La charla

El propio Rey Arturo

10.02.2020 | 05:37

yo no sé si lo aprendí en aquellas clases de historia cuando el BUP existía o me acuerdo por verlos en películas... pero cómo me gustaban esos Torneos a caballo que hacían en la Edad Media.

Aquellos caballos uno enfrente del otro, aquellos caballeros vestidos de hierro con una lanza larguísima y aquella dama preciosa en esa grada cutre te ponían en máxima tensión durante el duelo.

Quizá no estuviera muy atento en clase, porque no me acuerdo de todas sus normas, pero sí recuerdo alguna. Había que golpear en la zona protegida y, sobre todo, no se podía herir al caballo. Creo que allí no cumplía las normas ni el propio Rey Arturo, pero bueno? a eso estamos acostumbrados ahora también.

En esta época quedan interpretaciones de aquellos Torneos, pero lo que sobre todo hay actualmente son Torneos de fútbol base. No creo que haya un solo club en Navarra que no organice su Torneo de chiquillos o de chiquillas.

Este mes pasado ha habido varios y por algunos me he pasado para ver cómo va esa pretemporada de niños, padres, entrenadores y todo lo que se menea allí.

Los niños siguen igual, por suerte. Ellos juegan con la cara pintada de ilusiones y lo demás se la trae al pairo. Bien hacen. Vamos a ver si entre todos hacemos que el color de su cara siga intacto y no se lo borre alguna lágrima por no jugar, por una bronca a destiempo o por fallar un gol y que le vea su padre.

Los padres ahí estábamos ya con nuestros debates, que si este año nos salimos, que si Marquitos es mejor que Asier, que si con este entrenador vamos de culo y así toda la mañana. Las madres quizá más a lo suyo de momento, pero muy entusiasmadas también con la nueva temporada. A ver si de una vez por todas tanto padres como madres nos ponemos la banderita del respeto en el cuello y hacemos que esta temporada los protagonistas sean solo los protagonistas.

Ha querido Dios que me quedara sin mucho espacio para comentar el tema de los entrenadores y por lo cual sólo puedo decirles frase y media. El mejor entrenador de fútbol base no tiene por qué ser quien gane más partidos? ni más Torneos.

El autor es técnico deportivo superior