Los bancos tienen más ladrillo tóxico que antes de la crisis

El Banco de España asegura que el sector está peor que en 2008 en determinados aspectos clave

09.02.2020 | 03:07
La sede del Banco de España, en Madrid.

pamplona - Han pasado más de diez años desde el inicio de la crisis financiera internacional y el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, recordó ayer al sector que todavía está peor que en 2008 en aspectos clave, es decir, en una situación de debilidad si volviera la galerna.

"La banca española, tras un intenso proceso de saneamiento, recapitalización y reestructuración, ha mejorado notablemente la calidad de sus activos, su rentabilidad y su solvencia. Los activos dudosos y los inmuebles adjudicados se han reducido desde sus máximos en 2013 y 2012, respectivamente, pero su nivel sigue siendo elevado, por encima del observado antes de la crisis", apuntó el gobernador en la carta de presentación de la Memoria de Supervisión Bancaria de 2018.

Y continuó en un tono exigente: "En 2018 la rentabilidad del sector ha vuelto a situarse en valores positivos y es superior a la media de la Unión Europea (UE), pero continúa por debajo de los niveles previos a la crisis". En tercer lugar, admitió que las entidades españolas también han incrementado su capital total en los últimos cuatro años, "pero se encuentran a la cola de los sistemas de la eurozona en términos de capital de mayor calidad. En definitiva, a pesar del enorme esfuerzo realizado para superar los problemas derivados de la crisis y de la mejora generalizada del sector, las entidades españolas se enfrentan todavía a desafíos importantes".

mejorar la reputación Entre la lista de deberes, el supervisor destacó "acelerar la reducción de activos improductivos; reforzar el capital; mejorar su rentabilidad sin relajar los estándares de concesión de crédito; reforzar la reputación del sector evitando conductas inapropiadas, y competir en un nuevo entorno caracterizado por los avances tecnológicos y la aparición de nuevos actores".

La vigilancia en la transparencia en la contratación de hipotecas fue una de las prioridades del supervisor en 2018, según el informe anual. A este respecto, el Banco de España realizó 33 actuaciones in situ y otras 16 actuaciones de comprobación a distancia sobre cuestiones relativas al crédito hipotecario. De esas iniciativas se derivaron seis expedientes sancionadores por inspecciones in situ de hipotecas.

El Banco de España también ha reforzado la vigilancia sobre el crédito al consumo en respuesta al fuerte crecimiento que ha registrado esta financiación en los últimos años por los mayores márgenes que deja para las entidades.- D.N.

Lo último Lo más leído