Santi Samanes: "Se agradece volver a entrenar tras tantos días parados"

fútbol / el navarro ha regresado a los entrenamientos con el arka gdynia en la primera división polaca

02.05.2020 | 01:00
Santi Samanes se entrena en casa. Foto: Cedida

pamplona – El jueves el navarro Santi Samanes volvió a entrenar con sus compañeros en grupos de seis personas y con distanciamiento. El lunes vuelve el grupo al completo. El 29 de mayo regresa la Liga. El futbolista de la Primera División polaca cumple su primera temporada en el Arka Gdynia y confía en terminar la Liga.

¿Qué sensaciones tiene después de volver a entrenar?

–Se agradece volver a la rutina porque era ya mucho tiempo sin tocar balón, sin entrenar con los compañeros, y aunque sean entrenamientos un poco atípicos al principio, poco a poco volverán a parecerse cada vez más a los de siempre, así que esto hace que por lo menos ya veamos la luz al final del túnel y empecemos así a coger ritmo y sensaciones que es mucho tiempo parados.

¿Cómo está viviendo la pandemia en Polonia?

–Psicológicamente la he vivido de más a menos, porque no esperaba que el confinamiento fuera tan largo. Intento estar ocupado todo el día con distintas tareas como cocinar, ver series, jugar a la play, hablar con mi familia, llamar a mis amigos€ Cuando estás solo fuera de casa, te das cuenta que lo que te da vida es el día a día de estar con tus compañeros, entrenar, evadirte€ mentalmente eso me hundió un poco, pero ahora se ve luz.

¿Qué medidas se han tomado?

–Polonia lo está haciendo genial. Hay unos 12.000 casos en todo el país porque tomaron medidas muy rápido. Cuando había cien casos en todo el país ya estábamos en cuarentena. Primero abrieron los parques y los bosques para pasear y correr y psicológicamente se empezó a llevar mejor.

¿Sigue la evolución en Navarra? ¿La distancia aumenta la preocupación?

–Sí, a través de mi familia, mis amigos y las redes sociales. Más que la preocupación, aumenta las ganas de ver a tu familia, que si ya son grandes cuando estás tan lejos, en esta situación todavía más.

¿Qué nos va a enseñar la pandemia?

–A valorar los pequeños detalles como visitar a nuestros abuelos (los míos son Antonia y Baldomero y Fermín y Rosario), hablar con nuestros amigos, un simple qué tal, una videollamada... En esta situación se valora muchísimo cuando estás tan lejos.

¿Qué será lo primero que haga cuando acabe el confinamiento?

–Creo que nos van a limitar ciertas actividades durante mucho tiempo, pero estoy deseando ir a comer fuera con mis compañeros, ir a tomar un café€ cosas normales con las que disfrutábamos tanto y no lo sabíamos. Tengo muchas ganas de una comida y sobremesa con mis compañeros.

¿En qué momento deportivo estaban?

–En un momento crítico. Esta Liga se divide en dos fases. A la primera fase le quedaban cuatro partidos y otros siete de la segunda, que es en la que se decide todo, el ganador de la Liga, los que van a Europa y descensos.

¿Cómo le van las cosas?

–Estoy teniendo muy mala suerte esta temporada, porque estuve casi ocho meses lesionado de pubis y tuve que operarme. Jugué un partido después de la lesión y cuando tenía opciones de ser titular, se paró la Liga por la pandemia. Es mala suerte, pero me lo tomo con tranquilidad, todo llegará.

¿Qué tal se ha adaptado a la vida en Polonia?

–Soy una persona que no tiene miedo a los cambios y que se relaciona muy bien. También he tenido suerte de que hay un buen grupo de extranjeros en el equipo y el día a día me lo hacen muy fácil. Con la lesión me costó un poquito porque vine con mucha ilusión y estar tanto tiempo parado y solo es complicado, pero tuve visitas de mi familia y lo agradezco, porque hemos pasado momentos difíciles.

¿Sigue a los equipos de Navarra?

–Los sigo a todos y los tengo como favoritos en mis marcadores. Esperemos que esta situación pueda ayudar a Tudelano e Izarra a salvar la categoría, importante para el fútbol navarro, y sobre todo sigo a Osasuna, donde estuve 8 años y tengo buenos amigos. Me alegro que cuente con los de casa.

el protagonista

Fecha y lugar de nacimiento. 28 julio 1995, Berriozar.

Dónde vive. Gdynia, una ciudad turística en la costa norte polaca. "La mayor diferencia son los horarios de comidas y cenas".

Estudios. Títulos de masajista deportivo, quiromasaje, superior de quiromasaje. "Dejé la universidad por el fútbol, pero tengo pendiente retomar en un futuro".

Trayectoria deportiva. Desde los 8 a los 16 años jugó en Osasuna tras iniciarse en San Agustín. Militó en Lagunak, Pamplona, Peña Sport, Tudelano, Valladolid B y Coruxo.