Los contribuyentes que ingresan más de 120.000 euros al año crecen un 14% desde 2015

Los datos de IRPF y Patrimonio no muestran fuga alguna entre los declarantes con las rentas más elevadas
El 0,33% de las declaraciones más altas (más de 180.000 euros) aporta el 9% de los ingresos

09.02.2020 | 05:34
Mikel Aranburu, en una oficina de Hacienda.

pamplona - 1.909 personas declararon en 2018 en Navarra ingresos por encima de los 120.000 euros, Son apenas el 0,4% del total de quienes presentaron la declaración el año pasado en Navarra. Un grupo restringido, que forma el peldaño de asalariados y profesionales con mayores ingresos en la Comunidad Foral y cuyo número, sin embargo, ha crecido de forma significativa en los dos últimos años, según las estadísticas publicadas recientemente por Hacienda foral. Y su contribución a las arcas forales se ha incrementado asimismo de forma relevante.

Desde 2015, antes de que se aprobaran las sucesivas modificaciones fiscales, el número de declaraciones en los tramos medios y más altos no ha dejado de crecer. Y en este escalón, el incremento resulta especialmente llamativo. De 1.671 declarantes se ha pasado a 1909, lo que supone un incremento del 14%, muy por encima del 3,45% de aumento que se registra en el total de las declaraciones. Y la cuota líquida satisfecha crece también de modo muy claro: si hace tres años declaraban a Hacienda ingresos de más de 180.000 euros aportaron a Hacienda en torno a 107 millones de euros, en 2017 esta cantidad creció hasta los 123 millones. Un aumento del 14%, en línea con el incremento global del 15% que registra la recaudación por IRPF en estos años de recuperación económica y ligeros incrementos en los tipos impositivos.

Es decir, Navarra cuenta hoy con un mayor número de declarantes de altos ingresos que aportan además algo más, pero no mucho más, que hace tres años. Así, entonces suponían el 0,28% de los declarantes y aportaban 9,11% de los ingresos totales. En el último ejercicio, representaban el 0,33% del total y aportaban el 9,10%.

Unos datos que contrastan con el alarmismo desatado desde fuerzas políticas y y centros de estudios conservadores, que, alertaban del infierno fiscal en el que a su juicio se ha convertido Navarra. La Comunidad Foral no parece haber perdido rentas altas, sino que su número crece además significativamente en todos sus tramos. En los medios, que son los que aportan el grueso de la recaudación, pero también los más altos. Solo en el de quienes declaran ingresos de más de 600.000 euros al año hay un descenso: de 87 a 69 en tres años, si bien en el último año pasan de 60 a 69.

No parece haber, por tanto, fuga alguna de las rentas más elevadas, como muestran también los datos referidos al Impuesto de Patrimonio, que en Navarra afecta a algo menos del 3% de los contribuyentes y cuya cuota solo es relevante para los tramos más elevados, los que superan los 2,5 millones de euros, apenas 1.066 declaraciones en el último año. Pues bien este número supera en mucho a las 738 declaraciones presentadas en 2015. La cuota que aportan es además prácticamente la misma: no llegan aunque por poco a los 26 millones de euros. Cada uno de estos contribuyentes aporta por término medio unos 25.000 euros al año a Hacienda, si bien las cantidades varían mucho según los casos. Para quienes declaran un patrimonio superior a los diez millones de euros (unas 150 declaraciones) la factura media ronda los 75.000 euros al año. Diseñado como un impuesto que grava la riqueza, aporta unos 40 millones de euros a Navarra. Y por lo que se deduce de los datos, alrededor de un millar de familias ingresa a Hacienda el 70% de la cuota total.

Se trata, por tanto, de uno de los impuestos más progresivos que existen. Y su estructura tiene poco o nada que ver con el IRPF, que se nutre sobre todo de los ingresos de las familias de clase media, con bases liquidables por encima de los 30.000 euros. Entre ellos, el grupo más numeroso está compuesto por quienes declaran bases liquidables de entre 30.000 y 45.000 euros al año: son 67.918 personas, que aportan una cuota íntegra de 614 millones de euros. Son el 13,91% y aportan el 27,3% de los que se ingresa. El IRPF muestra su cara más progresiva en los tramos siguientes: el 5,3% de los ciudadanos, con bases liquidables de más de 45.000 euros aporta el 27% de la recaudación.

las cifras

150

declaran más de 10 millones de euros

Podría decirse que son los más ricos de Navarra. 150 personas que declaran poseer un patrimonio valorado en al menos diez millones de euros.

21.176

rendimiento medio trabajo. Crece por segundo año consecutivo desde los 20.711 euros del año 2015.

75%

de las rentas altas son hombres

Según los datos del IRPF, el 75% de quienes declaran ingresos anuales superiores a los 120.000 euros son hombres. La brecha de género crece a medida que sube la escala salarial. Así, el número de hombres con bases liquidables de entre 60.000 y 90.000 euros al año duplica al del mujeres.

22.068

rendimientos actividades profesionales. Son las que más crecen desde 2015 (19.932 euros) y superan a los rendimientos empresariales (15.737 euros).

impuesto patrimonio

45,70%

participaciones sin cotización Casi la mitad de la base imponible del impuesto (más de 6.540 millones de euros) está integrada por participaciones sin cotización, el epígrafe bajo el que se agrupan por ejemplo los fondos de inversión. El siguiente en importancia (19,42% del total) son las participaciones en empresas cotizadas. El patrimonio declarado en Bolsa de los navarros superaba en 2017 los 2.779 millones. Además, hay declarados cerca de 1.400 millones en cuentas.

16,71%

viviendas. Casi 7.500 declarantes con bienes urbanos por valor de 2.677 millones

4,3

Millones en joyas y obras de arte

14 personas declaran obras de arte por valor de 1,8 millones y 288, joyas por valor de 2,5 millones de euros.

Patrimonio

BaseDeclarantes

Entre 601.012,01 y 1.502.530 4.707

Entre 1.502.530 y 2,5 millones 1.302

Entre 2,5 y 5 millones 665

Entre 5 y 10 millones 251

Más de 10 millones150