Tres miradas para un rodaje en Navarra

17.03.2021 | 12:41
Imagen de 'Euritan', de Irati Gorostidi.

Punto de Vista ha invitado a tres realizadoras emergentes a presentar sus ideas para realizar un ensayo fílmico en Navarra. Una de las tres será seleccionada y estrenará su trabajo en la edición de 2022. Es el propósito de la sección Proyecto X Films

Tres realizadoras participan este año en el Proyecto X Films, en virtud del cual, la creadora seleccionada trazará un ensayo fílmico en Navarra entre esta edición de Punto de Vista y la siguiente.

Como parte del proceso, las tres mostrarán este jueves, 18 de marzo, a las 19.00 horas, en la sala Gola de Baluarte parte de sus trabajos anteriores y el sábado por la mañana presentarán sus respectivas ideas sobre la película que realizarán si obtienen el premio.  Son la navarra Irati Gorostidi Agirretxe, de la guipuzcoana Tamara García Iglesias y de la madrileña Elisa Celda. Juzgarán sus propuestas Ane Rodríguez Armendáriz, Marta Ponsa y Luis Urbano.

Punto de Vista puso en marcha en 2010 esta iniciativa para ofrecer a documentalistas emergentes del Estado la posibilidad de realizar una creación audiovisual en forma de ensayo en Navarra. El Proyecto X Films recupera el espíritu de la productora X Films, que el empresario Juan Huarte creó en 1963 con la idea de producir películas que "revistan un singular interés artístico o representen especiales valores". Así, hasta su desaparición en los años 80 se especializó en producciones de riesgo, apostando por el cine más innovador, inquieto y experimental.

El festival recoge esa esencia con un propósito doble. Por un lado, facilitar a los realizadores la posibilidad de desarrollar una obra nueva; por otro, que dichas obras, año tras año, vayan creando un conjunto de piezas que supongan el acercamiento de esas nuevas voces del documental al territorio foral. "Se genera así una poliédrica mirada sobre Navarra a lo largo de los años; pero a su vez, y principalmente, se potencia mediante el Proyecto X Films la creación audiovisual de no ficción y se convierte a Punto de Vista en cita obligada en el calendario para documentalistas de mirada inquieta", señalan desde el festival.


Irati Gorostidi Agirretxe. Una comuna en el Valle de Ulzama

 

"Punto de Vista es una referencia para mí. Dentro del marco de X Films se han producido películas que admiro y han pasado por esta convocatoria cineastas que tengo en alta estima, que siento muy cerca y que me han inspirado profundamente. Me ilusiona mucho haber sido seleccionada", cuenta Irati Gorostidi Agirretxe (Eguesibar, 1988).

La creadora navarra estudió arte y cine en Bilbao y Barcelona y fue becaria Fulbright en Nueva York. Actualmente está finalizando su primer trabajo de ficción, el cortometraje Unicornio y desarrollando su primer largometraje Anekumen, para cuya realización obtuvo una residencia de investigación en el Centro Huarte de Arte Contemporáneo, otra en Ikertu del Gobierno Vasco, además de ser seleccionada en el programa de mentoring Noka del Centro de Cultura Contemporánea Tabakalera. Sus películas Pasaia Bitartean (2016) y Euritan (2017) se han proyectado en festivales de cine y museos del mundo.

Para X Films 2021, Gorostidi presentará una propuesta "basada en una investigación que he desarrollado en los últimos años en torno a una comuna que se instaló en un convento del Valle de Ulzama en los años 80". El punto de partida del proyecto es "el material de archivo de la comuna", así como "una aproximación al convento en la actualidad". En ese sentido, "la planteo como un ejercicio de invocación".

La realizadora cuenta que cada uno de sus trabajos está "ligado a una investigación o a un proceso de colaboración específico", más que una temática común. "Tanto el tema como el tratamiento estético de mispelículas varían en función de las personas con las que colaboro y de las condiciones de producción de cada trabajo". Eso sí, cree que en todas "subyace un interés por pensar proyectos colectivos, siempre basándome en un contexto próximo", y quizá también "una inclinación hacia proyectos utópicos de los años 70".

Sobre Anekumen, comenta que el largo está en fase de desarrollo. "Está vinculado a la investigación en la que basaré mi propuesta para X Films, aunque en clave de ficción", dice. Y añade: "Durante el último año he hecho avances significativos con el guión; se trata de un proyecto muy ambicioso que espero empezar a todar antes de 2022".

Tamara García Iglesias. Filmando ausencias


Para Tamara García Iglesias (Lasarte, 1978), fue "una sorpresa" que la seleccionaran para X Films 2021. "Trabajo en soledad y sin mirar nunca qué hacer con mis trabajos. Solo los acumulo. No pensé que nadie estaba mirando lo que hacía. Hace poco empecé a producir para ganarme la vida y la convocatoria ha supuesto que se me viera como creadora por primera vez en tres años", comenta
.
Este apartado de Punto de Vista le parece especialmente interesante porque, por un lado, "da la posibilidad de realizar un ensayo fílmico, que en las ayudas suele quedar relegado frente a la ficción o al documental en sus formas más comunes", y, por otro, porque "el festival demuestra así estar comprometido con las personas que hacen cine, no solo con la parte final de la exhibición". En su caso, presentará un ensayo fílmico que "comenzó llamándose Fake Home y terminó llamando más cerca de mi corazón, Etxemina, donde mi voz como autora está subrogada en otros personajes o habitantes de la película", apunta. Esta circunstancia, continúa García, "la hace más interesante para mí". La propuesta trata, "tanto de forma poética como práctica", lo que supone buscar casa en estos momentos.

García Iglesias fue directora del Festival Internacional de Cortometrajes de Aguilar de Campoo durante cinco años. Ha dirigido las películas Las voces, Utah, Txalaka, El cuerpo de la mujer sin sombra y Paraíso. También ha estado involucrada en distintos trabajos de gestión cultural y en la creación de la productora de cine Atekaleun, junto al artista sonoro Xabier Erkizia, con la que han realizado el cortometraje Ferreyra y producido el largometraje experimental O Gemer (Xabier Erkizia, 2021).

"No ha sido hasta cumplir los 40 que he visto realmente una línea de trabajo que se repite sin ser yo consciente; también en Etxemina", comparte. Y es que "presto una especial atención a aquello que no está, a lo ausente". "Para mí el cine es una forma de retratar lo que no existe. Aunque la imagen parece responder siempre a lo que está o estuvo, al registro, al testigo visual, yo tengo fijación por buscar cosas que no están, tal vez porque yo esté constituida así o porque cada una empieza por aquello que le resuena". Por eso todas las películas de García son "sobre ausencias, sobre faltas, sobre dolores o sobre cicatrices".

En torno a Punto de Vista, opina que en los últimos cuatro años "ha sabido buscar en lo experimental un nicho en el que especializarse". Esto deja cosas fuera, "pero a la vez te hace disfrutar de laspelículas que están". "Y es lo más parecido a viajar a un país con su propia vegetación, fauna y flora. En ese sentido, podría decirse que es un festival ecológico en su selección: no busca tener todas las frutas, sino aquellas que se dan en su territorio. Y eso como espectadora es súper apetecible", termina.

Elisa Celda. Las minas de Eugi


Elisa Celda (Madrid, 1995) es cineasta e integrante del colectivo Lejos lejos. Su trabajo ha sido presentado en festivales y espacios como IDFA, Documenta Madrid, Premiers Plans, Curtocircuito, Play-Doc, el Círculo de Bellas Artes y CCE, en Montevideo, entre otros. Con su último corto, O arrais do mar, ganó el premio Generación 2020 de La Casa Encendida y el Premio Arché del Festival Porto/Post/Doc. Estudió en Elías Querejeta Zine Eskola y en la ECAM.

Celda lleva tiempo siguiendo X Films y "asistiendo a las presentaciones de los proyectos que, en ese momento, solo son expectativas y procesos creativos en estados muy iniciales". Este apartado es, en su opinión, "una oportunidad muy interesante para reflexionar sobre el cine, sobre los procesos de trabajo, sobre los proyectos que se hacen y los que no, o los que encuentran otra manera de llevarse a cabo. Otro aspecto que define la sección es "la confianza y la libertad que el festival da como productora; ojalá fuese siempre así".

Cuando la directora artística de Punto de Vista, Garbiñe Ortega, la invitó a X Films, "casi me muero de felicidad". "Son instantes que no se olvidan y que te hacen confiar en ti, en lo que haces y con quién lo haces. Haber sido seleccionada supone formar parte de un proyecto mayor que va más allá de cada pieza individual". Por otro lado, reconoce que le resulta "extraño" pensar de cero en un proyecto que se filmaría "en una comunidad que no conoces en profundidad", pero, de este modo, "ya he establecido una conexión especial y ahora conozco casi mejor el territorio navarro que el madrileño", indica entre risas.

No todo lo que brilla es el proyecto que presentará a esta convocatoria. "Investiga los diferentes tiempos de las actividades que comparten las minas de Eugi, un yacimiento de magnesita considerado entre los más grandes de Europa". A Celda le interesa "estudiar la historia de este paisaje provocado por el ser humano y sus distintos usos a través de lo documental y la recreación digital". El proyecto se conecta "con una línea de trabajo que llevo tiempo investigando con mi amiga Clara Rus en una cantera de las afueras de Madrid".

Respecto a su forma de crear, la madrileña la ve como "un proceso colectivo y una forma de aprender junto a gente que quiero y admiro". "Suelo partir de la fascinación por un paisaje o un espacio y me interesa la influencia de la tecnología y la noche en el entorno, y cómo diferentes acciones se conectan a través del lugar en el que suceden", añade.

Para Elisa Celda, Punto de Vista es "una escuela cultural y política". "Es de los primeros festivales a los que acudí por Carlos Muguiro, su fundador, y que me abrió un mundo que ahora es el mío", señala. Y sigue: "Es un lugar de encuentro con profesionales y películas a veces de difícil acceso. He formado parte del festival como espectadora, como amiga y como jurado joven; hacerlo ahoracomo parte de X Films supone algo muy importante para mí". Además, agrega, "tiene el componente emotivo de que es el último año de Garbiñe Ortega como directora artística, cuyo trabajo admiro mucho".