Victoria que vale oro

Basket Navarra está un paso más cerca de su objetivo, la permanencia, tras superar a Morón

12.02.2022 | 23:12
Jordan Rogers entra al aro contra Awana, del Club Baloncesto Morón.

Enerparking BNC 73
Baloncesto Morón 69


ENERPARKING BASKET NAVARRA Balastegui (8), Treviño (5), Rogers (5), Yárnoz (10)– cinco inicial–, Hoffman (14), Sariñena, Fercho (3), Font (6) y García.

CLUB BALONCESTO MORÓN De Sousa (15), Casero, Lopes (7), Burgos (16), Parejo (13)– cinco inicial–, Marin (9), Cecilia (2), Herrera (4), Awana (2) y Hagins (1).

Parciales 16-13, 18-10 (34-23), 19-23 (53-46) y 20-23.
Árbitros Cristian José García Rodríguez y Jose Sánchez Jiménez.
Pabellón Arrosadía.

Enerparking Basket Navarra se quedó la victoria en casa ante el Club Baloncesto Morón en un partido muy importante para el objetivo rojillo, la permanencia en Leb Plata.

El partido comenzó a un ritmo característico de cuarto tiempo, pero el duelo no había hecho más que comenzar. Sorpresa para los rojillos, había que aguantar ese ritmo los cuarenta minutos, gran reto para ser los primeros minutos. Pero los de Juste pusieron su juego y sus normas sobre el párquet y dominaron durante todo el primer cuarto. Con una defensa muy buena, los de Juste aguantaban cada acción hasta agotar la posesión.

Con balón era clave llegar a campo de ataque antes que los rivales y terminar colando el balón sin defensa. Los rivales eran corpulentos y encontrárselos debajo del aro reducía las opciones a la mitad. De esta forma, Basket Navarra lograba quitarse a Morón de los talones y coseguir un poco se aire en el marcador.

El segundo cuarto fue el cuarto con más suerte para los navarros. Un Enerparking claro y decidido se ponía a diez puntos de los sevillanos, que se desinflaban por momentos y daban paso a unos rojillos pletóricos. Los jugadores de Juste tenían que aprovechar esta situación y en ataque supieron verlo. Agresividad, inteligencia y vista para ver los huecos marcaban unos minutos de un Basket Navarra muy despierto. Yendo muy duros al aro lograban también provocar faltas con las que llegaban al descanso nueve puntos de ventaja.

Tras el paso por los vestuarios Basket Navarra seguía creciendo, pero Morón no se quedaba atrás. Los de Sevilla presionaban mucho arriba y, con numerosos robos en la parte alta de la zona que terminaban en contraataque, los rivales s ponían a seis puntos.

El partido comenzaba a alborotarse y los rojillos a contagiarse del juego sevillano. Había que crecerse o el partido se les iba. Y así lo hicieron, un triple de Ugochukwu conseguió el efecto deseado. De aquí en adelante solo había que mantenerse firmes y avispados para no dejarse superar. Pero la agresividad rival podía a esta firmeza y la brecha era solo de tres puntos.

El cuarto definitivo comenzó mal para un Basket Navarra atascado y un Morón más que acertado de cara al aro. Los sevillanos veían posibilidades y no las desaprovechaban en el feudo rojillo. La ventaja lograda en la primera parte se fue reduciendo hasta los tres puntos, pero nunca hasta igualar o ponerse por encma en el luminoso.

Poco le duraron a Basket Navarra los minutos de descanso, que más que para descansar sirvieron para reunir las fuerzas necesarias para disputar los últimos cinco minutos y apretar los dientes para quedarse con la victoria y por lo tanto, dar un paso de gigante hacia la permanencia en Leb Plata. Los rojillos se volvieron a inflar y dos triples de Treviño y Rogers ponían a diez puntos a los locales y recuperaban la ventaja anterior. La perseverancia permitió a los rojillos la victoria y el gran paso hacia su objetivo, la permanencia en Leb Plata.

noticias de noticiasdenavarra