Kibu Vicuña/ entrenador del mohun bagan

Kibu: "Me siento satisfecho no sólo de haber ganado la Liga, sino del estilo de juego con el que lo hemos hecho"

16.03.2020 | 01:44
Kibu Vicuña es sacado a hombros del campo por sus jugadores. Foto: cedida

Kibu Vicuña acaba de lograr su primer título de Liga al frente del Mohun Bagan de India. Un éxito sin precedentes para un entrenador formado en Navarra

pamplona – El Mohun Bagan ganó el martes la I-League india tras ganar 1-0 al Aizawl. Al frente del equipo, Kibu Vicuña, un técnico nacido en Zizurkil que creció y se formó como entrenador en Navarra. Ya había saboreado el sabor del éxito como segundo de Jan Urban en Polonia, pero ahora disfruta del título de Liga como primer entrenador.

Objetivo cumplido. ¿Esperaban esa superioridad en la Liga?

–La verdad es que no. Habíamos disputado dos torneos antes, la Calcuta League, que es un torneo que se disputa en el estado de West Bengal, y la Durand Cup, en la que participan 16 equipos de toda India y en los dos quedamos segundos. Estaba todo muy nivelado. La Liga (I-League) es muy igualada y empezamos empatando fuera 0-0 y perdimos el primer partido en casa 2-4, pese a jugar muy bien, porque concedimos mucho atrás. Así que empezamos en la parte baja de la clasificación. A partir de ahí hemos tenido una racha impresionante y en 14 partidos hemos ganado 12 y hemos empatado dos. De ahí la diferencia en la clasificación que nos ha permitido ganar con tanto margen, porque los demás equipos no han tenido esa racha tan buena seguida. Igual han disfrutado de rachas buenas, pero más cortas, de ganar tres partidos o así€ La Liga ha sido complicada, aunque ahora parece sencillo, y muy bonita, porque hemos jugado por toda la India y el país es como un continente. En enero por ejemplo hemos jugado en Kashmir (Cachemira), que está entre Pakistán e India, en una zona que está prácticamente en guerra, y jugamos a dos grados bajo cero y nevando, y a las dos semanas hemos jugado en Coimbatore (a 2.400 kilómetros de Cachemira) con 27 grados. La diferencia de temperatura, de comidas, de cultura ha sido enorme, pero la experiencia ha sido muy bonita.

¿A qué le da más valor en lo que ha sido la temporada?

–Desde el principio éramos un equipo que intentaba ganar el título, pero en las cinco últimas temporadas no lo había conseguido. El año pasado quedó quinto. Así que de inicio montamos un equipo nuevo, con jugadores extranjeros y cambio importante de jugadores indios€ Al principio nos costó. Jugábamos bien, pero no ganábamos. Intentábamos hacer un juego ofensivo, de sacar la pelota desde atrás, fútbol combinativo, pressing alto para intentar robar la pelota en campo contrario€ Ser un equipo proactivo, de dominar los partidos a través del balón y al principio nos fue bien, pero con resultados irregulares. Decía que era cuestión de tiempo y eso requiere paciencia. Afortunadamente, la hemos tenido y los resultados han llegado. Por eso me siento muy satisfecho de no sólo haber ganado la Liga, sino de la forma en la que la hemos ganado.

¿Es la primera vez que celebra un título de Liga como primer entrenador?

– Sí, como primer entrenador, sí. La había ganado con Jan Urban, siendo yo su segundo entrenador. Con el Legia de Varsovia y el Lech habíamos ganado dos Ligas, dos Copas, una Supercopa€ Y a nivel amateur, sí que recuerdo haber ganado una Liga en juveniles en Liga Nacional cuando entrenaba en Osasuna, con Raúl García y Nacho Monreal, entre otros en la plantilla€ Algún torneo internacional con el equipo de la Universidad de Navarra, cuando entrenaba en Regional€ Pero a nivel profesional, no es que lleve mucho tiempo, pero sí, es el primero. Llevo dos años que estoy de primer entrenador en el fútbol profesional y he estado en el Trakai en Lituania y en el Wisla en Polonia y ahora aquí, es mi tercer equipo. Es una satisfacción muy grande. Y más cómo se produjo, marcando el 1-0 en el minuto 80 con todo el estadio lleno y esa sensación de ver felices a todos los que tienes alrededor y poner tu granito de arena para ver felices a tanta gente es una satisfacción muy grande.

Todavía les quedan cuatro jornadas de Liga.

–Nos quedan cuatro jornadas, incluido el derbi ante el East Bengal que, salvando las distancias, es como el Barcelona-Real Madrid aquí, es el derbi de Calcuta . El campo se llena, son 70.000 espectadores, mitad de campo rojo y amarillo que son los colores del East Bengal y mitad de campo gris y marrón que son los del Mohun Bagan. La intención era intentar terminar bien, pero ahora mismo la Liga se ha visto suspendida durante 15 días por el coronavirus y vamos a esperar acontecimientos. Y también teníamos previsto un torneo internacional con ocho equipos de países como Corea, Tailandia€ Pero no sé se jugará finalmente por el mismo tema, ya que la situación ahora mismo en cada país es diferente y no se sabe cómo va a evolucionar en cada lugar. En principio la temporada en India termina el 12 de abril y a partir de entonces veremos cómo está la situación y qué hacemos.

¿Qué planes tiene de cara al futuro?

–Termino contrato a finales de abril y tengo que hablar con el equipo, porque justo ahora ha habido una fusión de equipos en el ATK Kolkata que juega en la ISL. Y nosotros que jugamos en la I League, que son dos Ligas paralelas. A partir de la temporada que viene va a haber ISL primera división y I League segunda división. Vamos a ver qué pasa. Es cierto que me han llamado varios equipos de India por saber si quiero entrenar y qué plan tengo, de la ISL, pero tengo que hablar con mi pareja, con Kaxia, porque han sido 10 meses y ella ha estado aquí sólo dos. En agosto y en enero 20 días, yo fui a Polonia 20 días y en Navidad fui a casa€ Tenemos que hablar porque otro año aquí solo no es fácil. Lo que es India, el país y el fútbol estoy feliz, pero no sólo de fútbol vive el hombre.

En lo deportivo, es evidente que la experiencia en el fútbol indio ha sido un éxito. ¿Cómo está siendo la vivencia en el aspecto personal?

–Está siendo una experiencia muy enriquecedora. Aprendes otra cultura, valores totalmente diferentes, esto es otro mundo€ Digo a veces que esto es otro planeta. Tienes que cambiar la cabeza para entender cosas que pasan aquí, cómo piensa la gente€ No tiene nada que ver. Por ejemplo, me encanta la tolerancia que tienen los indios con el tema de las religiones€ Hay muchas religiones diferentes, los hindúes, los musulmanes, los budistas, los cristianos y entre ellos se respetan y se valoran. En lo profesional y en lo personal aquí me he siento muy querido y muy valorado desde que llegué y la experiencia es un aprendizaje continuo. La vida en Calcuta es muy tranquila, a pesar de que es una ciudad enorme y a veces caótica€ Pero me gusta la calidad de vida para entrenar, hacer deporte, estoy con amigos€ estoy feliz. Echo de menos a Kaxia y a mi familia. Te das cuenta lo lejos que estás de casa cuando vuelves y te cuesta un día llegar. Lo demás, con la tecnología, el Skype, las videollamadas€ parece que estás al lado. Aun así, la experiencia muy enriquecedora y valoras muchas cosas. Como suelo decir, a nosotros la lotería ya nos ha tocado por la familia en la que hemos nacido y la zona del mundo en la que hemos nacido... Ves aquí gente que no tiene absolutamente nada. Por ejemplo, tuvimos la suerte de ir a Bangladesh a jugar un torneo y vimos gente en las calles pidiendo para poder comer y te veían con un bocadillo y te lo pedían. Todos sabemos que hay mucha necesidad en el mundo, pero cuando lo vives en primera persona, eres mucho más consciente.

el protagonista

Fecha y lugar de nacimiento.

20-11-1971, Zizurkil. Desde pequeño vino a vivir a Pamplona.

Estudios. Licenciado en Ciencias de la Información.

Trayectoria. Empezó a ejercer como entrenador en el equipo de Regional de la Universidad de Navarra. Posteriormente recaló en la cantera de Osasuna, donde entrenó al juvenil de Liga Nacional, con el que fue campeón de Liga. Posteriormente siguió su trayectoria en Tercera División, donde entrenó al River Ega. Nunca olvidará el día en el que Jan Urban le propuso ser su segundo y con él ganó una Liga, dos Copas y una Supercopa en Polonia con el Legia de Varsovia. Allí entrenaron también al Zaglebie. En la 2014-15 volvieron a Navarra para entrenar a Osasuna. Después regresaron a Polonia para dirigir al Lech Poznan y Slask Wroclaw. En 2016 inició su etapa como entrenador en solitario en el Trakai (Primera División lituana) y Wisla Plock (Primera División polaca).

"Hemos pasado de jugar

un día en Cachemira a dos grados bajo cero y nevando y a los 15 días, a 27 grados

en Coimbatore"

"Desde el principio intentamos ser un equipo proactivo, dominando el partido con el balón y con fútbol combinativo"

"India es de otro planeta.

A veces tienes que cambiar la cabeza para entender

las cosas que piensa la gente de aquí"


Noticias relacionadas