Jessica García entrenadora de osasuna lacturale orvina

“Siempre he tenido claro que quería ser entrenadora”

Jessica García ha empezado con buen pie en el banquillo de Osasuna Lacturale Orvina. Compatibiliza fútbol y sala con naturalidad y hace realidad su sueño de ser entrenadora

10.02.2020 | 08:05
Jessica García posa con una pizarra y un balón en el polideportivo Ezkaba.

pamplona - Hace ocho años se sacó el primer título de entrenadora y ahora es una de las pocas que tiene el máximo nivel en Navarra. Vive su sueño en Osasuna Lacturale Orvina sin dejar de lado el fútbol femenino como seleccionadora sub-15.

Dos victorias y un empate es un buen inicio en un proyecto nuevo.

-Estamos contentas, pero con mucha prudencia porque esto no ha hecho más que empezar y la Liga es muy larga. Hemos jugado un partido en casa y dos fuera, en pistas complicadas como son las de Galicia y Cantabria. En Galicia, por dos motivos, por los kilómetros de los desplazamientos y porque son equipos que van a estar arriba. Y en Cantabria nos sorprendió el arbitraje, porque no fue muy justo, y no hicimos un gran partido. Nos costó sumar los tres puntos, pero nos quedamos con lo positivo.

Es su estreno en fútbol sala femenino. ¿Qué le animó a asumir el reto?

-Cuando me hicieron la propuesta no tuve que pensármelo mucho. Como era un nuevo reto, y además estaba Osasuna, que nos iba a ofrecer otro tipo de apoyos, fue fácil aceptar. También es un reto personal, porque no he estado nunca en este nivel y, con el equipo que teníamos, era una oportunidad muy bonita. Así que lo afronto con mucha ilusión y muchas ganas de trabajar y dar lo máximo posible, y también de aprender.

¿Cómo es ese paso del fútbol a sala?

-Estaba en contacto con el fútbol sala en Anaitasuna, donde llevo diez años como coordinadora. A mí todo lo que sea balón me entusiasma, ya sea fútbol o fútbol sala. Son dos deportes completamente distintos a la hora de trabajar, pero los conceptos están ahí y hay que saber qué es lo que entrenas en cada momento.

¿Cuesta ese cambio?

-No. Es diferente, pero no cuesta. Es distinto en la pista, lógicamente, y lo es también en el trato con las chicas. En fútbol es una plantilla de más de 20 jugadoras y aquí somos 15. Somos como una familia y tienes más trato con ellas como personas. Los viajes también hacen grupo. No cuesta, porque cuando algo te gusta pones todo de tu parte para que el cambio sea lo más rápido y lo mejor posible.

¿Se queda con alguno de los dos?

-Con los dos, porque también soy seleccionadora sub-15 de chicas de campo. Tengo los dos siempre presentes.

Dicen que tan importante como los conceptos de cada deporte es la gestión de grupo. Ahí tiene experiencia.

-Sí. La gestión de grupo es fundamental, y es diferente con chicos o chicas. Nosotras tenemos más inquietudes y las chicas te preguntan mucho más, porque necesitamos entender el porqué de las cosas. Los chicos, sin embargo, asimilan lo que les explicas de otra manera. No le dan tantas vueltas. Y a la hora de gestionar un grupo la psicología en las chicas es muy importante: que se sientan cómodas, que transmitas confianza... Dependemos unos de otros. La asimilación de conceptos está vigente, pero hay que unir los dos aspectos.

¿Es una ventaja para ellas tener una entrenadora?

-Tal vez por el hecho de poder ponernos en su lugar, en su manera de entender y afrontar las cosas.

Tiene el título de más nivel. ¿Tenía claro que quería ser entrenadora?

-Sí, siempre me ha gustado. Empecé hace ocho años con el primer nivel, y los otros dos fueron rápidos, porque el 3 no sale todos los años. Siempre tuve claro que quería ser entrenadora.

En Navarra hay 24 entrenadoras. Probablemente sólo tres con el máximo nivel.

-Requiere tiempo y esfuerzo. Yo me lo saqué en fines de semana, viernes, sábado y domingo, de octubre a mayo, y ese año no puedes entrenar. Animaría a la que le guste a sacar al menos el primer nivel, que sale todos los años y ahora es on line. Además, el Gobierno de Navarra está subvencionando una parte. Son las condiciones idóneas. Están apoyando un poco más a la mujer y esas situaciones son positivas.

Está creciendo el fútbol femenino. ¿El fútbol sala necesita un impulso?

-El fútbol tiene más visibilidad y el fútbol sala va por detrás. Nos gustaría que se igualara la situación. Algún partido se va a televisar y será un impulso.

¿Ayuda la llegada de Osasuna?

-Osasuna le da una estabilidad al proyecto. El nombre de Osasuna siempre ayuda y hay más recursos que cuando Orvina era independiente.

¿Les ponen algún objetivo?

-Es un proyecto a largo plazo. Queremos hacer grupo este año y asentar las bases para el futuro. El año que viene los objetivos serán más fuertes, pero siempre hay que hacer las cosas bien y llegar lo más arriba posible.

la protagonista

Fecha y lugar de nacimiento. 20-8-1985, Oviedo.

Trayectoria. Primer año en el banquillo de Osasuna Lacturale Orvina, que compagina con la coordinación del fútbol sala en Anaitasuna, donde lleva ya diez años, y ahora con la selección sub-15 femenina de campo. Lo de compaginar varios proyectos a la vez no es nuevo para ella. La temporada pasada entrenó al Kirol Sport de Regional femenino y formaba parte de la Escuela de fútbol sala de Javi Eseverri y Rafa Usín. También llevaba en el colegio Izaga a las chicas de fútbol sala alevín. Anteriormente entrenó al Regional femenino del Burladés, al Amigó de Regional femenino y en Oberena al equipo de Fútbol 8.