balonmano | asobal

Un rival de otra galaxia

el helvetia debuta en la liga con una contundente derrota ante el barça en el palau

10.02.2020 | 02:23
Acción defensiva de Leandro Semedo sobre N’Guessan, en el partido de ayer en el Palau. A la derecha, Álvaro Gastón.

El Helvetia debuta en la liga con una contundente derrota ante el Barça en el Palau.

Barcelona42

Helvetia25

FC BARCELONA (18+24) Möller (portero) (1), Áleix Gómez (3,1p), Dika Mem (2), Ludovic Fábregas (3), Raúl Entrerríos (3), N'Guessan (4) y Álex Pascual (4) -siete inicial-. También jugaron Thiagus Petrus (1), Palmarsson (1), Andersson (5), Víctor Tomás (1), Cindric (1), Serdio (3), Dolenec (8, 5p) y Ariño (2).

HELVETIA ANAITASUNA (10+15) Bols (portero), Gastón (2), Mollino (2), Bazán (3), Leandro Semedo (4) , Fischer (3) y Chocarro (1) -siete inicial-. También jugaron Nordlander, Etxeberria, Krsmancic (1), Meoki (2), Ganuza (1), Vaquer (2), Ander Ugarte (3), Izquierdo (1) y Aitor García.

Marcador cada cinco minutos 3-1, 6-3, 9-3, 11-6, 16-9 y 18-10 (descanso); 21-14, 24-16, 28-16, 34-22, 38-24 y 42-25 (final).

Árbitros Escoda Pérez y Sánchez Bordetas (Comité catalán). Excluyeron a los navarros Ganuza, Meoki (2), Chocarro y Gastón.

Pabellón Palau Blaugrana. La plantilla de Anaitasuna realizó el pasillo al Barcelona, reciente campeón de la Supercopa de España y de la SuperGlobe.

pamplona - No fue el debut soñado. Más bien, la pesadilla. A nadie le gusta perder en la primera jornada de Liga, pero mucho menos por una diferencia tan abismal. Es lo que le pasó ayer al Helvetia Anaitasuna en el Palau Blaugrana, donde el campeonísimo Barcelona impuso su rodillo y se llevó el partido por un contundente 42-25. Los navarros no pudieron seguir su ritmo, evidenciaron que es un equipo en construcción y que aún necesita rodaje, el que imprimirá seguro el trabajo y el tan manido partido a partido.

Cualquier rival es capaz de apretar en la Liga, pero lo del Barcelona es de otra dimensión. De otra galaxia. Su plantel de estrellas, reforzadas este año por el central croata Luka Cindric y por el pivote Abel Serdio, no dio tregua. N'Guessan comenzó el festival, con tres goles consecutivos, contrarrestados por el tanto de Gastón a la contra. El Helvetia se atascó en el ataque, liderado en un primer momento por Semedo, Krsmancic y Mollino. El Barcelona, por contra, desplegaba su defensa, un sensacional Möller en portería acompañaba -50% de efectividad en la primera mitad- y las pérdidas de balón navarras se traducían en rápidas contras culés y sus correspondientes goles. Bols, quien ocupó los palos en el primer período, cuajó no obstante una buena actuación.

Con el 7-3 (m.10) y un parcial de 4/0, Aniz pidió tiempo muerto. Intentó recomponer el equipo, dio salida a Guillermo Fischer y a Pere Vaquer, que aportaron aires frescos al ataque. El lateral argentino hizo el 9-4 en el m.16, después de ocho minutos de sequía goleadora de los navarros. Algo que un rival como el Barcelona no perdona.

Martín Ganuza se estrenó en la Asobal con un soberbio gol a la contra, aprovechando su velocidad y un gran pase desde la portería, que hacía el 11-7. Pero los de Xavi Pascual no aflojaban. Los tantos de Ariño a la contra o la efectividad de Dolenec, en especial desde los siete metros, llevaron el marcador a un 18-10 al descanso con la máxima renta hasta entonces.

La segunda parte arrancó con algo de mejoría. Semedo y Mollino se mostraban algo más afortunados en la primera línea, y en la portería reaparecía Henrik Nordlander. Sin embargo, Anaitasuna seguía sin encontrarse cómodo en ataque. El Barça continuaba desplegando su juego veloz, aprovechando las contras, las exclusiones del nuevo capitán navarro, Carlos Chocarro, y de Gastón. Los cañonazos del danés Lasse Andersson desde el exterior, que se materializaron en cuatro goles seguidos, también ayudaron mucho.

El Helvetia llegaba a los últimos diez minutos con una clara desventaja (37-23, m.52), insalvable ya. Pero en medio de la dolorosa derrota, tres alegrías: junto al debut de Ganuza, los de Ander Izquierdo y el canterano Aitor García.