Albert Pujol Armendáriz lateral izquierdo del helvetia anaitasuna

“Ganar al Granollers daría prestigio y confianza al equipo, una forma de afrontar la recta decisiva con ilusión”

El lateral catalán fichó esta temporada por el Helvetia, donde ha ido adquiriendo mayor peso en su defensa. Esta tarde (19.30 h) se mide a su exequipo, el Granollers

08.02.2020 | 19:04
Albert Pujol, ayer en el escenario del partido, el pabellón Anaitasuna de Pamplona.

pamplona - Con 4 años cogió un balón con la mano y desde entonces no lo ha soltado. Albert Pujol (Sant Quirze del Vallès, 15/04/1991) es una de las incorporaciones del Helvetia Anaitasuna esta temporada y poco a poco se ha ido haciendo un hueco relevante en su defensa. Conoce muy bien al Fraikin BM Granollers, equipo en el que jugó varios años hasta la temporada pasada y que visita esta tarde La Catedral (19.30 horas, por la app de #LaLigaSportTV). A pesar de la difícil situación que atraviesa el Helvetia -con dos derrotas en el inicio de la segunda vuelta-, confía en el potencial de su equipo, en su unidad, para que la victoria no se escape.

¿Se ha recuperado ya el equipo tras perder en León?

-Cuando la derrota es tan cercana no tienes tiempo para pensar. Si hubiésemos tenido una semana de margen le habríamos dado más vueltas, pero han pasado pocos días y eso es bueno. Ahora sólo pensamos en el partido ante el Granollers y en ganar.

Su rival viene de caer en la fase de grupos de la EHF ante el Kiel alemán. Una circunstancia que habrá que aprovechar también.

-Sí. El Kiel es un gran equipo y es difícil que pudieran ganarle. Debemos sacar beneficio también de esta derrota, a ver si vienen un poco despistados y somos nosotros quienes ganamos.

Una victoria supondría sumar dos puntos muy necesarios. Pero, ante todo, sería una inyección de moral.

-Así es. Empezamos el año entrenando duro, muy pronto, y comienza la segunda vuelta de la Liga y perdemos ante el Bidasoa y el Ademar. Las dos derrotas duelen. Por eso, ganar ante el Granollers sería bueno para el equipo e importante de cara a las próximas semanas, en las que además jugamos Copa del Rey,

El rival de hoy no tiene muchos secretos, pero usted le conoce a fondo. En su opinión, ¿cuáles son sus puntos fuertes?

-El tipo de defensa que tiene. Muy peculiar, con amagues y salidas inesperadas. Destaca por el juego con el pivote, con Adrià Figueras, que en los últimos años está a un altísimo nivel. Vamos a intentar pararlo, porque es una de sus grandes bazas.

¿Y eso cómo se hace?

-Es difícil, porque Figueras es un pivote diferente al resto. Generalmente estos jugadores son grandes y pesados, mientras que él es muy ágil y móvil. Habrá que intentar tapar las líneas de pases y que no se pueda deslizar en la línea de seis metros.

Después de una primera vuelta en la que el equipo fue progresando, de menos a más, el inicio de la segunda está siendo dura, con las derrotas contra Bidasoa y Ademar. ¿A qué lo achaca?

-Cambiar siete jugadores de una plantilla, más el entrenador -con el cambio de filosofía de juego que conlleva- no se hace de un día para otro. En la primera vuelta costó despegar y ahora nos pasa algo parecido. El calendario, además, no ayuda. Con todo, ante el Granollers vamos a salir a por todas, para intentar retomar la dinámica positiva para el final de temporada.

Un calendario exigente, al que dentro de poco se le suma la Copa del Rey, como comentaba...

-Quedan dos meses y medio muy duros. Lógicamente, un triunfo frente al Granollers daría prestigio y confianza al equipo. Sería muy importante para empezar la recta decisiva de la temporada con ilusión y con ganas.

Poco a poco se le ha visto adquirir más confianza en la defensa, más soltura, en esa labor junto a Bazán. ¿Le ha costado adaptarse?

-Cuando vienes a un nuevo equipo, con un nuevo entrenador y otro tipo de juego, cuesta. Pero con partidos, tiempo y entrenamiento, todo sale. Yo estaba acostumbrado a otro tipo de defensa y, poco a poco, he tenido que ir adaptándome. Con Tony (Bazán) me voy entendiendo mejor, estamos más a gusto, y eso se nota en las sensaciones del equipo.

No hay milagros, ¿la solución para revertir esta situación pasa por seguir trabajando?

-Sí. Entrenamiento, tiempo y sintonía. Cada vez nos conocemos más en el equipo y nos vamos sintiendo mejor. El trabajo es fundamental, sin olvidar la suerte. Pero el vestuario está unido, hay un buen grupo, un buen ambiente y eso es vital.