Asalto a la octava plaza

primera el aspil-vidal se irá al parón en ‘play off’ si derrota a palma futsal

08.02.2020 | 21:01
Pedro protege el balón ante Aicardo (FC Barcelona) en el partido disputado en el Ciudad de Tudela.

tudela - El pinchazo de Peñíscola en Zaragoza (se dejó dos puntos) ofrece la posibilidad al Aspil-Vidal Ribera Navarra de meterse en puestos de play off antes del parón por la Copa de España si hoy es capaz de derrotar a Palma Futsal en el Ciudad de Tudela (13.15/LaLigaSportsTV), Una victoria, además, permitiría a los de José Lucas Mena Pato cortar la racha de empates consecutivos (cinco en total) y sumar su séptima jornada sin perder, igualando sus mejores registros de imbatibilidad en Primera División.

Pero no lo tendrá fácil el conjunto naranja porque enfrente estará Palma, un equipo que crece temporada tras temporada y que se ha ganado el derecho a ser considerado como uno de los aspirantes al título de Liga, pese a que su marcha este curso está siendo un tanto irregular. No obstante, los de Vadillo, llegan a Tudela con la moral a tope tras granar a Movistar Inter la pasada jornada. "Es una semana difícil, como todas últimamente, pero tenemos la ilusión de sacar los tres puntos antes de que lleguen los días de descanso para afrontar la recta final", señala Pato, consciente de que es necesario empezar a sumar de tres en tres después de cinco empates. "Han sido empates ante rivales complicados que están en la misma lucha que nosotros, pero sumando de uno en uno es más complicado, así que necesitamos ganar", añadió.

Una victoria que el alicantino, que recupera para mañana a Javivi después de tres partidos y casi un mes lesionado, reconoce que será "complicada". "Palma está a la altura de ElPozo. Tiene unas individualidades espectaculares y gente de mucho gol, por lo que tendremos que hacer nuestro trabajo", manifiesta el técnico, que señala como clave el "evitar las pérdidas de balón en la elaboración para no darles superioridades y estar más atentos en la estrategia, un punto que decidió el partido de la ida", en el que los baleares vencieron por 5-0.