La virtud del término medio

Son la oferta intermedia de la gama SUV de Mercedes, es decir, dos referencias en sus respectivos segmentos. Los nuevos GLC y GLC Coupé se confirman como dos propuestas todavía más tentadoras tras su intensa puesta al día.

10.02.2020 | 01:42
Los renovados GLC SUV y Coupé se rearman para seguir siendo dos de los SUV de alta gama más seductores del mercado. Fotos: Mercedes-Benz

En realidad, la virtud del término medio es una máxima heredada de la filosofía griega, concretamente de Aristóteles, pero que en esta ocasión requiere de una matización. Y es que considerar a los renovados Mercedes-Benz GLC SUV y Coupé como término medio sólo puede hacerse en un contexto en el que tomen parte sus hermanos GLA y GLE, es decir, dos modelos que representan a la perfección lo que es la gama Premium de los SUV actuales por debajo y por encima de los GLC en cuanto a dimensiones, prestaciones y prestigio, dentro de la siempre selecta oferta que conforman los modelos del fabricante de la estrella.

El GLC (4,669 metros de largura y 550 litros de maletero) llegó al mercado hace ahora cuatro años y se convirtió en el modelo más popular de la marca, como recuerdan desde Mercedes, fruto de sus "excelentes propiedades de conducción, tanto en carretera como fuera del asfalto, su espaciosidad, su funcionalidad y el nivel de confort que ofrece a sus ocupantes". Ahora recibe un impulso adicional merced a su "presencia más señalada, un nuevo concepto de manejo, el sistema de infoentretenimiento MBUX (Mercedes-Benz User Experience con manejo por tacto, gestos o mando fónico Hey Mercedes optimizado de serie), innovadores sistemas de asistencia a la conducción y una nueva gama de motores". En la misma línea, su hermano GLC Coupé (4,742 metros de longitud y 500 litros de maletero), una suerte de SUV de línea y carácter más deportivo, se beneficia de similares mejoras.

Con un aspecto exterior más musculoso y deportivo, abundancia de cromados, faros de led High Performance, luces traseras de led y paragolpes y calandra de nuevo diseño, los GLC y GLC Coupé aportan un imagen todavía más seductora; sensación que luego se corrobora con un interior en el que el diseño y la calidad de los acabados, con materiales nobles como la madera de poros abiertos, por ejemplo, se conjugan con un manejo sencillo e intuitivo. También al volante se disfruta de un elevado dinamismo asociado a una dotación de ayudas a la conducción cada vez más sofisticadas. El asistente activo de distancia y el de dirección ayudan a mantener la distancia de seguridad y a situar el vehículo dentro del carril, adaptando automáticamente la velocidad en curvas o ante cruces. Otros mecanismos, como la función de giro del asistente de frenado activo, reducen el riesgo de colisiones actuando sobre los frenos si el conductor no se percata de que llega un vehículo en sentido contrario; en tanto que el asistente de maniobra con remolque nos facilita la conducción marcha atrás con un remolque acoplado.

Luego, para quienes el completo y extenso equipamiento de serie no sea suficiente o simplemente deseen contar con una dotación personalizada, las posibilidades de configurar un modelo a medida son interminables. Elementos como los faros Multibean Led, el cuadro de instrumentos totalmente digital, el control de confort Energizing y su asistente que recomienda programas ambientales en función de las necesidades y deseos de los ocupantes, los asientos multicontorno, el tren de rodaje mecánico Dynamic Body Control con amortiguación regulable, que se suma al Agility Control que viene de serie con diferentes modos de conducción, el programa Offroad para rodar sobre superficies no asfaltadas o la suspensión neumática Air Body Control son algunos de los elementos con los que cada comprador podrá hacerse con un GLC SUV o GLC Coupé a medida.

En el capítulo mecánico, por el momento se han dado a conocer las nuevas propuestas de cuatro cilindros -más adelante llegarán las de seis y ocho cilindros y las versiones híbridas enchufables-: dos de gasolina, ahora con hibridación suave EQ Boost basada en una red de 48V que les otorga el distintivo ambiental Eco de la DGT, y tres diésel. Todos disponen de tracción total 4Matic y cambio automático de nueve velocidades 9G-Tronic. Las gasolina cuentan con las variantes 200 (1.991 cc, 197 CV, 320 Nm, 215 km/h y consumos medios entre 7,1 y 7,5 litros; por 52.875 euros el GLC y 56.475 el Coupé) y 300 (1.991 cc, 258 CV, 370 Nm, 240 km/h y gastos medios de 7,1 a 7,5 litros; por 58.325 euros el GLC, 61.775 el Coupé); en tanto que los diésel disponen de las versiones 200d (1.950 cc, 163 CV, 360 Nm, 205 km/h y consumos medios de 5,2 a 5,5 litros; por 50.700 y 54.775 euros, respectivamente), 220d (1.950 cc, 194 CV, 400 Nm, 215 km/h y gastos medios de 5,2 a 5,5 litros; por 52.475 y 56.250 euros) y 300d (1.950 cc, 245 CV, 500 Nm, 240 km/h y de 5,7 a 6,0 litros de consumo medio; por 54.900 y 58.675 euros).

MERCEDES GLC SUV

Y COUPÉ