi ser, pero no como algo negativo, sino más bien como una lección personal de que los cambios son positivos", explica.

Son las personas -de la calle, famosas, religiosas, históricas, influyentes, ficticias- las que inspiran a la pintora en su creación pues, para ella, "todos son dignos de tener un retrato y, cada uno de ellos es un trozito mío, porque yo soy todo eso". Ese contraste y antropocentrismo están presentes en las 22 obras de Transformación, una muestra elegida personalmente por Cabellut que alberga sus retratos craquelados de gran formato y cuyos títulos llevan nombres de estrellas como una metáfora de su transición. "Una estrella antes de morir da muchísima luz y, cuando se rompe, no desaparece, sino que su materia ronda por el universo para volver a reconstruirse en una nueva. Esto es precisamente lo que ocurre con la destrucción de mis cuadros: no los rompo, los transformo", manifiesta.