Victoria para coger aire

A DOMICILIO, EL ARDOI ACUMULA
SU SEGUNDO TRIUNFO FUERA DE CASA

09.02.2020 | 06:15
Alvarito controla un balón ante la presión de varios jugadores del Pamplona.

Pamplona1

Ardoi2

PAMPLONA Orrio, Gamarra, Ayestarán (Zapata, min.72), Oier, Gil, Aitor (Sergio, min.59), Iñigo, Sergio, Garat (Sadio, min.61), Yoldi, Pedreño.

ARDOI Pueyo, Olite, Ezquieta, Moreno, Martínez, Carlos (Ayoub, min.76), Amezcua (Galera, min.81), Alex, Julen, Álvaro y Madariaga (Bittor, min.65).

Goles 0-1, min.41: Álvaro; 0-2, min.48: Julen; 1-2, min.83: Sadio.

Árbitro Alberto Sada Gil, asistido por Youssef Benlali y David Rodrigo. Amonestó al local Sergio; a los visitantes Pueyo y Carlos.

Estadio Beitikuntzea 1.

LIZASOÁIN - Victoria por la mínima del Ardoi en casa del segundo clasificado que le permite alejarse un poco más de la zona de descenso.

El Pamplona saltó al verde en busca de conseguir una victoria que le acercase al liderato. Sin embargo, el conjunto dirigido por Xabi Mata se encontró con un rival muy intenso.

La primera parte transcurrió sin pena ni gloria a excepción de lo ocurrido al borde del descanso. En una contra, Alvarito realizaba un centro que pegaba en la mano de Gil, provocando un penalti para el Ardoi que él mismo se encargaría de transformar.

Con ventaja en el marcador, el Ardoi salió en la segunda parte dispuesto a conseguir ampliar su ventaja. Y así fue. A los tres minutos de la reanudación, Madarigaba centraba un balón al corazón del área tras una gran jugada individual y Julen cabezeaba a placer para poner el 0-2 en el luminoso.

Tras el gol, el Pamplona asumió más riesgos y a punto estuvo de encajar el tercero, pero las paradas de Orrio mantuvieron con vida a los suyos.

Finalmente, tras varias ocasiones llegaría el gol de los locales. Sadio recibía un balón en la frontal del área y lo colocaba en la escuadra tras un gran zurdazo.

Un tanto que no serviría de mucho para el Pamplona que acabaría perdiendo los tres puntos en detrimento de un Ardoi que consigue coger un poco de aire en su lucha por la salvación. - Guillermo Echeverría