mirarte

José Castiella, Beca Mario Antolín de los Premios BMW de Pintura

El artista pamplonés ha sido reconocido por su proyecto 'Fail anti stuff mechanism'

16.10.2020 | 01:35
El artista pamplonés José Castiella, ayer tras recibir la Beca Mario Antolín de pintura. Foto: BMW Group

El artista pamplonés José Castiella ha obtenido la Beca Mario Antolín de Ayuda a la Investigación Pictórica (8.000 euros) en el marco de los Premios BMW de Pintura, que se otorgaron ayer en una gala celebrada en el Teatro Real de Madrid. Victoria Iranzo ha sido la ganadora del 35º Premio BMW de Pintura, dotado con 25.000 euros, gracias a su obra Rue Africaine.

José Castiella (Pamplona, 1987) ha obtenido la mencionada Beca Mario Antolín con su proyecto Fail anti stuff mechanism, en el que utiliza la pintura como una herramienta para la especulación. "Una investigación plástica en la que encuentro contenido y sentido a un encuentro entrópico e imprevisible", dice el propio artista. Los personajes de sus cuadros surgen de manchas fruto del azar. Estos elementos que surgen cuando vierte pintura en el lienzo empiezan a adquirir un rol narrativo a lo largo del proceso. La sensación que quiere transmitir con su trabajo –tanto con las pinturas como con las esculturas– es que exista cierta lógica entre ellas. Que abunde la sensación de pertenecer al mismo mundo, uno del que desconocemos las reglas pero que se muestra coherente.

Por su parte, en la gala de ayer Carolina Ferrer fue reconocida con el Premio a la Innovación, dotado con 6.000 euros, gracias a su obra El lugar de la espera.

En la categoría infantil, que premia el talento más joven de este arte, se ha impuesto Helena Serrano y su obra El baño del gato (4.000 euros).

La valenciana Victoria Iranzo, de 31 años, ya recibió la Beca Mario Antolín en el año 2014 por su obra Protective custome. "Con Rue Africaine, Iranzo desarrolla una de las obras más representativas del proceso de creación que la artista ha ido realizando durante los últimos años. En él, Iranzo asienta las bases de un imaginario personal que parte principalmente de la idea de Pintura como campo de batalla", ha señalado. Asimismo, ha añadido que, "frente a la fluidez del tiempo, los cambios y la inseguridad que el futuro provoca, la figura se presenta ante todo erguida, frontal, sin miedo".

La entrega de premios se celebró, un año más, en el Teatro Real de Madrid, con la asistencia de la Reina Sofía y el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida. La gala tuvo lugar bajo estrictas medidas de seguridad con una reducción de aforo del 50 por ciento.