El Gobierno regula las condiciones higiénicas y sanitarias de la ganadería

Busca limitar el riesgo de difundir enfermedades y los problemas económicos que pueden llegar a generar

09.02.2020 | 01:18

pamplona - El Gobierno de Navarra aprobó ayer el Decreto Foral que fija las condiciones higiénico-sanitarias de bienestar animal y ordenación zootécnica de las explotaciones ganaderas y sus instalaciones. El decreto persigue limitar los riesgos epidemiológicos de difusión de enfermedades y los problemas sanitarios y económicos que se derivan de ellas, ya que pueden tener consecuencias graves para el titular, la Administración, otras explotaciones y el sector en general, informó el Ejecutivo.

Ciertas enfermedades conllevan la indemnización por sacrificio de animales afectados y restricciones al movimiento y a la exportación, por lo que, precisa el Gobierno, el titular de la explotación debe aplicar todas las medidas de bioseguridad disponibles y limitar el tamaño de la misma para evitar la alta concentración de animales, que conlleva un mayor riesgo y repercusión ante la entrada y difusión de enfermedades.

Así el Decreto regula la distancia sanitaria entre explotaciones y otro tipo de instalaciones, que dependerá de su tamaño y de las especies que alberguen, y establece el tamaño máximo de las instalaciones, que también dependerá del tipo de animales.

Además define qué es una explotación ganadera, animales de producción, explotaciones ganaderas extensivas e intensivas, indica las características de explotaciones con mayor riesgo epidemiológico y señala los requisitos para ser titular de una explotación.

En cuanto a las condiciones higiénico-sanitarias, zootécnicas y de bienestar animal, junto al tamaño de las explotaciones, se establecen las condiciones generales que deben tener, tales como ventilación, agua, limpieza, desinfecciones, tratamiento de estiércoles purines y gestión de subproductos, entre otros aspectos.

tipos de explotaciones Asimismo determina las condiciones específicas de las explotaciones de porcino, de aves de carne o de puesta y de conejos; de ovino y caprino, cérvidos, bovino y equino, así como de explotaciones apícolas, cinegéticas, posadas equinas núcleos zoológicos, e instalaciones de tratantes y operadores comerciales.

El decreto se completa con los trámites administrativos a realizar, y las inspecciones e infracciones a aplicar.

Durante los cerca de dos años de tramitación el decreto se ha sometido a consultas al sector y a participación ciudadana, y ha sido informado favorablemente por el Consejo Agrario, el Consejo de Medio Ambiente y la Comisión Foral de Régimen Local. - Efe