Roy Thomas: “No creo que la industria del cómic hubiera sobrevivido sin Stan Lee”

Thomas, al frente de Marvel, publica una biografía sobre su compañero Stan Lee

09.02.2020 | 23:07
Portada del libro.

madrid - "No creo que la industria del cómic hubiera sobrevivido si Stan Lee no hubiera existido". Así opina Roy Thomas, su amigo, sustituto al frente de Marvel y coautor de la biografía sobre este icono que se publica en formato económico después de agotar en una semana la edición de coleccionista.

"Este libro es una oportunidad para tratar de mostrar lo que Stan hizo, lo que logró, el tipo de persona que era. Nunca estuvo destinado a ser una biografía actual", cuenta Thomas, que fue editor jefe de Marvel de 1972 a 1974 y estuvo diez años trabajando junto a Lee para dar a luz la más completa historia sobre el padre de Spider-Man, Hulk o Iron Man. "Él hizo su trabajo y yo el mío, pero por supuesto él me enseñó, tanto de forma indirecta como con el ejemplo", recuerda la que fuera "mano izquierda" de Lee sobre el proceso creativo de este libro, que descubre curiosidades como la de que Lee comenzó su carrera redactando obituarios. Y por eso los devotos de Lee tienen en esta obra una suerte de Biblia sobre este neoyorquino que creció durante la Gran Depresión, transformó Marvel en la editorial de cómics más importante del mundo y revolucionó la industria del entretenimiento en el siglo XXI como jefe creativo de POW! Entertainment.

Según recuerda Thomas, el brillo de Lee comenzó cuando con 17 años consiguió un trabajo de ayudante en la editorial Timely Comics, hoy Marvel Comics, que era propiedad de Martin Goodman, y dos años después ya era el editor jefe. "Comenzó con tres chicos y dos de ellos renunciaron, así que Stan heredó el puesto de editor. Por supuesto, si él no hubiese estado a la altura del trabajo, Martin Goodman hubiera buscado a otro", relata sobre los inicios del protagonista de este ejemplar que ofrece fotografías procedentes de archivos familiares, un prólogo firmado por el propio Lee y un largo ensayo y epílogo de Thomas. - Efe