El BCE mantiene los tipos al 0% por el frenazo económico, mayor del previsto

Culpa de la pérdida de fuelle al proteccionismo, el ‘brexit’ y los problemas de la automoción alemana

08.02.2020 | 16:14
Luis de Guindos y Mario Draghi, ayer en Fráncfort.

Fráncfort - El Banco Central Europeo ha optado por alejar la subida de tipos al advertir de un freno mayor de lo esperado en la economía europea. El presidente del BCE, Mario Draghi, explicó que el Consejo de Gobierno se va a dar más tiempo para analizar la situación económica hasta marzo y ver si es necesario modificar la orientación sobre los tipos de interés.

Después de reconocer que los riesgos a la baja para el crecimiento han aumentado, Draghi afirmó en rueda de prensa que se mantiene la incertidumbre por factores geopolíticos y el proteccionismo. No obstante, consideró que la posibilidad de recesión es baja porque las condiciones financieras son buenas y el bajo nivel de los precios de la energía incrementa los ingresos disponibles de los hogares.

"Draghi eligió mantener sus cartas contra el pecho", señala Bart Hordijk, analista de Monex Europe, añadiendo que el banquero italiano eludió responder directamente a la pregunta sobre las expectativas de la primera subida de tipos del BCE y solo dejó ver que se mencionó la posibilidad de reeditar las subastas de liquidez a largo plazo, pero sin ofrecer detalles al respecto.

compra de deuda El BCE dispondrá en marzo de las nuevas proyecciones macroeconómicas del personal del BCE. De momento, la información económica disponible "ha continuado siendo más débil de lo esperado", dijo Draghi tras la reunión del Consejo de Gobierno. Se trata de la primera reunión después de que el BCE ha dejado de comprar deuda de la zona del euro.

El BCE mantuvo los tipos de interés de referencia a los que presta a los bancos semanalmente en el 0 % y su orientación respecto al futuro, por lo que prevé que seguirán en el nivel actual hasta, al menos, durante el verano de 2019.

Pero los mercados descartan que el BCE vaya a incrementar la tasa de interés de depósito -que ahora es negativa (-0,4 %) y por ello cobra a los bancos por el exceso de sus reservas-, antes de primavera de 2020. Draghi dijo que los tipos de interés negativos han sido y son un "instrumento de política monetaria muy efectivo".

También dejó entrever en la rueda de prensa que para subir los tipos de interés este año la economía se tiene que recuperar pronto.

El BCE va a reinvertir el principal de los bonos adquiridos mediante el programa de compra de deuda pública y privada que vayan venciendo durante un período prolongado tras la fecha en la que comience a subir los tipos de interés oficiales.

Algunos miembros del Consejo de Gobierno plantearon la posibilidad de realizar nuevas operaciones de liquidez a largo plazo, pero no se tomó una decisión en esta reunión, según Draghi. Esta liquidez ayudará especialmente a los bancos italianos y españoles a financiar sus carteras de bonos soberanos cuando venzan las anteriores operaciones a cuatro años.

El BCE considera que los riesgos para la economía de la zona del euro son ahora a la baja, mientras que en diciembre consideró que estaban ampliamente equilibrados. El banco confía en que la inflación convergerá hacia su objetivo, que es una tasa algo por debajo del 2 %. Esta confianza se basa en la continuación del crecimiento económico, la buena situación del mercado laboral y las subidas de los salarios, especialmente en Alemania, según dijo Draghi. El presidente del BCE afirmó que el Consejo de Gobierno ve "estos componentes moviéndose en la dirección adecuada" y que es una cuestión de tiempo.

subida de la inflación Draghi también considera que las condiciones financieras y la política monetaria del BCE, que es muy expansiva, siguen apoyando la confianza del Consejo de Gobierno en que la inflación subirá.

El banquero italiano explicó que el Consejo de Gobierno fue unánime en el hecho de reconocer que el crecimiento es más débil y en ver los factores que han causado este debilitamiento como el proteccionismo, las prolongadas negociaciones sobre el brexit y la posibilidad de que no haya acuerdo. Según dijo, algunos países de la zona del euro están más expuestos al brexit que otros.

Otros factores son la ralentización del crecimiento de China, el cierre de la Administración en EEUU y los problemas del sector automovilístico en Alemania.

Si persisten estos factores, añadió Draghi, el Consejo de Gobierno espera que el debilitamiento económico de la zona del euro se prolongue más tiempo. El Consejo de Gobierno confía además en que las medidas del Gobierno chino para afrontar el debilitamiento funcionarán y que, por ello, ese debilitamiento no será prolongado. - D.N.