Impey reina en la escapada

NOVENA ETAPA el sudafricano DEL EQUIPO MITCHELTON-SCOTT se impuso al esprint al belga tiesj benoot (LOTTO-SOUDAL) MIENTRAS QUE EL FRANCÉS Alaphilippe retiene el maillot amarillo

09.02.2020 | 19:49
Impey celebra la victoria en la novena etapa del Tour de Francia.

madrid - El ciclista sudafricano Daryl Impey (Mitchelton-Scott) se impuso ayer en la novena etapa del Tour de Francia, de 170,5 kilómetros entre Saint-Étienne y Brioude, después de saltar del grupo de escapados e imponerse al esprint al belga Tiesj Benoot (Lotto-Soudal), mientras que el francés Julian Alaphilippe (Deceuninck-Quick Step) retuvo el liderato de la general.

Impey y Benoot saltaron del grupo de 15 escapados a pocos kilómetros de meta y se disputaron la victoria en el día nacional de Francia. Todo en un día en el que Alaphilippe, que entró en el grupo de favoritos a 16:25 del dúo, manteniendo el maillot amarillo con 23 segundos de ventaja sobre el italiano Giulio Ciccone (Trek-Segafredo) y 53 segundos sobre su compatriota Thibaut Pinot (Groupama-FDJ).

En una nueva jornada en el macizo central y con un recorrido ideal para escapadas, fueron 14 corredores los que se animaron en los primeros kilómetros a armar la fuga, entre ellos los españoles Jesús Herrada (Cofidis) e Iván García Cortina (Bahrain Merida) o el alemán Tony Martin (Jumbo-Visma).

A ellos se unió en el impresionante muro de Aurec-sur-Loire, puerto de primera categoría con una pendiente media del 11%, el escalador español Marc Soler (Movistar). Por detrás, a más de siete minutos, el Deceuninck-Quick Step del maillot amarillo Alaphilippe trataba de imprimir ritmo al pelotón.

El belga Tiesj Benoot (Lotto-Soudal) lograba coronar en cabeza la primera dificultad del día. El portugués Rui Costa (UAE Team Emirates), que trató como Soler dar caza a la fuga, renunció finalmente y esperó a unirse de nuevo con el grueso de ciclistas que venían más de ocho minutos por detrás.

Poco a poco se confirmaba que la victoria estaría en la escapada. El noruego Edvald Boasson Hagen (Dimension Data) se llevaba el esprint intermedio de Arlanc y en la subida al Côte des Guillaumanches, de tercera categoría, el australiano Simon Clarke (EF Education First) y el esloveno Jan Tratnik (Bahrain-Merida) trataban de fugarse, algo que sus compañeros no permitieron.

Tras algunos intentos más, fue el austriaco Lukas Pöstlberger (Bora-Hansgrohe) el que logró marcharse solo en cabeza de carrera a 40 kilómetros de meta. Un total de siete corredores -Oliver Naesen (Ag2r La Mondiale), Jan Tratnik (Bahrain-Merida), Daryl Impey (Mitchelton-Scott), Jasper Stuyven (Trek-Segafredo), Nicholas Roche (Team Sunweb), Tiesj Benoot (Lotto-Soudal) y Soler-formaron el grupo de persecución.

A 13 kilómetros, en las primeras rampas de la Côte de Saint-Just, Pöstlberger acabó con su aventura, pero Impey y Benoot. Tras ellos salieron algunas unidades, pero el triunfo estaba reservado para el dúo, con el sudafricano pasando primero la meta en 4h.03:12

A 10 segundos llegó el trío formado por Tratnik, Naesen y Stuyven, Roche lo hizo a 14 y Soler, séptimo, a 21. Por su parte, Iván García Cortina, octavo, entró a 1:50, y Herrada, a 2:42.

etapa de hoy Difícil de predecir cómo se resolverá la décima etapa del Tour de Francia, porque los 217,5 kilómetros entre Saint-Flour y Albi ofrecen terreno para preparar escapadas, pero también para que los equipos de esprinters preparen una llegada colectiva.

En el recorrido que llevará a la primera jornada de reposo en tierras de Albi, los ciclistas tienen terreno para organizar aventuras, con cuatro puertos de tercera y cuarta categoría y un terreno escarpado.

Pero no lo suficiente como para descartar que los equipos de llegadores tomen la responsabilidad y aboquen la etapa a una llegada masiva, en una edición en la que sus oportunidades se cuentan con los dedos de una mano. - Efe