Fermín Solís: “Buñuel hizo un ‘Callejeros’ con su película sobre Las Hurdes”

El ilustrador reedita ‘Buñuel en el laberinto de las tortugas’, que el 26 de abril se estrena también como película

09.02.2020 | 00:56
Una página del cómic.

madrid - Diez años después de su publicación, el cómic Buñuel en el laberinto de las tortugas vuelve a resucitar como si de un dragón de dos cabezas se tratara porque la obra de Fermín Solís no solo volverá a estar en las librerías, sino que también se verá en la gran pantalla el próximo 26 de abril.

Hace ya 13 años que Solís emprendió la tarea de llevar a cabo esta novela gráfica (Reservoir Books), que en su origen iba a ser un "cómic más", una creación sin más pretensiones que las de "cambiar el registro" y hacer algo "un poco distinto" a lo que venía haciendo antes, libros infantiles y cómics autobiográficos. Pero, según cuenta el ilustrador extremeño (Madroñera, 1972), cuando viajó a la comarca de Las Hurdes, seguido por una gran curiosidad, le "impactó mucho" que, aunque se habían modernizado respecto a la imagen que Buñuel ofreció en el documental Las Hurdes, tierra sin pan (1933), seguían existiendo esas "casitas bajitas" retratadas por el cineasta aragonés. Construcciones situadas en una tierra con una "casi una civilización paleolítica", según se afirma en la cinta. "Y me dije, ahí hay una historia", recuerda este autor, quien al llegar se dio cuenta de que el espíritu de Buñuel estaba vivo, pese a que ya eran pocos los habitantes que se relacionaron con él durante el rodaje. "Buñuel hizo como un Callejeros, quiso hacer una denuncia de las Hurdes porque allí se malvivía", destacó sobre esta película que hizo que el cineasta conviviera con los hurdanos durante dos meses. Pero Solís se encontró con un problema que al final fue una solución, ya que al contar con apenas cinco líneas sobre la situación de esta región en la biografía de Buñuel decidió echar mano de su imaginación y mezclarla con documentos de la Filmoteca de Extremadura y del Centro de Documentación de Las Hurdes.

"Con el tiempo realmente pienso que hice el cómic a mi bola, sin pensar en lo que iba a suceder. Yo llegué virgen a Buñuel y a Las Hurdes, y es todo invención a partir de cinco líneas de sus memorias. Si lo hubiese hecho sabiendo mucho hubiera estado muy coartado", reconoce. En esta "segunda vida" del libro, Solís ha vuelto a colorear todas las viñetas y ofrece al lector contenido inédito con algunos de los bocetos originales. - Efe