Kike Barja: "Tengo que ser ejemplar"

OSASUNA/ el canterano se muestra "feliz" de su renovación y asegura que lo vivido este último año no le ha causado ningún trauma, sino que le hace "asumir más" el rol que llegue

18.04.2020 | 00:26
Kike Barja, en su habitación tras la rueda de prensa de ayer. Foto: C. A. Osasuna

pamplona – Desde la habitación de su casa, Kike Barja no ocultó ayer, en la rueda de prensa por su renovación, la felicidad que ésta le ha dado, pero tampoco obvió la tranquilidad que la dirección deportiva de Osasuna le ha aportado en todo momento. "Estoy muy contento y feliz. Tengo que agradecer a Braulio y a Cata, porque el día que me lesioné él me llamó para decirme que confiaba en mí, lo cual te da tranquilidad y confianza", rememoró. Asimismo, también se acordó de su entrenador, Jagoba Arrasate: "Me ha dado mucha continuidad, y en la posición en la que más cómodo me he sentido. Eso ha hecho que pudiera jugar, hacerlo bien y estar hoy aquí renovando".

Para Barja este nuevo contrato –con una cláusula de 10 millones de euros– es una "recompensa" a su día a día, incidiendo mucho en el "esfuerzo" que siempre ha hecho para tener un puesto en el once rojillo, pero también en los "nuevos retos" que le llegan. "Tengo condiciones para dar más, para ir mejorando. Tengo que verlo así, y tengo ganas de seguir mejorando. Esto es como el comienzo otra vez, cada año es un proceso nuevo", incidió al respecto.

"NO HA SIDO TAN DURO" Además, el canterano de Noáin aseguró que su último año, en el que ha tenido la mala suerte de sufrir una lesión de cruzado, una apendicitis y la explosión de una pandemia, no ha sido negativo, sino que lo ha visto "como una oportunidad de crecer y madurar" en su carrera.

"Es cierto que te da envidia no poder estar con tus compañeros, pero he podido conocer a gente que me ha ayudado mucho en este proceso. Y sentir un cariño de la afición que no esperaba que fuese tanto. Todos queremos disfrutar, pero estas trabas no son un contratiempo, sino una oportunidad. Yo miraba solo el día a día, y ahora tengo la suerte de estar totalmente recuperado", explicó Barja.

Lo que no ve como una oportunidad es el parón provocado por la pandemia, pese a que acabó su último partido con molestias y esta pausa le podría ayudar a recuperarse del todo de su lesión de rodilla: "El mundo está sufriendo una crisis sanitaria brutal, por lo que sería egoísta pensar en uno mismo. Hubiese cambiado que se me acabase la temporada y no hubiese pandemia a tener más días para recuperarme de las molestias. El fútbol, hoy en día, es lo de menos".

No negó que, eso sí, no finalizar la temporada sería "un gran inconveniente", pero se mostró consciente de que lo importante es "valorar la salud" de deportistas y aficionados. "Nosotros tenemos que prepararnos como lo estamos haciendo, por si se puede reanudar. No concibo a un deporte sin gente, sin aficionados. Pero si se tuviese que suspender porque corre riesgo la gente, deberíamos de aceptarlo", desarrolló al respecto.

Volviendo a su carrera, repasó en qué ha evolucionado más durante estos tres años desde su primer encuentro con el primer equipo. "Siempre me he considerado un trabajador, de no levantar una palabra más alta que otra. Cuando tienes 17 años, ves como otros compañeros de mi edad se iban asentando, y lógicamente con esa edad te sientes que podrías estar ahí, pero no estás preparado. Conforme fueron pasando los años mejoré en ese sentido, de mirar mi camino. No podemos perder el tiempo en compararte con tus compañeros", aseguró.

"bajarse el sueldo era obvio" Junto a ello, Barja habló de la rebaja de sueldo a la que la primera plantilla de Osasuna se ha sometido por las circunstancias actuales. "Me parece que es una obviedad la rebaja de sueldo. Es algo que teníamos que hacer. Si no trabajas, no puedes producir ni ganar dinero. Viendo lo que está pasando en otros equipos, somos unos privilegiados, porque hemos llegado a un buen acuerdo", afirmó sobre dicho asunto. Con ello, también manifestó que se es "muy injusto" con los futbolistas: "Se nos tacha de poco solidarios, y nos da rabia, porque somos gente que paga muchos impuestos y que dona dinero. Algún jugador mete la gamba y parece que todos entramos en ese saco".

Otro tema que tocó es el de jugar sin público, algo que aseguró que les afectaría por el "gran papel" que tiene con ellos la afición de El Sadar. Y también se mostró abierto a jugar cada pocos días, pese a que no sea lo que mejor les venga.

"No sé si sería asequible jugar cada poco tiempo porque la mayoría de equipos no estamos acostumbrados. Pero no podemos ser egoístas. A mí me gustaría jugar como siempre, cada siete días, pero es una situación excepcional. Y será igual para todos, ya que probablemente se jugará sin público. Tenemos que adaptarnos", finalizó.

"En estos años he aprendido a no compararme con otros, cada uno tiene su camino"

"Ya no soy un chaval que debuta, soy del primer equipo y he de basarme en el esfuerzo "

KIKE BARJA

Delantero de Osasuna