El Eibar perdona a un Valencia sin chispa

1º Division los 'che' chocaron contra Dmtrovic y los armeros no evitaron los palos

08.12.2020 | 00:38
Kike García frente a Daniel Wass.

Eibar0

Valencia0

EIBAR Dmtrovic; Correa, Burgos, Bigas, Arbilla, Expósito, Álvarez (Recio, n. 87), Inui (Pozo, m. 69i, Bryan Gil, Muto (Enrich, m. 81) y Kike García.

VALENCIA Jaume; Wass, Gabriel, Mangala, Lato (Correia, m. 83); Racic, Soler, Musah (Remeseiro, m. 69), Guedes; Vallejo (Gameiro, m. 69) y Maxi.

Árbitro Xavier Estrada Fernández (Comité Catalán). Amonestó en el minuto 41 a Esteban Burgos y en el 43 a Anatz Arbilla, en el minuto 68 a Álvarez, los tres del Eibar y también amonestó en el minuto 56 a Racic del Valencia.

Estadio Ipurua a puerta cerrada.

Eibar – El Eibar perdonó (0-0) al Valencia ayer en el cierre de la jornada 12 de LaLiga Santander en el Estadio de Ipurua, con más y mejores ocasiones para terminar encerrando a los che, incapaces de aspirar al triunfo para alejarse de la zona baja. Los de José Luis Mendilibar apretaron en busca de la segunda victoria seguida por primera vez esta temporada. Dominaron el partido desde la posesión y la intensidad en su juego. Los guipuzcoanos, con un paso adelante más en la última media hora, generaron ocasiones como para ganar el partido.

El control local no se tradujo en opción clara de gol a lo largo del primer tiempo, pero la buena actuación de Bryan Gil daba una sensación de peligro que en el Valencia era nula. Kike García no tuvo su noche, pero le llegaron varios balones que no encontraron la red, en especial en la segunda parte.

El Valencia no enseñó reacción más allá de dos chispazos, que eso sí tuvo que salvar Dmitrovic. El meta local aguantó con el brazo izquierdo en el aire un cañonazo de Racic y ya en el descuento atajó una buena ocasión de Gameiro. Fue la única contra que tuvo el equipo de Javi Gracia, sin ideas ni profundidad, cada vez más encerrado en su campo.

En los locales, además de Kike, Enrich tuvo su ocasión, entrando en el minuto 82, y Bryan Gil casi sorprendió a Jaume en una falta directa. El partido fue un continuo toma y daca, con los dos equipos poco conformes con el empate. El Eibar llevaba el balón y el Valencia esperaba agazapado algún error armero, que apenas se produjo. El dominio eibarrés se plasmó en los ocho saques de esquina que tuvo a lo largo de todo el encuentro, por ninguno del Valencia.

Al final, el reparto deja al Eibar con 14 puntos y al Valencia con 13, dos puntos por encima del descenso el equipo 'che' en una temporada que sigue siendo para sufrir más que para mirar a la zona europea de la tabla.