El exciclista cántabro, sin la vuelta

Cobo se dopó para ganar la Vuelta de 2011

Sanción | La uci le retira el triunfo, que se lo queda froome, ingresado aún tras su accidente del miércoles

09.02.2020 | 14:47
Juanjo Cobo, en el podio final con su maillot rojo y el actual rey de España.

Sanción | La UCI le retira el triunfo, que se lo queda Froome, ingresado aún tras su accidente del pasado miércoles.

Pamplona - El Bisonte de la Presa no era tal. El exciclista cántabro Juan José Cobo perderá la Vuelta a España que conquistó en 2011 por decisión del Tribunal Antidopaje de la Unión Ciclista Internacional. La UCI anunció a través de un comunicado que dicho tribunal considera a Cobo "culpable de una violación de la regla antidopaje, de uso de una sustancia prohibida en los años 2009 y 2011 detectada en su pasaporte biológico", por lo que le impuso un período de tres años de inhabilitación. Juan José Cobo, que corría en el Geox, se despeña del pedestal de la gloria ocho años después. De Madrid, al infierno. El título de la Vuelta de 2011 se amontonará, por lo tanto, en la vitrina de Chris Froome, ganador de la carrera en 2017 y segundo en aquella edición de la carrera española en la que asombró el empuje del cántabro.

Froome aún permanece en la UCI del Hospital de Saint-Etienne después de pasar ocho horas en el quirófano donde se le practicaron varias intervenciones quirúrgicas -resultaron un éxito según informó su equipo, el Ineos- para reparar las fracturas de fémur, codo y cadera derecha, así como de varias costillas que le dejaron el brutal choque contra un muro cuando rodaba a 65 kilómetros por hora. Froome sufrió la durísima caída mientras reconocía el trazado de la crono del Dauphiné el miércoles. El periodo de recuperación y retorno a la competición, en su caso, será de varios meses. Tachado del palmarés Cobo, Chris Froome gana desde la cama del hospital la Vuelta de 2011. El segundo puesto es para Bradley Wiggins, tercero entonces, y la tercera plaza la logra Bauke Mollema, que fue cuarto.

La descalificación de Juanjo Cobo queda enmarcada en otro capítulo más de la epidemia de dopaje que sacude históricamente al ciclismo, tan proclive a revolcarse por el lodo y la trampa a pesar de la eterna llamada a la regeneración, que en ocasiones así, suena a lema propagandístico del pelotón y sus voces. El goteo no para. El ciclismo que dice mirar al futuro y poner cerco a la trampa continúa atrapado por los usos y costumbres del pasado. Si en lo que va de año se ha conocido el cierre del Postobon por varios casos de dopaje, así como el positivo de Jarlinson Pantano, además de la presencia de varios ciclistas en la Operación Aderlass, entre otros casos, cualquier mirada al retrovisor hace aflorar de nuevo el uso de sustancias prohibidas para mejorar el rendimiento deportivo. En el caso de Cobo se trata de la revisión de su pasaporte biológico, en el que se detectaron anomalías por las que la UCI determinó su positivo. A su vez, Unipublic, organizadora de la Vuelta, decidió descalificar a Cobo.

evenepoel se exhibe El imberbe Remco Evenepoel (Deceuninck) firmó un carrerón para imponerse en solitario en la segunda etapa del Tour de Bélgica, carrera que lidera. El joven belga, campeón del mundo júnior en ruta y contrarreloj, se lució en su casa.