El Madrid sentencia en la ida

Victoria blanca | Los pupilos de Solari se ponen muy de cara la eliminatoria tras marcar dos goles en los minutos finales

08.02.2020 | 14:30
Vinicius se besa el escudo tras marcar su gol.

Real Madrid3

Leganés0

REAL MADRID Keylor Navas; Odriozola, Nacho, Sergio Ramos, Reguilón; Casemiro, Fede Valverde, Ceballos; Lucas Vázquez (Isco, m.71), Vinicius (Brahim, m.78) y Benzema (Cristo, m.84).

LEGANÉS Cuéllar; Juanfran (Arnaiz, m.78), Bustinza, Siovas, Rodri Tarín, Gumbau (Jonathan Silva, m.46); Rubén Pérez, Recio, Sabin Merino; Braithwaite y El Zhar (Eraso, m.63).

Goles 1-0, m. 44: Ramos, de penalti. 2-0, m. 69: Lucas Vázquez. 3-0, m. 77: Vinicius.

Árbitro Jesús Gil Manzano (Comité extremeño). Amonestó a Nacho (55) y Valverde (84) por el Real Madrid; y a Rubén Pérez (92) por el Leganés.

Estadio Santiago Bernabéu ante 44.231 espectadores. Se guardó un minuto de silencio en memoria del exjugador madridista Juan Bautista Agüero.

MAdrid - El brasileño Vinicius, autor de un gran tanto y asistente en otro, lideró ayer la reacción del Real Madrid, que dejó prácticamente sentenciada la eliminatoria de octavos de final de la Copa ante un Leganés que perdonó en el primer acto y desapareció en el segundo (3-0), el día del debut de Brahim Díaz.

En busca de sensaciones perdidas, con la segunda unidad añadiendo frescura y una mejoría física al juego, el Real Madrid se reencontró con la victoria en un Santiago Bernabéu que sigue mostrando su desencanto en una grada que se vacía progresivamente. Encontró nuevamente la esperanza en Vinicius y el equipo la mejoría con un despliegue físico inconmensurable de Odriozola.

Ya no hay espacio para Isco en el once ni en Copa del Rey. Su suplencia continua es llamativa. Quien sabe si fue por la necesidad de su presencia ante el Betis en Liga o simplemente porque no entra en el esquema de Solari.

Las esperanzas de diversión del madridismo se reducen a Vinicius, de nuevo valiente en cada balón que tocó y que mostró que debe pasar un proceso de mejoría de elección en el final de las jugadas. Marcó cuando no tuvo tiempo para pensar.

El Leganés, que dio la campanada hace un año, tenía claro a que jugar. Con poco comprobó que se hace daño a un Real Madrid inmerso en la desconfianza. Su falta de puntería le genera nerviosismo. Perdonó dos el que debe asumir el papel de goleador, Benzema, de cabezazo picado y disparando a las nubes una buena acción de Lucas. La banda derecha del Real Madrid generaba fútbol vertical con la profundidad de Odriozola y el acierto en los últimos metros de Lucas Vázquez, pero un pase entre líneas en el contragolpe del Leganés instalaba el miedo. El lateral vasco perdonó la ocasión más clara por asistir en vez de chutar con todo para marcar. Pero en una de esas apariciones por área rival fue empujado y en el penalti tan demandado apareció Ramos para poner en ventaja al Real Madrid al borde del descanso.

Con el marcador a favor apareció la versión más dominante del equipo de Solari en una segunda mitad impecable. El Leganés no encontró la manera de dar buena salida de balón y crear nada de peligro en campo rival. Se limitó a mantener el orden e intentar que el toque madridista fuera estéril. Eran Odriozola. Lucas y Vinicius los que desequilibraban, metían una marcha más. En su segunda ocasión, el canterano no tuvo tiempo para pensar en carrera y dejó un gran remate a la red. Por último, otro pase, como no, de Odriozola, lo enganchó Vinicius en un tanto que acerca los cuartos de final de Copa al Madrid. - Efe