BNC lo consigue por fin

Enerparking pasó por encima del Algeciras con 101 puntos en su primera victoria en casa

20.11.2021 | 23:07
Una de las jugadas del partido

Enerparking 101
Damex Algeciras 65


ENERPARKING BNC Hoffman (9), Balastegui (7), Fercho (7), Font (20), Ugochukwu (8) –cinco inicial–, Treviño (6), De La Hera (9), Rogers (13), Yárnoz (10), García (12) y Badji.

DAMEX UDEA ALGECIRAS Thiam (8), Perea (5), Ndiaye (3), Ortega (13), Najdawi (15) –cinco inicial–, Polanco (8), Fernández, Estevez (10), López, Malla, Koyanouba (3) y Uariachi.

Parciales 22-18, 33-19 (55-37), 22-18 (77-55) y 24-10.
Árbitros Javier Borrego y Miguel Ángel Soto.
Pabellón Arrosadía. Unos 800 espectadores.

Lo bueno se hace esperar, y Basket Navarra ya esperó mucho. Esperó cinco derrotas para triunfar pletórico ayer en casa, ante sus 800 fieles espectadores. Lo hizo frente al Algeciras y muy convencido de su objetivo y sus posibilidades, esta vez sí.

Desde el primer cuarto, Enerparking convirtió estas posibilidades en realidades. Para empezar, un triple de Font presentaba Basket Navarra al Algeciras; serio, convencido y con ganas de otorgar la primera victoria a su grada. Una grada que arropaba a los rojillos, 800 defensas en pista. Un mate de Ugochukwu liberado indicaba el camino a los de Juste. Volvió Adrián y la capitanía a la pista, nada más y nada menos que 101 puntos para reencontrarse con el baloncesto.

En el segundo cuarto Enerparking entró más acertado, con un parcial de 33 puntos, pero con entradas fáciles para ambos conjuntos. Basket Navarra se encontraba contento y con muy buenas sensaciones, lo que daba confianza a Fercho para puntual su primer triple en su primera temporada en Leb Plata.

Llegaron faltas innecesarias, compensadas con 2 triples de Font, que ayer se hinchó a tiros de tres y García anotaba el punto 55 con un tiro en suspensión rozando la bocina para mandar a sus compañeros al descanso.

Tras la vuelta de los vestuarios a Basket Navarra le tocó defender más de lo que le hubiera gustado, pues el rival confiaba todavía en la remontada y se puso las pilas. Pero poco le duró, porque se desgastó pronto. Y porque estaba delante de un equipo que hacía cosas que no había hecho antes, como anotar 101 puntos y gritar de emoción. Esta emoción se convirtió un poco en aceleración, y esto era lo que los de Juste no se podían permitir. Si el partido estaba yendo bien era por la cabeza con la que se plantaban en campo de ataque.

Con un Algeciras rendido a los pies de Enerparking comenzaba el último y definitivo cuarto. Un cuarto muy tenso a pesar de la brecha que habían logrado los de Juste de 17 puntos. Aquí Basket Navarra perdió mucho de lo que había conseguido en la primera parte. Así que aposentaron la cabeza de nuevo. 2 tapones seguidos y una jugada hilada de pases que terminaba en manos del capitán hizo levantar a Arrosadía, esos 800 fieles espectadores. Pero lo que no sabían era que se acercaba el punto 100 y ahí sí que tendrían que darlo todo, porque tenían que igualarse a sus jugadores. Y lo dieron. Arrosadía temblaba con el tiro libre de Yárnoz que daría el punto número cien y gritaba levantándose y alzando los brazos.

Basket Navarra había conseguido una más que aireada victoria en la vuelta de su capitán. Era tan necesaria que no se conformarían con ganar de diez puntos, sino que decidieron multiplicarlo por diez para volver a confiar en ellos mismos y en Basket Navarra. Lo bueno se hace esperar, y Basket Navarra ya no espera a nadie.

noticias de noticiasdenavarra