Muguruza vapulea en Australia a Zarina Diyas

Su rival en octavos será la japonesa Naomi Osaka, tercera del mundo

13.02.2021 | 00:47
Garbiñe Muguruza celebra su victoria ante la kazaja Zarina Diyas.

La hispanovenezolana Garbiñe Muguruza (14ª favorita) demostró de nuevo su gran estado de forma al barrer a la kazaja Zarina Diyas, con un contundente doble 6-1, y avanzó a los octavos de final del Abierto de Australia donde se medirá mañana a la japonesa Naomi Osaka (3ª del mundo).

Muguruza realizó un partido muy completo: mantuvo su servicio durante todo el encuentro y aprovechó cinco de las ocho pelotas de rotura de que dispuso, para acabar el duelo en menos de una hora.

Por su parte, la estadounidense Serena Williams (10ª favorita) logró una trabajada victoria ante la rusa Anastasia Potapova, de 19 años, por 7-6 (5) y 6-2, y se enfrentará a la bielorrusa Aryna Sabalenka (7) en los octavos de final.

Djokovic, con problemas físicos

En el cuadro masculino, el serbio Novak Djokovic (primer favorito y ocho veces ganador en Melbourne Park) sobrevivió a pesar de su lesión en el costado abdominal y venció al estadounidense Taylor Fritz (27) por un ajustado 7-6 (1), 6-4, 3-6, 4-6 y 6-2.

"Es una de las victorias más importantes de mi carrera. Mi intención era estar ahí, apenas podía restar. Tengo el músculo desgarrado", explicó el serbio, que confesó que no está seguro de poder afrontar mañana su encuentro de octavos de final ante el canadiense Milos Raonic (14).

Otra victoria destacada fue la que consiguió el austríaco Dominic Thiem (3º cabeza de serie) al remontar dos sets ante el australiano Nick Kyrgios, por 4-6, 4-6, 6-3, 6-4 y 6-4, en un partido que volvió a ser una caldera a presión repleta de fans aussies.

"Estaba ya contemplando la derrota. Es un gran jugador, sobre todo cuando está motivado. Pero mi final en 2020 me enseñó a que nada está perdido hasta el final", aseguró el vigente campeón, que no se dejó intimidar por el alto nivel de Kyrgios en las dos primeras mangas, ni se despistó con sus clásicos trucos para molestar al rival ni con la ruidosa grada.