Aprovechando que todo el mundo está de vacaciones el 1 de agosto, la ministra de derechos sociales y agenda 2030 Ione Belarra informó que en el Consejo de Ministros del dia 1 de agosto, había aprobado la Ley de Protección y Bienestar de los Animales, y esto no es más que una información tendenciosa para confundir a la gente, ya que lo que se ha aprobado es el Proyecto definitivo de la Ley de Protección, Derechos y Bienestar de los Animales, el cual para comprobar las intenciones de los animalistas de que se apruebe en esta legislatura, lo han tramitado el 2 de agosto como proyecto de Ley Orgánica por el procedimiento de urgencia.

A entender de ADECANA, “nadie ha reclamado su aparición, salvo unos pocos extremistas que se han infiltrado en el actual Gobierno, los cuales aprovechando que disfrutan de una posición de chantaje proponen este proyecto de dictadura animalista. Para esta Asociacion “la convivencia, la democracia, consiste en buscar los espacios comunes entre los diferentes y no imponer los criterios de unos pocos sobre los demás”.

¿Cuál es el recorrido que le queda a este anteproyecto en su tramitación en el Congreso y Senado? Por ello, nada más acabar las vacaciones del verano se procederá a su tramitación parlamentaria con las correspondientes enmiendas que presenten todos los grupos políticos, ya que por ahora solo se han retratado los animalistas que la han propuesto y el PSOE, que autorizando su tramitación es obvio que lo apoya, estando en contra todo el mundo rural, los cazadores y los investigadores, faltando de dar su opinión los ecologistas, que tienen muchas divergencias con los animalistas, y el resto de los grupos parlamentarios.

¿QUÉ ES LO QUE SE PRETENDE HACER ESTE PROYECTO DE LEY ANIMALISTA Y NO SE TRATA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN?

1º) Cambiar completamente el actual sistema de protección de los animales

Para la mayoría de medios de comunicación, ha pasado desapercibida e infravalorada en su transcendencia, y tan solo se han valorado sus facetas más anecdóticas, por lo que es necesario estudiarla bien para apreciar los cambios graves y drásticos que supondrá en la vida cotidiana de muchos españoles.

Supone una confrontación y contradicción con las legislaciones autonómicas promulgadas en los últimos años sobre esta materia y desarrolladas por mandato constitucional, que atribuye esta competencia a las Autonomías

2º) Echar abajo todo el sistema de veterinarios oficiales que existen en todas las comunidades autónomas, ocasionando la muerte del Núcleo Zoológico, convirtiendo a los veterinarios clínicos en comisarios políticos

Este proyecto acaba con el modelo de “Núcleo zoológico”, herramienta técnico -administrativa presente en todas las leyes autonómicas de protección animal, como un producto vigilado sanitariamente y contrastado zootécnicamente que se ha ido ampliando, progresivamente, con más especies y más requisitos.

Descartando, de antemano, a los aproximadamente, 4.000 veterinarios oficiales que ahora cumplen, entre otras funciones, con la supervisión de los núcleos zoológicos, la nueva ley implica a los veterinarios de clínica en la vigilancia de sus propios clientes, como gendarmes animalistas o comisarios políticos

3º) Es un grave ataque a la biodiversidad y a las razas caninas españolas

La Agenda 2030 que empezó a aplicarse en todo el planeta por inspiración de la ONU, genera mucha desconfianza entre la población no urbana. La meta 15 de las definidas por la Agenda 2030, inspirada en la política de la FAO, defiende las razas autóctonas como testimonio de biodiversidad, que en ganadería es fundamental para la seguridad alimenticia y en las razas de utilidad para los medios de vida tradicionales.

4ª) Pretende nutrir al lobby vegano/animalista de dinero público, creando lo que se viene llamando “el chiringuito animalista” del Gobierno”

Para ello crea una serie de nuevos organigramas en el estado para controlar todos incumplimientos de esta ley, introduciendo al animalismo en las esferas de poder de la organización estatal. todo ello, por supuesto, con cargo a los presupuestos generales.

5º) Terror animalista

El aspecto más oscuro de este entramado es el Registro Nacional de Inhabilitaciones para la Tenencia y Actividades relacionadas con animales (RINTA), registro no público, sin fiscalización, una “checa” animalista cuya teórica finalidad es la prevención del abandono y maltrato animal, facilitando la ejecución de las penas de inhabilitación para actividades con animales o su tenencia y canalizar las elevadísimas sanciones que prevé esta Ley.

6º) Por más que a lo largo de sus borradores se ha ido eliminando algunos aspectos que afectan a la actividad cinegética, el fondo de la ley sigue siendo el mismo, y por lo tanto es un proyecto de Ley que no debe ser aprobado y la inmediata destitución de sus proponentes

Si bien en la nota de prensa que ha emitido el PSOE se informa que se establecen en su artículo 37 y relacionados especialidades respecto a los perros utilizados en actividades cinegéticas y de Pastoreo, indicando que no estarán sujetos a validaciones de comportamiento, revisiones veterinarias específicas de aptitud ni a estar en posesión de certificado veterinario acreditativo de dicha aptitud, ni de titulación específica o cursos de formación, , en su exposición de motivos se sigue pretendiendo definir a los animales de compañía como seres sintientes y sujetos de derechos, cuando estos solo pueden ser atribuibles a las persona, persiste una serie de obligaciones muy lesivas para el mundo cinegetico en los 10 primeros artículos del proyecto de ley.

7º) Propuesta de retirada del anteproyecto

Por todo ello, desde ADECANA se ratifica en su petición de retirada del proyecto.