Mai Garde: "Esta categoría es más dura de lo que imaginaba y mirar más allá del próximo partido es un error"

Mai Garde es un baluarte en la zaga de este Osasuna que acaba la primera vuelta en posición de ascenso a la Primera Iberdrola. Prevé una segunda vuelta durísima

10.01.2020 | 06:15
Mai Garde.

pamplona - La capitana de Osasuna Mai Garde sólo se ha perdido 30 minutos de la primera vuelta en Reto Iberdrola. El resto lo ha jugado todo. Como el equipo, cada año está a mejor nivel.

Han llegado a la mitad de la Liga en puesto de ascenso, ya que son terceras y por delante hay dos filiales que no pueden subir. ¿Los más optimistas podían pensar en esta situación en una categoría nueva?

-Era una incertidumbre. Estamos contentas, pero estamos viendo que la Liga es muy competitiva y nos está costando seguir en la pelea por estar ahí arriba. De momento el balance es muy positivo, porque estamos terceras y en puesto de ascenso, pero siendo conscientes de que no hemos hecho nada.

Es una categoría exigente con premio de ascenso sólo para uno.

-Eso es. La parte buena es que los filiales del Athletic y del Barcelona no pueden subir. El premio se lo repartirán los equipos que están por debajo. Una vez que nos hemos enfrentado ya a todos los rivales y viendo el nivel que hay, me está pareciendo una categoría más dura de lo que me podía imaginar. Cuesta mucho sacar puntos en todos los campos y se está viendo que el último es capaz de ganar al primero y eso dice mucho de la exigencia y la igualdad que existe.

¿En qué ha notado diferencia con respecto a la antigua Segunda?

-La Segunda estaba siempre partida en varios grupos y los equipos punteros tenían una diferencia de plantilla abismal con respecto a los equipos de la zona baja. Se notaba en que los equipos de arriba ganaban con facilidad al resto. Siempre los equipos que aspiraban a subir a Primera hacían fichajes para conseguir el objetivo y después estaba el resto de las plantillas, con chicas que juegan a fútbol como hobby, equipos de pueblo que no tienen infraestructuras como las de los demás... Pero no tiene nada que ver con esta categoría. El último de Reto Iberdrola te puedo asegurar que tiene muy buena plantilla y a mí es lo que más me ha sorprendido.

Ahora que han jugado ya ante todos los equipos, ¿quiénes considera que serán sus principales rivales en la zona alta?

-Los rivales que ya teníamos en nuestro grupo, que son Eibar y Alavés, no tenía ninguna duda de que iban a estar arriba. Eso dice mucho del grupo que teníamos la temporada pasada. Y también está ahí el Zaragoza, un equipo que sabíamos que por plantilla y fichajes iba a estar arriba. A esto hay que añadir los equipos catalanes, que tienen una calidad tremenda. De hecho, hemos perdido dos partidos ante equipos catalanes. La clasificación dice que del primero al octavo apenas hay muy poca diferencia.

Destaca la seriedad defensiva del equipo, que le lleva a ser uno de los equipos menos goleados. ¿Es esa una de las claves para estar arriba?

-El año pasado fue el punto que nos dio la Liga, el hacernos fuertes en defensa todo el bloque, no sólo la portera y las cuatro defensas. Eso creo que en esta primera vuelta nos ha dado puntos. Con la base de hacernos fuertes atrás, buscamos hacer gol. Es algo que nos cuesta, pero en el fútbol es lo más difícil. En esta categoría también es complicado, pero vamos a intentar seguir siendo uno de los equipos que menos goles encaja para ganar los partidos.

A principio de temporada no se definía un objetivo concreto por ser una categoría nueva. Habiendo llegado terceras y en posición de ascenso al ecuador de la Liga, ¿hay que pelear por lo máximo?

-Yo creo que ahí tanto el equipo, como el cuerpo técnico, como la Junta pensamos lo mismo. El objetivo sigue siendo ganar el próximo partido, porque mirar más allá es un error. Esta Liga, en la primera vuelta, ha dado muchas vueltas. Equipos que han estado a ocho puntos del líder ahora están a un paso. Así que lo que nos ha ido bien no lo vamos a cambiar. Nuestro objetivo número uno es ganar al Eibar este domingo en Tajonar y sería un error pensar en algo que no fuera el próximo partido.

El equipo ha mantenido la base de jugadoras de Navarra con la que se consiguió el ascenso.

-Nos estamos enfrentando a equipos con plantillas muy completas, con fichajes de fuera, y nuestro equipo está formado en su mayoría por jugadoras de Navarra y tenemos doble mérito en ese sentido. Hay que ser realistas y saber que hay equipos que por plantillas son superiores, pero eso no quita para que con toda la ilusión, como la temporada pasada, vayamos a ir a cada partido a ganar y, cómo no, poder soñar con el ascenso.

Eso les otorga más mérito.

-Estas Navidades el fútbol femenino no ha parado y la mayoría de los equipos se ha reforzado. Los de abajo, porque no quieren descender, y los de arriba han echado mano de jugadoras de Primera y del extranjero, lo que significa que todos los equipos van a ir a por todas y por eso tenemos que tener los pies en el suelo y saber que esta segunda vuelta va a ser todavía mucho más difícil.

¿Qué tal se han amoldado a la hierba natural?

-Muy contentas. Es un campazo. La grada es una gozada y la grada estaba a reventar y para el público es más cómodo. Nosotras también nos hemos amoldado bien y todo incita a ir a ver los partidos. Creo que este partido lo vamos a jugar en artificial, pero salvo otro, el resto lo hemos jugado en hierba natural.

A nivel personal, ha jugado todos los minutos a excepción de media hora en el partido contra el Friol. Para estar contenta.

-Así es. En lo personal, muy contenta. Físicamente me encuentro muy bien, en uno de los mejores años, y encantada de poder aportar veteranía en la parte trasera del equipo. Y sabiendo que hay partidos muy difíciles y que hay que ayudar a las compañeras en todos los sentidos.

Da la sensación de que cada año va a más.

-El equipo va a más desde que empezamos esta segunda etapa en Osasuna. Todas vamos a más, y yo también. A pesar de que voy cumpliendo años, cada vez me encuentro mejor. Es cierto que mi paso por el fútbol sala frenó un poco mi trayectoria en fútbol 11, pero eso es normal. Igual me costó un poco más mi primer año de vuelta al fútbol 11, pero es verdad que ahora es mi mejor momento desde que volví a Osasuna y estoy muy contenta.

En Primera División se acaba de firmar un convenio histórico. Aunque no le toca directamente, su larga trayectoria le permite valorar la importancia de un convenio.

-Es algo importante para el deporte femenino y más en concreto para el fútbol femenino que se firme el primer convenio de la historia del fútbol femenino. Al final, ¿quién no quiere tener regulado su trabajo? Los mínimos que se piden son los que tiene cualquier trabajador: tener un salario mínimo, tener derecho a paro, tener derecho a quedarte embarazada... La gente tal vez piensa que se está pidiendo cobrar como Messi, pero para nada. Se están pidiendo unos mínimos que por lo menos nos protejan. Igual yo no lo puedo llegar a vivir, pero por lo menos que las jugadoras que vienen detrás que se puedan dedicar profesionalmente a esto. Nosotras tenemos que trabajar y jugar y eso es muy difícil para rendir al máximo. Confío en que jugadoras y clubes llegarán a un entendimiento poniendo cada una de su parte, sabiendo que para algún club modesto puede suponer un gran esfuerzo.

A ver si le toca vivirlo...

-Nunca se sabe. De momento se está intentando regular la Primera División y ojalá con los años se regule también la Segunda, no pensando en mí sino en el futuro. Las jugadoras que han estado negociando el de Primera División están peleando por las que vienen después. Las que lo hemos vivido de todos los colores pensamos que ya es hora de tener unos mínimos firmados para que el fútbol femenino siga creciendo. De verte sin campos para entrenar, estamos viendo que ha evolucionado mucho, pero no hay que conformarse con esto. Lo más importante es regular el fútbol femenino y, a partir de ahí, cada club, en función del potencial económico que tenga, que intente tener un proyecto u otro. Pero creo que regular lo mismo para todas las jugadoras es importante. Al final, los mínimos son los de cualquier trabajador en cualquier puesto de trabajo. Ni más, ni menos.

Contenta al menos de haber llegado hasta aquí.

-Por supuesto. Personalmente no me esperaba que me iba a llegar esta segunda oportunidad en Osasuna y disfruto de cada partido como si fuera el último. Muy feliz. No pienso más allá de cada partido y estoy viviendo, de nuevo, una temporada inolvidable.

Para terminar, un llamamiento a la afición para el partido del domingo ante el Eibar.

-El día del Barcelona se vieron las gradas con mucha gente y nos sentimos muy queridas. Necesitamos el apoyo de la afición, porque para nosotras es muy importante y el fundamental que los tres puntos se queden en casa para seguir peleando por el ascenso.