Al Tudelano se le escapa la victoria y un récord en el 90

El gol de Mikel Bueno, de penalti, es el primero que recibe el cuadro blanquinegro este curso

18.11.2020 | 20:10
Rodrigo Sanz trata de marcharse de un defensor del Haro.

Tudelano 1
Haro Deportivo 1

TUDELANO: Otaño, Sito, Lalaguna, Luso, Imanol Sarriegi, Rodrigo Sanz (Delgado, m. 78), S. Gassama (Samanes m. 46), Yasin, Álex Gualda, Diego Royo, A. Socorro (Obegozo m. 46) (Luis Jiménez m. 85) y Ángel Sánchez (Meseguer m. 80).
HARO DEPORTIVO: Fermín Sobrón, Kevin Calle, Javier Duro, Isaac Manjón (Borja García, m. 75), Josua Pérez (Txomin Barcina, m. 75), Mikel Bueno, Joseba García (Ander Peciña, m. 64), Jon Iruarrizaga, Morgado, Gaizka Martínez (Yuya Yosimura, m. 83) y Mario Urrecho (Eneko Eizmendi, m. 64).
Goles 1-0, min. 56: Orbergozo; 1-1, min. 90: Bueno.
Árbitro: Pardeiro Fuente (Comité Cántabro). Mostró amarillas a los locales Sanz, Royo, Sánchez y Delgado, y a los visitantes Sobrón, Calle, Morgado y Martínez
Estadio: Ciudad de Tudela. Sin público.

El Tudelano sumó un punto amargo ayer en el partido aplazado con el Haro, correspondiente a la cuarta jornada de liga. Los blanquinegros siguen invictos, pero el penalti cometido por Delgado en el último minuto del encuentro frustró una victoria que los de Nacho Martín ya saboreaban, tras adelantarse en los primeros minutos de la segunda parte gracias a la pena máxima transformada por Orbegozo. Además, el tanto del Haro Deportivo es el primero que ha recibido el Tudelano, que era uno de los tres equipos, del total de 102 que componen la Segunda División B, que no habían recibido un gol en contra todavía.

Los de Tudela querían sumar su segundo triunfo en casa, pero ayer notaron demasiado los cambios que el técnico riojano se vio obligado a realizar en el once inicial debido a las bajas por lesión y positivos por covid-19. Las ausencias en ataque de Álex Sánchez, Diego Suárez y Mikel Orbegozo, que salió tras el descanso y se tuvo que retirar lesionado antes de tiempo tras haber marcado desde los once metros, hicieron que se viera sobre el césped del estadio Ciudad de Tudela a un equipo poco reconocible, nada que ver con el que tan buenas sensaciones había mostrado en el arranque liguero.

En la primera parte el Tudelano apenas inquietó la portería del Haro, si bien es cierto que no sufrió en defensa porque el conjunto riojano tampoco chutó entre los tres palos en los primeros 45 minutos. Tras el descanso, Nacho Martín movió algunas piezas para tratar de recomponer al equipo. Dio entrada al campo a Orbegozo y Samanes, que jugó sus primeros minutos tras su regreso al club este verano, y el equipo mejoró, aunque siguió faltándole fútbol. Una entrada por la izquierda de Sito Barrera provocó el penalti que permitió a los locales adelantarse en el marcador. El portero del conjunto riojano, al tratar de cortar un balón, se llevó por delante al escurridizo lateral izquierdo y el árbitro Pardeiro Fuente no lo dudó y señaló penalti. Lo lanzó por el centro Orbegozo, que engañó a Fermín Sobrón, y puso en ventaja al Tudelano.

Tras el gol, los locales dejaron la iniciativa al Haro, que intentaba con poca fortuna acercarse a los dominios de Otaño. Con el paso de los minutos, el Tudelano fue poco a poco cediendo metros y al final los riojanos acabaron generando peligro simplemente por inercia. Cuando parecía que el marcador ya no se movería, llegó el penalti de Delgado a la salida de un córner al tratar de despejar un balón. Los jugadores blanquinegros protestaron ostensiblemente, pero, de nuevo, el colegiado cántabro no dudó en ningún momento al dirigirse al punto de los once metros. Otaño repelió el lanzamiento de Txomin Barcina, pero Mikel Bueno no perdonó al recoger el rechace. Se quejaron también de esta acción los jugadores riberos, reclamaron que el autor del gol estaba dentro del área en el momento del lanzamiento del penalti. No lo consideró así el árbitro que dio por bueno el tanto visitante y ya no hubo tiempo para más.