Navarra, la Comunidad Autónoma donde más baja el paro registrado, un 8,4% en el último año

La afiliación a la Seguridad Social crece un 3,16% en 2018, frente al 2,94% de la media estatal

El cierre de la campaña navideña eleva en enero un 2,24 % el paro - El número medio de afiliados a la SS se sitúo en 280.133, 2.509 menos que en el mes de diciembre

08.02.2020 | 17:43
Varias personas en la oficina del Servicio Navarro de Empleo de Tudela.

Navarra es la Comunidad Autónoma en la que más baja el desempleo en los últimos 12 meses, un 8,4%

PAMPLONA. El número de personas desempleadas registradas en las Agencias del Servicio Navarro de Empleo-Nafar Lansare (SNE-NL) se ha situado al comienzo del año, datos de enero, en 33.579 personas.

A pesar de que se ha producido un aumento del desempleo, hecho sin duda negativo, los datos reflejan que dicho incremento ha resultado significativamente menor que el producido en otros años y más bajo que los aumentos producidos en los años previos a la crisis, indica el Gobierno foral en una nota.

Como se ha señalado, tal y como era de esperar por la persistente incidencia estacional, se produce un incremento del desempleo registrado en enero. Lo cierto es que el ejemplo más claro de la incidencia de dicha estacionalidad, en este caso por su negativa influencia, se da precisamente en el primer mes del año. Habitualmente se trata del peor período en términos de incremento mensual y esto sucede independientemente del ciclo económico. La cuestión, por tanto, es comparar lo sucedido en enero del presente 2019 con lo ocurrido en el mismo mes de años anteriores para de esta forma valorar en su justa medida los datos.

De esa comparativa se desprende que a pesar del aumento mensual del desempleo, una circunstancia negativa, la tendencia o contexto en términos de paro registrado resulta sin duda favorable. Así, la comparativa de la variación producida con las de los años anteriores indica que se trata del menor incremento mensual de los últimos catorce años. Este aumento mensual ha sido del 2,2% (737 personas desempleadas más); pues bien, en 2016 el aumento mensual producido en enero fue del 4,6% (1.970 personas paradas más), en 2017 del 3% (1.197), y en enero del pasado 2018 fue del 2,6% (925). Pero, si nos remontamos a los años previos a la crisis, años 2006 y 2007, los incrementos fueron mayores ya que alcanzaron el 5,2% (1.156 personas paradas más en enero) y el 6,9% (1.449 más) respectivamente.

Por otra parte, como aspecto claramente positivo hay que destacar el importante descenso del desempleo en términos anuales, un -8,4%, lo que supone una bajada de 3.078 personas desempleadas en un año.

En este sentido tampoco conviene olvidar que la cota máxima de desempleo se alcanzó en Navarra en febrero de 2013, entonces la cifra de personas desempleadas fue de 56.524. Es decir, desde entonces la reducción ha sido del -40,6%, lo que ha supuesto un descenso de 22.945 personas paradas registradas.

Por otro lado, en el Estado el desempleo se ha incrementado mensualmente en mayor medida, un 2,61%. Además, en términos interanuales, el desempleo desciende con mayor intensidad en Navarra, el mencionado -8,4% frente al -5,5% en el Estado.

Con esta evolución, Navarra es la Comunidad Autónoma donde más desciende el desempleo en un año. Por tanto, ese descenso es superior a la de las comunidades de nuestro entorno (Aragón con un descenso del -4,2%, País Vasco -5,9% y La Rioja con un -6,55%).

Un elemento de especial transcendencia es el relativo a la cobertura del Sistema estatal de protección por desempleo. Los últimos datos presentados continúan certificando la limitación del sistema estatal a pesar de la ligera mejoría en la proporción de cobertura. La tasa de cobertura por desempleo correspondiente al mes de diciembre, último dato disponible, es del 52,01%. Es decir, 1,5 puntos más que la de noviembre y 2,5 puntos más que la de hace un año.

En definitiva, a pesar del ligero aumento de la cobertura, más de la mitad de las personas desempleadas, exactamente un 52,2%, siguen careciendo de cobertura en este sistema. Así, si se tiene en cuenta al conjunto de la población desempleada, el número de personas paradas sin cobertura en Navarra se cifra en 17.142 personas.

Por su parte, en el Estado, la tasa de cobertura asciende hasta el 60,4%, es decir, es 8,4 puntos superior.

Afiliación a la Seguridad Social y contratación

Como suele ser habitual en el primer mes del año, acompañando al aumento del desempleo se une el descenso de la afiliación. Lo cierto es que enero resulta ser un mes desfavorable en este sentido.

En cuanto a los datos, el número medio de personas afiliadas a la Seguridad Social en Navarra se sitúa en el mes de enero en las 280.133, por tanto, 2.509 menos que el mes anterior, pero 8.571 más que hace un año. Estos incrementos suponen en términos porcentuales un descenso del -0,89% en un mes y un crecimiento anual del 3,16%.

La comparativa con el Estado indica que en Navarra se ha dado un menor descenso mensual de la afiliación y una mayor creación anual del empleo, ya que las variaciones en el Estado han sido de un -1,08% mensual y del 2,94% anual.

De manera similar a lo que sucede en el caso del desempleo registrado, el dato de enero es, dentro del hecho negativo que supone el descenso de la afiliación, el mejor dato del primer mes del año de los últimos catorce años. Es decir, en toda la serie analizada, 2006-2019, es el menor descenso mensual del mes de enero.

Por otra parte, se debe reseñar que la comparativa con las comunidades de nuestro entorno indica un crecimiento anual del empleo superior. Ya se ha indicado que en Navarra se ha dado un aumento anual de la afiliación del 3,16%. Pues bien, en Aragón el incremento ha sido del 2,21%, en el País Vasco el aumento ha sido del 1,88% y en La Rioja el crecimiento anual de la afiliación ha sido del 2,41%.

En cuanto a las cifras de contratación, resulta positivo el aumento significativo del número de contratos registrados. Así, el número de contratos con centro de trabajo en la Comunidad Foral registrados en el Servicio Navarro de Empleo-Nafar Lansare durante el mes de enero de 2019 ha sido de 33.655 contratos. Esta cifra supone un aumento de 7.395 contratos respecto al mes anterior, es decir, diciembre de 2018, y por tanto, un incremento mensual del 28,2%. Además, en términos anuales se ha dado un aumento del número de contratos del 7,7%, lo que supone 2.403 contratos más respecto a enero de 2018, año en el que conviene recordar que se ha alcanzado una cifra histórica de contratación.

Otro elemento a destacar de manera especialmente positiva es que el incremento mensual de la contratación indefinida ha sido superior a la temporal. El número de contratos indefinidos ha aumentado en un mes un 39,3%, mientras que se ha dado un aumento del 27,4% en el caso de los contratos temporales.

Estas variaciones han hecho que el peso de la contratación indefinida se sitúe aproximadamente en el 7,1% de la contratación realizada.

Por otra parte, hay que recordar que en todo 2018 no solo aumentó el total de la contratación, sino que también se produjo un mayor crecimiento en términos relativos de la contratación indefinida, superior al aumento de los contratos temporales. Así, el número de contratos indefinidos creció en el pasado 2018 un 19,4%, mientras que se produjo un incremento del 2,7% en el caso de los contratos temporales.

Además, los datos acumulados de los contratos temporales mostraron como la contratación temporal mejoraba respecto a su duración. Así, según la variación anual, el número de contratos temporales cuya duración era superior a seis meses se incrementó un 7,4% en todo 2018, mientras que los contratos de menos de una semana se redujeron un -0,8%. Sin embargo, como aspecto negativo conviene reseñar que resulta persistente el importante peso de este tipo de contratación, circunstancia que denota una importante "flexibilidad" de la contratación.

En ese sentido, en el caso de la duración registrada en enero de 2019, un 43% de los contratos temporales son de una semana o menos de duración, un 31,6% no tienen una duración determinada, el 12,1% son contratos temporales de entre un mes y seis meses, el 10,9% de más de una semana a un mes, y el restante 2,4% son contratos temporales de seis a más meses de duración.

Desglose de datos del paro

Por agencias de empleo, en términos mensuales, el paro ha aumentado en todas las agencias salvo en la de Lodosa en la que se ha dado un descenso del -1%.

Los aumentos mensuales han sido los siguientes: Doneztebe / Santesteban (13%), Aoiz / Agoitz (5,5%), Tafalla (3,8%), Tudela (2,8%), Estella-Lizarra (2,8%), en las agencias de Pamplona / Iruña (1,6%), y Altsasu / Alsasua (0,5%).

Respecto a la variación anual, en todas las oficinas se produce un descenso del paro: en las agencias de Pamplona (-9,5%), en la agencia de Aoiz (-8,5%), Tudela (-8,4%), Santesteban (-6,3%), Estella (-6,3%), Alsasua (-5,4%), Lodosa (-5,0%) y Tafalla (-4,0%).

Respecto a la caracterización del desempleo, según sexo, el paro registrado se sitúa en 19.783 mujeres, con un aumento mensual del 4,8% (908 mujeres más) y en 13.796 hombres, con un descenso del -1,2% (171 parados menos). Por tanto, el aumento mensual del paro ha sido protagonizado en exclusiva por mujeres, circunstancia también habitual en el primer mes del año.

Por otra parte, si se analiza la variación anual desde la perspectiva de género se confirma que tras los años más graves de la crisis en los que la distribución fue similar ("igualdad a la baja"), se ha retornado a una distribución más desequilibrada del paro. El número de desempleados desciende anualmente en un -10,9%, mientras que el descenso para las mujeres resulta menor, un -6,6%. De esta forma, actualmente la proporción de las mujeres desempleadas con respecto al total del paro es del 58,9% cuando a finales de 2009 llegó a ser del 49%, es decir, casi diez puntos por encima.

Por grupos de edad, se produce un aumento mensual de 114 jóvenes desempleados y desempleadas, lo que supone un incremento del 4%. Por su parte, las personas desempleadas de 25 a 34 años aumentan en un mes un 3,6% (219 más), los parados y paradas de entre 35 y 44 años aumentan un 0,4% (34 más), la población parada de entre 45 y 54 años se incrementa un 2,3% (182 personas más en un mes). Por último, el colectivo de parados y paradas mayores de 55 años aumenta mensualmente un 2,4% (188 personas paradas más en un mes).

De esta forma, los jóvenes desempleados y desempleadas menores de 25 años son 2.961 (un 8,8% del total), las personas desempleadas de 25 a 34 años representan el 19% del total del desempleo (6.375), los parados y paradas de entre 35 y 44 años suponen el 24,2% (8.132), los y las de entre 45 y 54 representan el 24,1% (8.106 personas). Por último, el peso del colectivo de personas desempleadas de 55 o más años supone el 23,8%, 8.005 personas.

En cuanto a la variación anual, los jóvenes desempleados y desempleadas descienden un -13,5%, que es el colectivo en el que más baja el paro, el grupo de entre 25 y 34 años experimenta un descenso del -7,9%, el de las personas desempleadas de 35 y 44 es del -9,9%. Por su parte, las personas desempleadas de entre 45 y 54 años descienden en un año un -8,2% , mientras que aquellas de más de 55 años lo hace un -5,3%.

Por nivel de estudios, el peso de los niveles básicos sigue siendo mayoritario en el desempleo, siete de cada diez personas desempleadas siguen sin contar con una formación superior a la primera etapa de secundaria y suponen el 70% del total (23.653). Por su parte, el desempleo de las personas con formación universitaria es del 9,8% del total (3.282 personas). En cuanto a la población desempleada con estudios universitarios conviene significar que siete de cada diez siguen siendo mujeres (un 70,1%).

En este sentido, cabe añadir, teniendo en cuenta de manera específica al colectivo de personas jóvenes desempleadas menores de 25 años y su nivel de estudios, que el 7,1% tiene estudios básicos, 61,5% de este colectivo tiene estudios de secundaria, el 6,1% cuenta con estudios de bachillerato, un 7,8% tiene titulación de FP de Grado Medio, mientras que un 7,2% cuenta con estudios de FP de Grado Superior y un 10,3% tiene estudios universitarios.

Por otra parte, según la nacionalidad, casi dos de cada diez personas desempleadas en Navarra tiene nacionalidad extranjera, exactamente el 19,2%, se trata de 6.444 personas. En cuanto a las variaciones mensuales y anuales, se ha dado un incremento del 3,2% del desempleo de la población extranjera respecto a diciembre, por tanto, un punto más que el aumento total, mientras que en un año se ha producido un descenso anual del -6,6%. En este caso el descenso es menor que el total (-8,4%).

En cuanto al desempleo de larga duración, el número de personas que llevan en paro más de un año se sitúa en las 12.162 y representan al 36,2% del total del desempleo. Como aspecto positivo cabe señalar que se ha dado un descenso anual superior a la bajada del total del desempleo, un -11,3% frente al mencionado -8,4%. En términos mensuales ha aumentado en menor medida, un 0,6%, mientras que el total del desempleo ha crecido un 2,2%.

Por último, por sectores económicos, el desempleo ha aumentado en el sector primario y en el sector servicios, mientras que ha descendido en industria y construcción. De esta forma, en el sector primario se ha dado un incremento mensual del 3,9% (74 personas desempleadas más) y en el sector servicios del 3,2% (695 personas desempleadas más respecto a diciembre). Por su parte, en la industria el descenso se cifra en un -1,1% (52 personas desempleadas menos) y en la construcción en un -1,7% (29 personas paradas menos en un mes).

En términos anuales, es destacable que el paro haya disminuido en todos los sectores. En el sector primario un -9,5% (205 personas desempleadas menos en un año), en el industrial (-6,0%, 303 personas paradas menos), en el sector de la construcción el descenso en términos relativos ha sido del -21,5%, lo que ha supuesto 462 personas paradas menos respecto a enero de 2018. Por último, el desempleo procedente del sector servicios se ha reducido en un año un -7,2% (1.754 personas paradas menos). Por su parte, el paro para quien no tenía un empleo anterior ha descendido anualmente un -11,6%, 354 personas menos. Con estas variaciones, la distribución sectorial del desempleo queda al comenzar el año de la siguiente manera: el paro del sector de Servicios representa el 66,9% del desempleo registrado, el paro procedente de la industria es del 14,2%, del 5,8% el procedente del sector primario y del 5% el de la construcción. El restante 8,1% son personas desempleadas sin empleo anterior. Hay que recordar que el peso del desempleo del sector industrial llegó a alcanzar el 23% en enero de 2009, mientras que en enero de 2007 era del 20%.

El análisis del desempleo por subsectores económicos revela que el aumento mensual del desempleo proviene de las mismas ramas que suelen ocasionar los incrementos del desempleo en enero de anteriores años, circunstancia compensada por el descenso del paro en las mismas actividades en las que suele bajar r al comenzar el año.

Así, destacan como principales focos del aumento mensual del paro, las ramas de actividades sanitarias (266 más), servicios a edificios y actividades de jardinería (193 más) servicios de comidas y bebidas (152 más), el comercio al por menor (127 más) y las actividades de servicios sociales sin alojamiento (105 más). El caso del aumento mensual del desempleo en las actividades sanitarias resulta ser un hecho recurrente en periodos postvacacionales como es el del comienzo del año.

Como se ha explicado, el incremento del desempleo en determinadas ramas se contrarresta con diversos descensos del paro en otras. El que resulta más significativo es el producido en las denominadas actividades relacionadas con el empleo con 454 personas paradas menos en un mes. Esta rama acoge a las actividades de las agencias de colocación, empresas de trabajo temporal, actividad, que es una de las principales causantes del aumento del paro de los meses de diciembre de los últimos años. En este caso, la reanudación de la actividad en las empresas tras el periodo vacacional de final de año hace que se recurra de nuevo a este tipo de servicios de empleo. Esta circunstancia está en lógica sintonía con el importante peso de la contratación temporal.

En cuanto a la variación anual del desempleo, destacan como principales actividades en las que desciende las siguientes: el comercio al por menor (276 personas desempleadas menos en un año), los servicios de comidas y bebidas (255 personas paradas menos), las actividades de construcción especializada (220 menos), las actividades relacionadas con el empleo (206 menos), construcción de edificios (201 menos), la agricultura y ganadería (188 menos) y la industria de la alimentación (157 menos). Resulta también destacable el descenso del número de personas desempleadas sin empleo anterior (354 menos en un año).En contraposición, cabe destacar de las pocas actividades en las que aumenta levemente el desempleo, las actividades de metalurgia; fabricación de productos de hierro, acero y ferroaleaciones (58 personas desempleadas más con respecto a enero de 2018), y la fabricación de vehículos de motor (53 más).