La charla

Pasión y fútbol

10.02.2020 | 02:18
Pasión y fútbol

Por mucho que nos empeñemos en seguir poniéndonos pantalones cortos o tirantes es imposible no ver como este verano ya va haciendo sus maletas para coger sus vacaciones. Desde hoy que los colegios van abriendo sus puertas, la rutina irá cogiendo forma otra vez. Hoy también es para mí el primer viernes de esta temporada y me niego rotundamente a hablar de rutinas ni de colegios. Hoy vamos a hablar de pasión? y de fútbol, faltaría más.

Me encanta la gente con pasión: prefiero una persona con pasión que siete con interés. Además, la pasión no se puede disfrazar, o tienes o no tienes.

El fútbol que no entiende de ropa de verano ya lleva días dándole a la pasión y mi amigo el fútbol base está a punto caramelo de arrancar con más pasión que nunca.

Si les digo que el fútbol es una pasión no les descubro nada: todos sabemos que la pelota esa nos vuelves locos e incluso a veces la llega a convertir en obsesión.

Leía hace poco unos datos que me dejaron pensativo; parece ser que cuando hay partidos importantes en el Estado, los hospitales bajan entre un 35% y un 45% sus pacientes en urgencias. Yo de medicina no tengo ni idea pero me da la sensación de que nuestra pasión es buena para la salud también.

Nuestros niños y niñas que marchan hoy con sus mochilas nuevas al cole no sé si pondrán la misma pasión en su primer día de clase que en su primer entrenamiento. Curiosamente, en el cole el primer día es el más divertido, pero generalmente el primer entreno suele ser una paliza de padre y señor mío. Quizá deberíamos aprender de los profes, ellos también le ponen mucha pasión a lo suyo.

En muchos pueblos navarros, durante sus fiestas les ponemos el pañuelico rojo a los nacidos en el año, yo sé lo quiero poner a esa remesa de niños y niños nuevos que el fútbol o el fútbol sala recibirá esta temporada. Serán cientos los que tocarán el balón oficial por primera vez y sentirán esa pasión más cerca que nunca. Ongi etorri.

Recordar que la pasión, al igual que el fútbol, es un sentimiento. Y a mí, lo que no me apasiona, me aburre.

El autor es técnico deportivo superior