Una gran mayoría accionarial respalda la estrategia de Zegona en Euskaltel

El comité de empresa dice que la dirección les ha comunicado que habrá nuevos despidos en la plantilla del grupo

09.02.2020 | 19:25
José Miguel García fue ratificado ayer por los accionistas de Euskaltel como consejero ejecutivo de la compañía telefónica.Foto: Borja Guerrero

El comité de empresa dice que la dirección les ha comunicado que habrá más despidos en la plantilla del grupo

pamplona - La toma de control de Euskaltel por parte de Zegona, su primer accionista, que tendrá cuatro puestos en el consejo de administración de la compañía, sobre un total de 13, ya es una realidad. Ayer sólo se necesitaron 13 minutos para que la junta extraordinaria de accionistas del operador telefónico vasco diera el visto a los nombramientos que ratifican y oficializan la estrategia británica de la mano del nuevo consejero delegado, José Miguel García .

Y la junta fue corta en duración porque no hubo intervención alguna de accionistas ya que por una abrumadora mayoría del 86%, los dueños de la empresa oficializaron el aumento de poder del fondo británico liderado por Eamonn O´Hare en Euskaltel pues a partir de ahora Zegona contará con cuatro puestos en el consejo de administración, entre director, dominicales, e indirectos. En concreto estas cuatro personas alineadas con los intereses de Zegona son el consejero delegado, Jose Miguel García, los dos consejeros dominicales, el citado Eammón O´Hare y Robert W. Samuelson, y el independiente, Jon James. La junta de accionistas aprobó también elevar el número de consejeros a 13.

El nuevo consejero delegado, José Miguel García, avanzó una vez finalizado el acto en la sede social del grupo en Derio (Bizkaia) que su gestión está centrada en estos momentos en simplificar la organización para conseguir unificar todos las áreas de trabajo de las tres compañías integradas Euskaltel, R y Telecable, al tiempo que indicó que el nuevo plan de negocio y la estrategia de expansión en el conjunto del Estado español estará listo para ser presentado en el último trimestre del año.

La junta de accionistas celebrada era un mero trámite pues el nuevo primer accionista de la operadora, Zegona, con el 21% del capital, contaba con el apoyo de los otros dos socios de referencia: Kutxabank y Corporación Alba.

El resultado es que el 86,3% del accionariado presente en la junta respaldó sin fisuras las propuestas de nombramientos o ratificación, para ser más concreto, en el caso de los vocales propuestos por el fondo británico, José Miguel García y Eamonn O'Hare.

Así las cosas, José Miguel García cuenta con el apoyó para poner en marcha una estrategia cuya estrategia ha adelantado en algunos medios de comunicación y que pasa por adelgazar la empresa, evitando las duplicidades resultantes de las sucesivas incorporaciones a Euskaltel de R y Telecable, y crear en todo el Estado español con la pretensión de crear "un operador nacional en el mercado de las telecomunicaciones", con sede en Euskadi.

Para dejar claro el sentido de su estrategia García, que en una primera fase ya ha despedido a una veintena de directivos, aclaró que lo más urgente es realizar una reorganización interna para evitar duplicidades entre laas tres enseñas del grupo. Este proceso incluye también el lanzamiento de ofertas comerciales idénticas para las tres marcas de forma de aprovechar las economías de escala frente a una estrategia comercial más diversificada y local habitual hasta ahora.

El plan estratégico tiene que definir primero cual es la plantilla objetivo para la nueva Euskaltel y con qué marca comercial se quiere desarrollar la expansión en España.

El anterior equipo directivo con Francisco Arteche había apostado por R pero Zegona, desde fuera de Euskaltel y sin tener claros los costes, no ocultó su inclinación por la enseña Virgin, -un operador británico en el que los representantes de Zegona han tenido labores directivas-.

En todo caso, tras la ratificación de José Miguel García como consejero ejecutivo por el plazo estatutario de cuatro años, el nuevo hombre fuerte de Euskaltel destacó que es "un orgullo y un honor", además de una "responsabilidad" liderar este proyecto y un equipo humano "que es de los mejores que hay en España en telecomunicaciones".

La persona que lideró el crecimiento de Jazztel afirmó que se siente con "mucha confianza" porque, en su opinión, existen "posibilidades muy fuertes" de fortalecer el posicionamiento de Euskaltel en el mercado y, con este posicionamiento y la estructura de la que se quiere dotar al operador, ve "grandes" opciones de que el grupo se pueda expandir a otras áreas.

Euskaltel se concentrará en una "hoja de ruta" que tiene como pilar una "organización potente, sencilla y eficiente", según José Miguel García que resaltó que la nueva organización estará centrada en cinco áreas operativas "claras" y, sobre todo, en las dirigidas al área residencial y de autónomos, a empresas y la que denomina como "fabrica tecnológica". A ellas se unen la de finanzas y la de recursos humanos.

Más despidos El plan de unificar las tres estructuras empresariales de Euskaltel, R y Telecable va a suponer, según fuentes del comité de empresa, nuevos despidos en el seno de la plantilla a sumar a la reciente salida de una veintena de directivos.

Las citadas fuentes del colectivo laboral informaron que desde el área de Recursos Humanos de Euskaltel les comunicaron que habrá nuevas salidas de personal, si bien no se ha cuantificado ese ajuste ni el momento en el que se produciría. Eso sí, el comité de empresa reconoce que la dirección les ha transmitido que el ajuste laboral será "el menor posible".

aviso a sus clientes

subida de tarifas a partir de agosto

Objetivos. Uno de los primeros objetivos de Euskaltel es mejorar la rentabilidad de la compañía y mientras se realiza el ajuste interno, la compañía ya ha encontrado una vía para mejorar sus resultados y no es otra que subir precios. La compañía de cable ha enviado una carta a sus clientes anunciando una subida de tarifas en algunos casos a partir del 22 de agosto. Así, por ejemplo, en las "llamadas nacionales" desde fijo y móvil, el coste de establecimiento de llamada, fuera de tarifa plana, se situará en 40 céntimos de euro, misma cifra que el precio por minuto. Hasta ahora el precio era de 30 y 25 céntimos de euro, respectivamente.